Mariano Rajoy: «Si con casi un 30% de los votos me tengo que ir, ¿qué tendrían que hacer ellos?»

Mariano Rajoy / Candidato del PP. Mantiene su apuesta por la gran coalición y pide que se deje gobernar al partido más votado porque es lo más democrático

Mariano Rajoy
Mariano Rajoy

Mantiene su apuesta por la gran coalición y pide que se deje gobernar al partido más votado porque es lo más democrático

1. ¿En qué plazo máximo debería estar constituido el próximo Gobierno?

–Creo que después de seis meses con el Gobierno en funciones, los partidos deberíamos ser capaces de formar un Gobierno lo antes posible. Si todos actuamos con responsabilidad y nadie se dedica a vetar al partido que más apoyo tenga de los españoles, no creo que tarde demasiado en constituirse.

2. ¿Qué cesiones está dispuesto a hacer para facilitar el acuerdo?

–Yo estoy dispuesto a dialogar y a llegar a acuerdos, siempre que no se pongan condiciones imposibles o se pidan cesiones que afecten a los principios fundamentales de nuestra convivencia. Pero creo que cualquier acuerdo debe construirse estableciendo primero unos objetivos comunes, buscando aquello que nos une, y, finalmente, trabajando para llegar a un entendimiento en aquellos aspectos en los que pueda haber divergencias. Sin embargo, tengo la sensación de que algunos buscan en primer lugar las divergencias para hacer imposible el pacto y provocar un nuevo bloqueo y abocar a los españoles a unas nuevas elecciones. Yo haré todo lo que esté en mi mano para evitar ese escenario porque España necesita un gobierno estable y moderado lo antes posible.

3. ¿Cuál cree que es para España el principal riesgo de la situación actual?

–El principal factor de riesgo ahora es la inestabilidad y el populismo, la vuelta a las políticas que nos dejaron al borde del rescate y la derogación, como proponen algunos, de las reformas que nos han permitido pasar del borde del abismo a la recuperación, de la destrucción de empleo a crear uno de cada dos empleos en Europa. Nuestro principal enemigo es creer que todo está hecho, cuando aún queda mucho por hacer. Volver al pasado no puede ser una alternativa.

4. Las tres prioridades que exigiría que formaran parte de la acción del próximo Gobierno si usted participase en él.

–La prioridad número uno sigue siendo el crecimiento económico y la creación de empleo, porque de ellos dependen otras medidas como las orientadas al fortalecimiento de nuestro Estado del bienestar, la bajada de impuestos a los españoles, la mejora de la educación y la formación o el incremento de la inversión en I+D+i, entre muchas otras. La defensa de la unidad de España, la soberanía nacional y la igualdad entre españoles, así como profundizar en la regeneración democrática y el fortalecimiento de nuestras instituciones es también una prioridad. Y la tercera sería Europa, hacer más Europa y jugar un papel internacional cada vez más importante. La alternativa extremista no es compatible con la Europa del euro.

5. ¿Obtener menos escaños que en diciembre le llevarían a plantearse el liderazgo de su formación?

–Lo que ahora mismo me planteo es salir a ganar, porque cuento con el respaldo de mi partido y con el apoyo mayoritario de los españoles, que nos dieron su confianza el pasado 20 de diciembre. Por otro lado, la absorción de Izquierda Unida por parte de Podemos y sus confluencias ha cambiado, en cierta medida, el tablero de juego, en lo que al reparto de escaños se refiere. En el Partido Popular trabajamos con humildad y denuedo para conseguir un apoyo de más españoles que los que nos votaron en diciembre y creo que lo vamos a conseguir.

6. ¿A quién o a qué responsabiliza de la situación de bloqueo, que siguen pronosticando las encuestas?

–Quienes bloquean son quienes pretenden gobernar a toda costa, pese a no ser la opción preferida por los españoles y pese a tener el peor resultado de la historia de su partido. Fue Pedro Sánchez quien, tras el 20-D, vetó al partido que había ganado las elecciones y a más de siete millones de españoles; no quiso ni siquiera sentarse a hablar e intentó vender un pacto de Gobierno que no tenía los apoyos para ser un pacto de investidura. Un pacto que, a la luz de lo visto durante la campaña, parece seguir plenamente vigente. Espero que él y Ciudadanos no mantengan su política de vetos tras las elecciones del 26-J y que respeten lo que decidan los ciudadanos, ésa es una regla básica en democracia.

7. ¿Con qué partido ve más afinidades programáticas en el caso de que tuviera margen para buscar apoyos para la formación de gobierno?

–Creo que con el PSOE, y también con Ciudadanos, tenemos mucho margen de acuerdo en los principales asuntos. Por eso propuse una gran coalición tras las elecciones de diciembre. Así es como se gobierna en otros países europeos y en la propia UE, y si obtuviéramos resultados similares, volvería a ofrecer esa coalición, porque creo que es la mejor opción para España en estas condiciones. Un Gobierno estable, con una sólida mayoría parlamentaria detrás, es lo que España necesita para hacer frente a los muchos retos que tenemos ante nosotros, entre ellos, alejar la amenaza del populismo, que aprovecha las crisis para hacerse fuerte, no sólo en nuestro país, sino en muchos otros.

8. ¿El candidato más votado es el que debe liderar la formación de gobierno?

–Siempre ha sido así y creo que debe seguir siéndolo, porque lo contrario significa despreciar lo que han dicho los ciudadanos y pretender construir una realidad diferente a la que han dibujado las urnas. Es lo más democrático y lo mejor para el interés general de España.

9. ¿Debe volver a presentarse a la investidura un candidato si no tiene garantizada la mayoría para formar gobierno?

–Una investidura tiene como objeto investir a un presidente y no hacer teatro ni correr relojes, como dicen algunos. Por eso, los partidos debemos buscar acuerdos de Gobierno que garanticen la investidura, porque sin esa investidura no hay Gobierno. Y para ello, no se puede marginar a un partido que ha sido el más votado por los españoles y después pretender imponerle que firme un pacto de adhesión a un programa que deroga todo lo bueno que se ha hecho en los últimos cuatro años. Espero que algunos partidos hayan aprendido la lección en estos meses y estén dispuestos, a partir del 27 de junio, a trabajar de verdad para formar un Gobierno estable.

10. ¿Cree que el relevo del candidato con el que un partido se ha presentado a las elecciones puede estar en la mesa de la negociación de los pactos postelectorales?

–Algunos parecen más interesados en bloquear los acuerdos, desde antes de empezar a hablar, que en trabajar para llegar a un entendimiento. Resulta llamativo que aquellos a quienes las encuestas otorgan la mitad del apoyo ciudadano que tiene mi partido, pongan condiciones de partida.

Si, según ellos, yo obtengo cerca de un 30% de los votos y me tengo que ir, ¿qué tendrían que hacer ellos? En serio, creo que en campaña electoral algunos caen en la tentación de los vetos y las exclusiones como producto de la ansiedad que provoca la perspectiva de su propia irrelevancia. Los entiendo como pecados propios de la inexperiencia electoral que seguro que se los lleva el viento y, sobre todo, las urnas.