Las donaciones a Podemos se hunden

Las cuotas de las bases moradas caen un 56% desde 2015. Recauda la mitad de ingresos que en el año que llegó al Congreso y recibe un 20% menos de dinero de sus militantes entre 2018 y 2019

Thumbnail

Los números no acompañan este verano a Podemos, el partido que asumió desde su fundación el compromiso de renunciar a la financiación bancaria para repetir una y otra vez que tan solo dependería de las aportaciones de la ciudadanía, campañas de crowfunding, minicréditos y donaciones de los cargos públicos para mantenerse, realizar las campañas electorales o su actividad diaria.

El partido ha dejado de ingresar un 56 por ciento en concepto de donaciones y cuentas voluntarias en cuatro años. Si en 2015 la formación morada comprobaba al cierre del ejercicio presupuestario que sus inscritos suscribían su proyecto político y lo premiaban con 1.804.622,40 euros, ahora ven como caen la mitad de sus ingresos por esta vía (perciben 1.011.974,02 millones menos) , según las cuentas publicadas por los morados la semana pasada en su página web, a fecha de 31 de diciembre de 2019.

Así, según estos datos, han recibido 792.648,38 euros en donaciones y cuotas voluntarias, una cantidad que el área de finanzas dirigido por Daniel de Frutos –imputado ahora por la Justicia tras la denuncia del ex abogado José Manuel Calvente por presuntos delitos de malversación y administración desleal– desglosa en conceptos de transferencias; 31.110,45 euros y domiciliaciones por recibo; 761.537,43 euros.

El año 2015 fue uno de los periodos más dulces para la formación que lidera el vicepresidente segundo del Gobierno Pablo Iglesias, cuando accedía al Congreso con 69 diputados –antes de presentarse en coalición con Izquierda Unida-. Una época en la que los morados se jactaban también de ser los primeros en presentar una auditoría externa de sus cuentas, un extremo al que han renunciado desde hace tres años, como denunció esta semana LA RAZÓN. También, por aquel entonces, presumían frente al resto de partidos de cotar tan solo con el aval de la gente para financiarse.

Donaciones Podemos
Donaciones PodemosT. Nieto

Una vez publicado este balance de las cuentas del partido, la dirección nacional puede comprobar lo alarmante de los propios datos, pues han perdido respecto a 2018, 192.201,86 euros, entorno al 20 por ciento en esta vía de recaudación en tan solo un año. Las cifras son muy significativas, pues coinciden –2018 y 2019– con el extenso ciclo electoral (municipales, autonómicas, europeas y dos elecciones generales) en el que se ha constatado que las bases moradas han dejado de confiar en el proyecto que hoy conforma el Gobierno de coalición de Pedro Sánchez.

La cifra de 2019 es la segunda más baja que ha registrado el partido en donaciones. Cuando los morados se construían como fuerza política –en 2014– año en el que tan solo se presentaron a las elecciones europeas y donde consolidaron cinco eurodiputados, recopilaban 668.055,07 euros, la cantidad más baja en donaciones y cuotas voluntarias, una cifra que lograban siendo aún una fuerza extraparlamentaria. Durante los años 2015 y 2016 han mantenido el montante económico, registrando 1.804.622,40 y 1.614. 808,74 de euros respectivamente, mientras que es el año 2017 en el que las cuentas comienzan a decrecer para los de Iglesias. Entonces perdían 649.931,2 euros en ingresos. Coinciden las fechas con la negativa de Podemos en 2016 de facilitar el Gobierno al PSOE, tras las elecciones del 26-J.

Destino de las donaciones

Según los estatutos de Podemos, el montante que voluntariamente ingresan a la formación los inscritos se dedica a financiar todos los gastos necesarios para el desarrollo de las campañas electorales y de la actividad ordinaria del partido. Según las medidas reglamentarias, vigentes desde la fundación de Podemos, éstas tienen un límite; donaciones máximas a 10.000 euros por año y persona, a excepción de las de los cargos electos de Podemos. Además, el partido se compromete a la publicación anual de la identidad de quienes realicen las aportaciones de más de 5.000 euros o el no uso de dinero en efectivo.