El PP recurrirá al Supremo el nombramiento de Delgado como fiscal general

Mañana tomará posesión del cargo tras el acto de jura o promesa ante el Rey

Thumbnail

Dolores Delgado se convertirá oficialmente mañana en la nueva fiscal general del Estado, cuando su nombramiento se publique en el Boletín Oficial del Estado, jure o prometa el cargo ante el Rey para, posteriormente, tomar posesión en un acto que tendrá lugar en el Tribunal Supremo. Posteriormente, se trasladará a la sede de la Fiscalía General. Delgado sustituirá a María José Segarra, quien cesó en el cargo el pasado 13 de enero. El PP ya ha anunciado que recurrirá su nombramiento ante el Tribunal Supremo.

El Gobierno procedió hoy a su nombramiento en el Consejo de Ministros, después de que la pasada semana culminara el último de los trámites previstos, la comparecencia ante la Comisión de Justicia del Congreso, donde tuvo que escuchar los serios reproches vertidos desde la oposición, al considerar que su pase sin solución de continuidad desde el Ministerio de Justicia y diputada del PSOE a cabeza visible del Ministerio ponía en duda la imagen de imparcialidad que debe regir en esta institución.

Desde el Partido Popular, la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, anunció hoy que su partido va a recurrir ante el Tribunal Supremo el nombramiento de la exministra de Justicia Dolores Delgado como fiscal general del Estado alegando que el “odio” y la “animadversión” que tiene al PP la inhabilitan para ocupar un cargo para el que se exige “neutralidad”.

“Vamos a recurrir su nombramiento por ser un persona que claramente no cumple los estrictos criterios de idoneidad, neutralidad e imparcialidad”, aseguró en el Congreso, tras la reunión de la Junta de Portavoces. En esta línea, incidió en que «su sectarismo y su odio al PP la ponen bajo sospecha en sus actuaciones, no es una persona neutral, tiene un nivel de animadversión inusitado para una persona de su cargo", ha rematado, Álvarez de Toledo, recalcando que su nombramiento “sólo favorece al poder y perjudica a la democracia y el Estado de Derecho».

Horas antes, el secretario de Libertades del PP, Enrique López,, aseguró que este nombramiento, “sólo puede fortalecer al Gobierno que la propone, al partido que la propone y a fines partidistas que se persiguen”, y, en cambio, añadió López, debilita “al Estado de Derecho, a la propia democracia y, sobre todo, debilita la imagen del Ministerio Fiscal en sus funciones tan importantes".

Su propuesta no sólo levantó las críticas de los partidos de la oposición, sino también de una parte relevante de la propia Carrera fiscal y provocó igualmente la división en el seno del Consejo General del Poder Judicial cuando tuvo que emitir su dictamen sobre la idoneidad de Delgado para ocupar la Fiscalía General. De hecho, siete vocales votaron en contra al entender que el hecho de que hasta el momento de su designación fuera, no sólo ministra de Justicia, sino diputada por el PSOE, que la integró en sus listas por Madrid en los comicios del pasado mes de noviembre. Ello, a juicio de los que votaron en contra de otorgarle la idoneidad, pone en cuestión su imagen de imparcialidad respecto a determinadas causas jurídicas de trascendencia mediática y política.