Los fiscales defienden ante el Consejo de Europa que se elimine la designación del fiscal general por el Gobierno

Reclaman un período de “congelación” antes de que jueces y fiscales pueden regresar desde la política

Los fiscales consideran que es imprescindible que se emprendan una serie de reformas para garantizar la plena independencia del Poder Judicial, evitándose cualquier intromisión del Poder Ejecutivo y adoptando medidas que dificulten las “puertas giratorias” entre la Política y jueces y fiscales. Elección directa por los jueces y magistrados de los vocales de procedencia judicial del Consejo General del Poder Judicial, desvincular del Gobierno la designación del fiscal general del Estado y que no se repitan casos como el actual, donde una ex ministra y diputada del PSOE, Dolores Delgado, pasó directamente del escaño a fiscal general, así como establecer un período de “descongelación” a la hora de regreso a la judicatura o fiscalía de quien ha ocupado un cargo político y regular el papel de las acusaciones populares. Esas son algunas de las propuestas que ha remitido la mayoritaria Asociación de Fiscales a la consulta realizada por la Comisión Europea para la elaboración de su "Informe Anual sobre el Estado de Derecho”.

En ese informe se parte de que uno de los factores que más influyen en la desconfianza ciudadana en el funcionamiento de la Justicia penal es “su imagen de politización” y por ello toda acción en el espacio común europeo que vaya dirigida a reforzar la autonomía e independencia del Ministerio Fiscal resulta prioritario. Pero para ello se requiere que el Gobierno no designe al Fiscal General del Estado, que la institución goce de autonomía presupuestaria y de gestión, así como la atribución al Ministerio Fiscal de la investigación” y que se acabe con la “imagen de politización” del Consejo General del Poder Judicial, para lo cual habría que establecer de nuevo la elección directa por jueces y magistrados de los vocales de extracción judicial.

Y, además, considera la Asociación de Fiscales, las pugnas partidistas han enturbiado también “la imagen de independencia del Tribunal Constitucional en los casos de nombramiento de sus magistrados” y donde se denota de forma clara la “intromisión política” es en potestad atribuida a los parlamentos autonómicos al poder proponer una terna de candidatos entre los que se designara a un magistrado del correspondiente Tribunal Superior de Justicia.

En este sentido, para reforzar la confianza ciudadana en la justicia penal, debe procurarse que los órganos de gobierno de la Justicia y el Ministerio Fiscal “sean independientes”, sensación que no se transmite ahora, donde “el actual sistema de elección de Vocales del CGPJ no contribuye a ello, ya que se traslada miméticamente al mismo el equilibrio de fuerzas parlamentarias que impregnan decisiones relevantes en materia de nombramientos judiciales”. Por otro lado, añaden los fiscales, “tampoco refuerza esa confianza la tradicional vinculación gubernamental de la figura del Fiscal General del Estado derivada de su sistema de nombramiento y cese”. Por ello, abogan por desvincular ese nombramiento del Gobierno, establecer un mandato de cinco años, para que no cese cuando lo haga el Ejecutivo y suprimir la eventual intervención del fiscal general en el Consejo de Ministros.

Por otro lado, consideran del todo necesario la actualización del régimen disciplinario de jueces y fiscales, así como las incompatibilidades y prohibiciones. “Los Fiscales o Jueces pueden regresar al ejercicio de sus funciones, incluso aunque hayan ejercido funciones políticas”, señala la Asociación de Fiscales en su dictamen. Por este motivo, añade, “conviene valorar un periodo de “congelación” antes de la reincorporación, distinguiendo entre cargos políticos (ministros, Diputados, Senadores) y resto de puestos técnicos o administrativo”, y, en todo caso, se precisa una modificación del régimen de abstenciones y recusaciones de los fiscales y jueces tras su paso por la política.

57 céntimos la hora de guardia

En relación con el sueldo de jueces y fiscales, señalan que el mismo tiene una regulación especifica, donde depende de los trienios y otros complementos, además del “sueldo base” establecido. Sin embargo, llama la atención sobre la existencia de hasta 13 grupos de guardia distintos atendiendo al número de Juzgados existentes en la población, así como la materia de la guardia, dándose la circunstancia de que en determinados destinos “el precio de la hora de trabajo de guardia del fiscal alcanza solo 57 céntimos”. En definitiva, concluye la Asociación de Fiscales al respecto, existe una importante variación de retribuciones en la carrera desde su inicio hasta la cúpula.