Marlaska asegura que ni la Guardia Civil ni el CNI están detrás del espionaje

Rufían advierte al titular de Interior que probablemente les estén espiando "a todos y a todas"

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián preguntó al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, durante la sesión de control al Gobierno, por si el Ejecutivo ha estado espiando a la “disidencia política”, después de que salieran publicaciones en las que apuntan que el radar de “Pegasus”, el programa de espionaje israelí, habría escuchado las conversaciones del presidente del parlamento de Cataluña, Roger Torrent o del diputado autonómico catalán, Ernest Maragall de Esquerra.

El titular de Interior aseguró que podría responder “evidentemente no”, pero le recordó además que el sistema constitucional “protege las opiniones políticas”, incluso las de los que no comparten y, aseguró, que lo único que vigilan son “hechos constitutivos de delito”, con el mandato y control judicial, y no las opiniones políticas.

Pero la respuesta no convenció a Rufián. “Lo del espionaje no lo digo yo”, y recordó las publicaciones que lo han desvelado; medios de comunicación que dijo “son poco sospechosos de ser secesionistas o social comunistas” y aseguró que el hecho de espiar a Torrent o Maragall es “terriblemente peligroso” porque no hay un acto judicial. El portavoz de ERC tiró de metáfora con los algoritmos publicitarios. “La gente está alucinando porque recibe publicidad sobre temas de los que habla, dicen que es por el algoritmo”, e ironizó que, por tanto debe ser que “nuestro algoritmo es la Guardia Civil o el CNI, y la publicidad son autos policiales inventados”. “¿Se imagina que saliera que se ha investigado a Montero, a Monasterio, a Simancas o a usted, o a usted, o a usted?, repitió a modo de spot publicitario. “La respuesta es que seguramente les ha pasado, les han espiado a todos y a todas”, apuntó Rufián al tiempo que criticó que, cada vez que dicen eso de “está mal”, “es muy feo”, pero no hacen nada, es aún más grave. “Tienen que hacer algo” y le propuso la comisión de investigación que vienen reclamando para ver “cuán de profunda es la madriguera del conejo”.

Grande-Marlaska criticó que Rufián resuelva y determine la autoría de que se espía desde el Gobierno, por unas informaciones de los medios de comunicación. El titular de interior insistió en que “ni la Guardia Civil ni el CNI espía conversaciones políticas” y aseguró que “ha cambiado todo mucho” con respecto al anterior Gobierno. “En este Estado de derecho, la policía no investiga, ni espía opiniones políticas tampoco de los que no comparte, solo hechos constitutivos de delito”, sentenció. “Bajo este Gobierno el principio de legalidad es la piedra maestra en la que se apoya la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. No se persiguen ideas políticas”.