Ron deja Banco Popular «con la tranquilidad del deber cumplido»

El presidente del Banco Popular ha dicho que la entidad tendrá el puesto el foco en la rentabilidad

El presidente del Banco Popular, Ángel Ron, en la que previsiblemente ha sido su última comparecencia
El presidente del Banco Popular, Ángel Ron, en la que previsiblemente ha sido su última comparecencia

El presidente del Banco Popular, Ángel Ron, ha dicho hoy en la que previsiblemente ha sido su última comparecencia antes de ser sustituido por Emilio Saracho, que deja la entidad financiera con la "tranquilidad del deber cumplido".

El presidente del Banco Popular, Ángel Ron, ha dicho hoy en la que previsiblemente ha sido su última comparecencia antes de ser sustituido por Emilio Saracho, que deja la entidad financiera con la "tranquilidad del deber cumplido".

"Esta es mi primera aparición pública desde que se conocieran los cambios de sucesión, y será la última antes de este hecho", ha asegurado Ron, que ha añadido que asume este reto con "determinación"y con la "coherencia"que ha mantenido siempre, de anteponer los intereses del bancos a los suyos.

"Agradezco el apoyo recibido", ha dicho Ron durante la presentación de los resultados del banco correspondientes a 2016, un ejercicio en el que ha perdido 3.485,36 millones de euros, tras destinar 5.692 millones a provisiones para reforzar su balance, devolver a sus clientes lo cobrado de más por las cláusulas suelo y acelerar la desinversión en activos no productivos.

En su intervención, Ron ha defendido que durante 2016, y en un entorno complejo de incertidumbre política en España y en la que se han sucedido otros hechos como el "brexit"o las elecciones de EEUU, la entidad decidió llevar a cabo una ampliación de capital y poner en marcha un proceso de reestructuración interna, que tras su ejecución, que debe terminar de poner en marcha el nuevo equipo directivo, convertirá al Popular en un banco más pequeño, pero más rentable.

Una entidad que tendrá el foco puesto en la rentabilidad, y que estará dedicada a familias y pymes, que desinvertirá en activos no productivos, y reducirá sus posiciones mayoristas.

"Un banco más sencillo, con el foco en el mercado español, y flexible", ha añadido Ron, que ha defendido que siempre se ha buscado preservar la independencia de la entidad, algo que "valía y sigue valiendo la pena".

Ron también ha defendido la gestión del banco durante la crisis, un periodo que la entidad ha sorteado y sin ayudas públicas, y además "lejos de costar dinero a los contribuyentes, ha contribuido a la reestructuración del sistema financiero", algo que según ha añadido, "ha tenido diversas consecuencias para el banco, que ha competido en inferioridad de condiciones".

En este sentido, ha dicho que los accionistas del banco han puesto dinero para la reestructuración del sistema financiero español de diversas formas, como para la creación de Sareb, para el fondo de garantía o el fondo de resolución.

Al respecto de Sareb, Ron ha asegurado que el banco ha tenido que gestionar sus activos improductivos en una situación "desigual"de aquellas entidades que recibieron ayudas, algo que ha presionado a la baja la acción del banco.