Montoro: «Con estabilidad política se llegará a los 20 millones de empleos»

Asegura que los que más impuestos pagan en España son los más ricos y las grandes empresas. Cree que Ciudadanos se ha equivocado en algunas propuestas porque es neófito. «La estabilidad política es la base del crecimiento económico»

El ministro de Hacienda volvió dos años después a LA RAZÓN, donde el 3 de abril de 2013 pronosticó ante la incredulidad de muchos que ése sería el último año de la crisis económica. El ministro Montoro recordó cómo hace dos años sólo le preguntaban por el rescate y la recesión y ahora la cuestión se centra en cuánto será capaz de crecer la economía

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, priorizó ayer el empleo como motor de cohesión social. «Lo que cohesiona a una sociedad es la creación de puestos de trabajo», señaló Montoro, un objetivo que sólo se consigue con «estabilidad política». En una alerta indirecta contra partidos populistas como Podemos, sin nombrarlo, el ministro reiteró que «más estabilidad política supone mayor crecimiento, sin ella no podemos aspirar a crecer».

En línea con el mensaje lanzado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el titular de Hacienda apostó por alcanzar los «20 millones de puestos de trabajo» al final de una hipotética segunda legislatura del PP. «España está asombrando en positivo», destacó Montoro.

La presentación corrió a cargo de Francisco Marhuenda, director de LA RAZÓN, que, en nombre del presidente, Mauricio Casals, y del conjunto del periódico, quiso agradecer a Cristóbal Montoro que estuviera ayer en una fecha tan especial para él.

«Es indudable que la figura de Montoro no está exenta de cierta polémica», dijo Marhuenda, «un político controvertido y al que se le tiene miedo», bromeó. «Si pagas a Hacienda no tienes por qué tenerle miedo. Puedes enfadarte con los inspectores, discrepar o recurrir, pero si pagas tus impuesto y cumples con tus obligaciones con el Estado no tienes que asustarte», apuntó el director de LA RAZÓN.

Marhuenda ironizó con que ahora «todos somos expertos de economía y, por qué no, también de Hacienda Pública». De esta manera, le dijo al ministro que con «un par de tertulias en televisión, como hacen muchos que se consideran expertos en el tema, podría haberse ahorrado todos los años invertidos en la carrera y el doctorado en Economía».

«Hay muchas preguntas que resolver hoy», dijo Marhuenda, «desde la grave situación que se encontró este Gobierno en el año 2012 cuando esta economía arrastraba una caída del 27% del PIB, así como de una serie de tópicos de los que hablar: la presión fiscal, la reforma de la Administración Pública o el control del déficit público».

Cerrar este año de 2015 con un millón de empleos más

El ministro destacó que en la anterior visita a LA RAZÓN, hace exactamente dos años –abril de 2013–, nuestro país «estaba en plena recesión». En contra de su opinión, Montoro alertó ayer de que entonces «estaba de moda no vislumbrar la salida de la crisis». El titular de Hacienda presumió de las palabras que pronunció entonces en la sede de este diario, cuando pronosticó un «periodo largo y sano de crecimiento económico a final de 2014» y que «2013 sería el último año de la crisis económica».

«Pude ver el escepticismo que provocaron mis palabras», dijo Montoro, que enfatizó que «España creció contra pronóstico» a partir de entonces, un «1,4% en 2014». «En esta primavera de 2015, dos años después, la pregunta se centra en cuánto vamos a crecer –¿más del 2,4%?– y si vamos a ser capaces de liderar el crecimiento económico en la zona euro», dijo el ministro.

Además, Montoro también presumió de que hoy, casi cuatro años después de que el PP ganara las elecciones, la sociedad se cuestiona si la economía española será capaz de crear «más de 550.000 empleos», e incluso si será posible cerrar 2015 con «un millón de empleos más».

«Los 20 millones de ocupados –frente a los 17,5 millones actuales– son hoy factibles de conseguir si seguimos fortaleciendo el crecimiento económico», apuntó el ministro, que situó la fecha de este ambicioso objetivo en 2019, al cierre de una hipotética segunda legislatura «popular».

Las medidas del Gobierno contra la recesión

El ministro enumeró las principales medidas aplicadas por su gabinete y por el conjunto del Gobierno desde finales de 2011, un conjunto de ajustes que han permitido «que las empresas sigan compitiendo con éxito fuera de nuestras fronteras» y con niveles de exportación «en máximos históricos».

Así, Montoro comenzó aludiendo al «primer ajuste importante del sector público aplicado en 2012, cuando el déficit pasó del 9% al 6,8% del PIB». «Eso permitió a España una situación superavitaria, una capacidad de financiación frente al resto del mundo», dijo el ministro. «Nuestra balanza por cuenta corriente se situó en 2012 por encima del 2%, contra pronóstico».

«Este ajuste del déficit público se sumó al resto de medidas estructurales de la economía de nuestro país, como fueron la reforma laboral y el saneamiento bancario, y la reforma de las Administraciones Públicas, todas fundamentales», dijo Montoro.

«Otra operación financiera que hicimos fue el Fondo de Proveedores, con mecanismos especiales de financiación que pusimos a disposición desde la primavera de 2012». El Fondo de Pago a Proveedores y el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) consiguieron «salvar muchas pequeñas y medianas empresas –pymes– en una medida de inyección de recursos que también benefició a la gran empresa», dijo el ministro.

En lo que respecta al empleo, el ministro destacó que en «marzo de 2013, España creó 5.300 empleos, mientras que en el mismo mes de este año, la cifra es de 160.000 nuevos puestos de trabajo». Además, destacó que en 1996, «en España había 12,5 millones de ocupados, igual que en 1975», mientras que en marzo de 2015, esa cifra «alcanzó los 17,5 millones».

«Necesitamos más empleo en nuestro país, es la medida para lograr una sociedad justa y con igualdad de oportunidades que evite las desigualdades», explicó el ministro de Hacienda.

«Las reformas del Gobierno han sido las de la credibilidad y la confianza», dijo Montoro, que destacó las medidas «sobre el mercado interior y sobre las administraciones públicas, que han evitado solapamientos entre administraciones».

Además, destacó la importancia del sector exterior en la salida de la crisis económica. «Las multinacionales hoy invierten el 46% del PIB fuera de nuestro país, mientras que en 1996 la cifra era del 6%», apuntó Montoro.

La reforma de la Administración Pública

De vuelta a la «maraña administrativa» de nuestra economía, el ministro de Hacienda apuntó que «España es un país muy descentralizado, pero gobernable en los diferentes ámbitos de su competencia». Respecto a los ayuntamientos, que «algunos decían que sobraban», Montoro enfatizó que «lo que sobraba era déficit». Puso como ejemplo a Madrid, que «registró en 2014 un superávit de 1.300 millones de euros» para liderar un buen ejercicio financiero en el que las corporaciones locales registraron cifras positivas equivalentes al 0,5% del PIB.

En el ámbito autonómico, y pese al fuerte incremento del déficit registrado en las CC AA en 2014 respecto a 2013, el ministro fue optimista al señala que «el déficit de 2014 es la mitad del registrado en 2011, 1,6% frente al 3,3% del PIB». «Tenemos claro por dónde tenemos que salir de la crisis económica», puntualizó Montoro.

En lo que respecta al ámbito tributario, el ministro destacó que la fuerte subida del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) «se centró sobre todo en las rentas medias y altas». «Las rentas altas nunca habían pagado tantos impuestos, proporcionalmente», enfatizó, a la vez que recordó que «hemos bajado los impuestos».

Las claves del discurso del ministro

- La estabilidad política es «fundamental para registrar crecimiento económico», según el ministro. «Sin ella, no podemos aspirar a crecer», considera Montoro.

- La creación de empleo es «lo que más contribuye a la cohesión de una sociedad. España necesita crear más puestos de trabajo», apunta el titular de Hacienda.

- «Sabemos cómo salir de esta crisis, y es a través de la reducción del déficit público, del aumento de las exportaciones, de la demanda interna, del consumo, de la inversión en bienes de equipo y en construcción», opina Montoro.

- El ministro defiende la «progresividad» de la subida del IRPF y argumenta que «nunca antes las rentas altas habían pagado tanto». Ahora, señala que «han bajado los impuestos».

- El ajuste del déficit ha sido más exitoso en las corporaciones locales, y el ministro ensalza la labor realizada en Madrid, con un «superávit de 1.300 millones de euros» en 2014.

- España es capaz de llegar hasta los «20 millones de empleos en 2019» si «fortalecemos el crecimiento», considera Montoro.

- El plan de pago a proveedores «ha salvado de la quiebra a muchas pymes y grandes empresas españolas».