Caso Tarjetas «B»

Virgilio Zapatero no es «capaz» de explicar para qué era su tarjeta opaca

El exvicepresidente de Caja Madrid lamenta el "juicio paralelo"al que se le ha sometido en los dos últimos años, desde que se conoció el caso, y ha expresa su malestar con Bankia, "que no ha actuado lealmente conmigo"

El exvicepresidente de Caja Madrid y exministro socialista, Virgilio Zapatero, a su llegada a la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares
El exvicepresidente de Caja Madrid y exministro socialista, Virgilio Zapatero, a su llegada a la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares larazon

El exvicepresidente de Caja Madrid y exministro de Relaciones con las Cortes con Felipe González Virgilio Zapatero ha dicho hoy que no se siente "capaz"de explicar la naturaleza de la tarjeta opaca de la entidad ni si constituía "una remuneración o una retribución".

El exvicepresidente de Caja Madrid y exministro de Relaciones con las Cortes con Felipe González Virgilio Zapatero ha dicho hoy que no se siente "capaz"de explicar la naturaleza de la tarjeta opaca de la entidad ni si constituía "una remuneración o una retribución".

Durante su declaración como acusado en el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional contra 65 usuarios de tarjetas opacas de la caja madrileña, Zapatero ha revelado que, aunque la caja le dijo que podía disponer de ella para gastos de libre disposición, se impuso "a sí mismo"utilizarla exclusivamente para gastos relacionados con su actividad como vicepresidente, que en total sumaron 36.000 euros.

Y de hecho, ha relatado que en una ocasión invitó a un almuerzo al actual presidente de Bankia, heredera del negocio bancario de Caja Madrid, José Ignacio Goirigolzarri, cuando éste aún no era el máximo responsable de Bankia, y pagó con la citada tarjeta.

Zapatero ha lamentado el "juicio paralelo"al que se le ha sometido en los dos últimos años, desde que se conoció el caso, y ha expresado su malestar con Bankia, "que no ha actuado lealmente conmigo".

Asimismo, ha destacado que, antes de abandonar la entidad, en el verano de 2012, renunció "tanto a la retribución variable como a cualquier otro tipo de derecho económico futuro", e incluso decidió liquidar los gastos efectuados con la tarjeta, razón por la que devolvió el dinero con el fin de "cerrar una etapa tan triste de mi vida".

Zapatero, que tenía un límite de gastos de 50.000 euros, fue "muy austero", en sus propias palabras, ya que no gastó "ni la mitad, como corresponde con el dinero que no es de uno".

También ha asegurado que en ningún consejo ni reunión en las que él estuvo presente se habló jamás de las tarjetas, con excepción del primer consejo de administración de Bankia.

En aquella ocasión, ha recordado, el exresponsable de la patronal madrileña, Arturo Fernández, se interesó por la tarjeta pero se le informó de que aquel no era el foro adecuado para ello.

A ese consejo se ha referido también el exconsejero Javier López Madrid, que ha confirmado el relato de Zapatero, y que fue el entonces presidente, Rodrigo Rato, el que aseguró que las tarjetas "eran competencia de Caja Madrid, y no de Bankia".

En su opinión, las tablas de excel que detallan los gastos de los consejeros contienen errores, como atribuirle tres cenas a la misma hora el mismo día en tres lugares distintos, algo "que no cuadra porque como pueden ver no estoy tan gordo".

Y al mismo tiempo, no figuran cargos que sí efectuó con la tarjeta, como un billete de avión a Roma para reunirse con el exprimer ministro italiano Guiliano Amato para tratar sobre la reforma de las cajas de ahorro.

En todo caso, Zapatero ha defendido que "ha dado más a Bankia"de lo que la entidad le ha dado a él, tanto en términos estrictamente contables - ha devuelto a Bankia doce veces más de lo que le correspondía, ha explicado-, como en términos de reputación.

Efe