El Departamento de Estado de Estados Unidos mantiene a ETA como organización terrorista

En 2019, Otegi pretendía viajar a La Habana para asistir a un homenaje a Fidel Castro, pero Estados Unidos se lo impidió por sus antecedentes terroristas

El Departamento de Estado de los Estados Unidos mantiene, en su informe de 2019, a ETA como organización terrorista extranjera que opera en España y Francia. No se trata de ningún contrasentido ya que, con bue criterio, los autores del informe habrán tenido en cuenta que la banda como tal no ha anunciado su desaparición (mantienen la marca porque nunca ha renunciado a su siniestra historia criminal) aunque anunciara en su momento el fin de las actividades y la entrega de las armas. El mantenimiento de las siglas es la prueba de que se sienten orgullosos de los crímenes que han cometido, tal y como ha informado LA RAZÓN.

Vinculadas a ETA, el informe cita a Batasuna; Ekin; Euskal Herritarrok; Herri Batasuna; Jarrai-Haika-Segi; KAS; XAKI... Los que aparezcan vinculados a ETA y a estas organizaciones pueden tener problemas, como de hecho ha ocurrido, algunos problemas para entrar en los EE.UU.

En 2019, Arnaldo Otegi pretendía viajar a La Habana (Cuba) para asistir a un homenaje a Fidel Castro. Pero Estados Unidos se lo impidió por sus antecedentes terroristas en ETA. Las autoridades estadounidenses no permiten sobrevolar su espacio aéreo a personas con este tipo de antecedentes

El informe recuerda que la banda es, desde el 8 de octubre de 1997, una FTO (organización terrorisdta extranjera). Fundada en 1959, tenía como objetivo establecer una “patria independiente basada en principios marxistas en las provincias vascas españolas de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya; la comunidad autónoma de Navarra; y los territorios del suroeste de Francia de Lapurdi, Baja Navarra y Suberoa”.

Sobre sus actividades, señala que ha llevado a cabo principalmente colocación de bombas y asesinatos contra funcionarios del gobierno español, empresarios, políticos, figuras judiciales y Fuerzas de Seguridad y militares. También ha atacado periodistas y a las principales zonas turísticas. Es responsable de matar a más de 800 civiles y miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía, así como de herir a miles desde que comenzó formalmente su campaña de violencia en 1968.

En diciembre de 2006, ETA hizo estallar un coche bomba destruyendo gran parte del estacionamiento cubierto en el aeropuerto internacional de Madrid Barajas.

Recuerda que ETA no ha llevado a cabo ningún ataque desde que anunció un "cese definitivo de la actividad armada" en octubre de 2011.

Sobre el número de etarras que quedan se dice que no se tienen datos precisos, ni sobre su posible financiación y ayudas exteriores.