Rivera muestra su malestar con la prórroga del estado de alarma que Cs aprobó

El ex líder naranja defiende que sí es posible aplicar un plan "B" mediante un marco jurídico alternativo

El pacto de la líder de Cs, Inés Arrimadas con el Gobierno para sacar adelante el estado de alarma no solo ha desconcertado a algunos militantes de la formación naranja que ayer se dieron de baja, sino que también, el ex líder Albert Rivera se ha pronunciado de manera indirecta sobre ello en su cuenta de Twitter.

Rivera se hace eco del artículo del catedrático y ex miembro de la gestora Andrés Betancor, publicado en El Mundo, donde asegura que “la recalcitrante defensa del estado de alarma por el Gobierno, lo es de una situación de anormalidad institucional, de restricción generalizada de los derechos hasta extremos insoportables, sin sostén suficiente en la legalidad constitucional”. De esta manera, sostiene Rivera, que sí es posible aplicar un plan “B” frente al estado de alarma mediante un marco jurídico alternativo para afrontar la crisis del coronavirus, al contrario de lo que afirma el Gobierno.

El ex líder de Cs, que ahora preside un despacho de abogados, ha compartido esta opinión justo un día después de que Arrimadas defendiera en el Congreso de los Diputados su pacto con el Gobierno de Sánchez para aprobar la cuarta prórroga del estado de alarma por quince días más.

Inés Arrimadas, líder de los naranjas, aseguró que daba el “sí” pensando en "el interés de los españoles” y destacó que “entre ser útiles e inútiles” era clara cuál era su postura y por tanto asumía ese voto favorable "en conciencia”, confiando en que el Ejecutivo cumpliera con las tres premisas que había negociado con Ciudadanos. Arrimadas se mostró entonces convencida de que el Gobierno no tenía un plan "B" como había indicando y dijo que veía capaz a Sánchez de dejar desprotegidos a los españoles si se levantaba el próximo sábado todas las medidas vinculadas al estado de alarma y que con ello habría graves consecuencias.

Los diez diputados naranjas, se convirtieron en “decisivos” en la prórroga del estado de alarma y ofrecieron sus votos a cambio que Sánchez prepare un marco jurídico alternativo que permita actuar frente a futuros brotes del virus, que desvincule del estado de alarma las medidas de apoyo económico y social así como el hecho de que informe al partido de las medidas que vaya adoptando y se comunique con ellos al menos una vez por semana. La decisión de Arrimadas causó la baja del exportavoz de Cs en el Congreso Juan Carlos Girauta y a la exportavoz en el Ayuntamiento de Barcelona Carina Mejías.

Rivera, con su tuit, no ha criticado directamente la estrategia de la nueva dirección de Ciudadanos, pero sí ha mostrado su malestar con el mantenimiento del estado de alarma. El 10 de abril, dijo en Twitter que el Gobierno debería habilitar el estado de excepción si quería mantener la restricción de las libertades, porque “el estado de alarma, prolongado en el tiempo, no da cobertura legal a todo lo que está haciendo o prohibiendo”. De hecho, el artículo de Betancor destaca que “el paso de la situación de excepcionalidad a la de “nueva normalidad”, exige planificación”. Considera que el Gobierno ha establecido cómo será la evolución entre distintas fases dentro del estado de alarma, pero no ha presentado un plan para poner fin al estado de alarma y “gestionar el virus en el escenario de la normalidad”. Rivera, que mediante un vídeo estuvo presente en la V Asamblea General que Cs celebró el pasado fin de semana, llamó entonces a los afiliados a “defender las libertades más que nunca”.

La líder de Cs había entregado antes de la negociación del “sí” con el presidente del Gobierno un documento donde le proponía otra manera de llevar a cabo el desconfinamiento.