Podemos ya cobra a sus militantes, pero no limita el sueldo de sus cargos

Nueva cuota mensual a las bases. Iglesias se comprometió en mayo a encontrar una nueva fórmula para limitar los ingresos de diputados, senadores y ediles. Aún no ha sido aprobada

GRAF9978. MADRID, 31/05/2018.- El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, y la portavoz Irene Montero, durante la primera jornada de la moción de censura presentada por el PSOE contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hoy en el Congreso. EFE/JJ Guillén
GRAF9978. MADRID, 31/05/2018.- El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, y la portavoz Irene Montero, durante la primera jornada de la moción de censura presentada por el PSOE contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hoy en el Congreso. EFE/JJ GuillénJJ GuillénEFE

El partido que llegó para romper los techos de cristal, que se adueñaba del discurso populista para erigirse como el partido de las mayorías sociales y el partido de la gente, se instaura ya –seis años después de su nacimiento– en la vieja normalidad política y se rodea de los vicios que un día quiso derribar: con una militancia regulada y bajo cuota y sin límites salariales para sus cargos políticos.

Una vez que las bases de Podemos ratificaron en mayo la continuidad del liderazgo de su secretario general, Pablo Iglesias, el partido se comprometió en el documento organizativo –que también fue avalado– a diseñar reglamentos y protocolos para constituir la figura del militante al uso y eliminaba los límites salariales de donación de sus dirigentes bajo el argumento de que el Salario Mínimo había dejado de ser un marco de referencia válido al haberse incrementado a principios de año tras la llegada de Unidas Podemos al Gobierno y bajo la previsión morada de que siguiera creciendo esa cifra en el corto-medio plazo. Hasta ahora los líderes de Podemos estaban sujetos al límite que les obliga a no cobrar sueldos superiores a la suma de tres salarios mínimos interprofesionales, por lo que con los topes salariales que hasta ahora regían los sueldos de los dirigentes, cobraban un sueldo bruto de 2.850 euros.

Documento FOTO: La Razón La Razón

Sin embargo, el partido, de momento, tan solo ha regulado la figura del militante, mientras los dirigentes carecen de topes salariales, una seña hasta ahora irrenunciable por parte del partido morado desde su nacimiento. Los de Iglesias garantizaron en mayo que regularizarían la situación de la eliminación de su tope salarial bajo una propuesta del Consejo Ciudadano Estatal morado sobre los porcentajes de salario que deberán donar mensualmente todos los cargos públicos del partido. Unos porcentajes que oscilarían entre «un mínimo de un 5% y un máximo del 30%» en función de si tienen hijos o familiares a cargo, «discapacidad o responsabilidad», según aseguraba el partido.

De momento, el Consejo Ciudadano Estatal todavía no ha informado sobre la nueva aritmética para cumplir con su promesa, que implica que ahora, por ejemplo, el vicepresidente Iglesias pase a cobrar, de manera mensual un montante de 6.645 euros. En el caso de la ministra de Igualdad, Irene Montero, el salario es el mismo, al solo poder percibir ambos, la nómina como cargo del Gobierno, y no la que les corresponde como diputados, pues la ley prohíbe percibir dos retribuciones públicas al mismo tiempo.

A la espera de que se regule ese tope salarial para los dirigentes y cargos públicos morados, la norma que sí ha aprobado la Secretaría de Organización Estatal, a la que ha tenido acceso este diario, es la que establece que para ser militante de pleno derecho en Podemos se deberá aportar un mínimo de tres euros mensuales. Según la definición de la figura jurídica de persona afiliada que ha redactado el partido, un militante de pleno derecho tendrá voz y voto en la vida local de la organización morada. Podrán votar los órganos de gobierno de Podemos en sus municipios, aunque en las primarias para elegir candidatos a instituciones o en las consultas que realiza el partido sobre alianzas políticas podrán seguir votando los simpatizantes, es decir, los que no pagan cuota.

Documento FOTO: La Razón La Razón

Una nueva cuota para los militantes que llega en el momento que precisamente el partido ha visto mermar sus cuentas, en lo relativo a las donaciones y cuotas voluntarias. Según las cuentas hechas públicas recientemente entre 2018 y 2019, la formación ha perdido hasta el 20% de su financiación por esta vía. En 2018 ingresaban en cuotas y donaciones 984.850,2 euros, mientras que en 2019 tan solo 792.648,3 euros, 192.201,86 euros menos en recaudación.