El PSOE aboga por relevar a los comités de empresa de la negociación colectiva

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, durante la presentación de su propuesta para un nuevo Estatuto de los Trabajadores
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, durante la presentación de su propuesta para un nuevo Estatuto de los Trabajadores

El PSOE aboga por regular la financiación y el papel de los sindicatos para poner coto a escándalos como el de los cursos de formación y las facturas falsas que han cercado a UGT.

Un nuevo Estatuto de los Trabajadores acorde a la realidad del siglo XXI. Con esta vocación ha presentado esta mañana el líder del PSOE, Pedro Sánchez, su carta laboral alternativa para recuperar los derechos de los trabajadores devastados por la crisis y las contrarreformas del Partido Popular.

Una de las principales propuestas que recoge este nuevo Estatuto de los Trabajadores consiste en aplicar una “ley de participación institucional” que regule la financiación y el papel de los principales agentes sociales –patronal y sindicatos- para poner coto a escándalos como el de los cursos de formación y las facturas falsas que han cercado a UGT.

Para acabar con la precariedad Sánchez anunció que su partido laborizará a los falsos autónomos, esto es, su situación pasará a estar regulada en el Estatuto de los Trabajadores, por lo que entrarán en el sistema de la Seguridad Social y sus cotizaciones estarán a cargo de los empresarios. La nueva regulación también afectará a los becarios, cuya situación se definirá de forma mucho más estricta para que su función sea únicamente formativa y no productiva.

Asimismo, Sánchez se ha comprometido a subir el Salario Mínimo Interprofesional, actualmente fijado en 648 euros, para que de manera progresiva se incremente hasta el 60% del Salario Medio Neto en 2025. Otra de las promesas de los socialistas consiste en reducir la temporalidad en 10 puntos en una legislatura para situarla en la media europea (14,1%).

En el ámbito contractual, el PSOE propone causalizar los contratos en función de los puestos de trabajo, esto decir, para puestos estables, contratos estables y para puestos temporales, contratos temporales. Nadie podrá estar más de un año con un contrato temporal, aunque la negociación colectiva podrá variar este límite dentro del rango de seis meses como mínimo y dos años como máximo.

El PSOE busca, además, fortalecer la negociación colectiva para frenar la devaluación salarial y considera que, para ello, ésta debe estar protagonizada por las organizaciones sindicales. De este modo, los socialistas relevarán a los comités de empresa de la tarea de negociar los convenios colectivos, competencia que pasarán a desempeñar las secciones sindicales. Con ello, pretenden evitar incoherencias y lograr un equilibrio de poder entre las partes similar al existente a nivel europeo.