La AEB elige hoy a José María Roldán como nuevo presidente

Roldán estará al frente de la AEB
Roldán estará al frente de la AEB

José María Roldán, ex director general de Regulación del Banco de España, será elegido hoy, con toda probabilidad, presidente de la asociación Española de banca Privada (AEB), en sustitución de Miguel Martín, que abandona el cargo por razones de edad, tras cumplir los 70 años y haber dirigido los destinos de la patronal bancaria durante dos mandatos. Roldán cuenta con el respaldo de los cinco mayores bancos españoles y su nombramiento será ratificado por la asamblea general.

Hace poco más de un mes, el consejo general de la AEB acordó por unanimidad aceptar la candidatura de Roldán, al cumplir «todos los requisitos legales exigibles» y haber informado al secretario de Estado de Economía de la propuesta. La candidatura de Roldán para ocupar el sillón de la AEB durante los próximos cuatro años provocó una airada reacción del ministro de Economía, Luis de Guindos, y provocó una revisión del régimen de incompatibilidades de los directivos del Banco de España.

Intromisión

Hace ahora alrededor de seis meses, De Guindos consideró poco ético que un miembro del Banco de España, la institución monetaria encargada de regular la actividad bancaria, pasase a defender los intereses de los regulados. El malestar del ministro de Economía fue tachado de inaudito por el sector bancario, máxime cuando se trata de una entidad privada, cuyos órganos toman las decisiones de forma autónoma.

El régimen de incompatibilidades aplicable a los directores generales del Banco de España está fijado en el Reglamento Interno del Banco de España desde 1996, cuando se estableció una incompatibilidad absoluta para incorporarse a entidades sujetas a la supervisión del Banco de España durante un período de seis meses posterior al cese en el cargo. En el caso del gobernador y del subgobernador, dicho régimen es más restrictivo, a diferencia de lo establecido para los altos cargos del sector público estatal, si bien durante un período inferior.

Según informa Europa Press, en el Gobierno se extendió la duda de que el director general de Regulación pudiera haber estado trabajando en la institución monetaria sabiendo cuál sería su próximo destino. A lo largo de todo el año 2013, la banca estuvo sometida a un estricto control por parte de representantes de la Comisión Europea, el BCE y el Fondo Monetario Internacional, como consecuencia de las ayudas financieras recibidas por buena parte de las antiguas cajas de ahorros para evitar su cierre.