Guerra abierta en la Fiscalía: “Es un insulto que estemos en manos de una política”

Navajas dice que Madrigal y Cadena le presionaron para aceptar las querellas Covid. Fiscales del Supremo denuncian el descrédito que sufre la institución

Las declaraciones del teniente fiscal del Tribunal Supremo, Luis Navajas, en la entrevista realizada por Carlos Alsina en su programa «Más de uno» de Onda Cero, han levantado un reguero de críticas desde la Carrera Fiscal contra el número 2 de la Fiscalía, después de que arremetiera contra los fiscales de Sala Consuelo Madrigal y Fidel Cadena –a este último no lo citó expresamente pero se desprendía claramente del contenido– de intentar «presionarle» para que informara a favor de investigara en el Supremo los principales hechos a los que hacían referencia la veintena de querellas por la gestión del Covid-19 por parte del Gobierno, cuya inadmisión solicitó en su informe: «Trataron de influenciarme y aconsejarme diciéndome que en tu hombro radica el prestigio de la Carrera». Se la circunstancia de que el mandato de Luis Navajas venció en octubre del pasado año, pero ni María José Segarra ni Dolores Delgado han convocado su plaza y permanecerá en la misma hasta que se jubile.

Navajas no ahorró calificativos respecto a Madrigal y al «otro fiscal»: «Yo con esa tropa no podía ir a la guerra», se justificó para no convocar la Junta de Fiscales de Sala, toda vez que les tendría que excluir porque «son esclavos de su ideología» y pese a que son «fiscales de altísima consideración, en este sentido están contaminados ideológicamente».

Pero no se quedó ahí y ya adelanto, para que nadie espere ninguna sorpresa, que ese mismo criterio mantendrá respecto a las 40 denuncias presentadas igualmente contra miembros del Ejecutivo por hechos similares.

Y por si no había levantado ya suficiente polémica, esbozó por donde pude ir la investigación al Rey emérito «La conducta (del emérito) parece reprobable. Vamos a ver en qué acaba todo. Ha hecho daño al Estado, un daño a la Institución y nos ha decepcionado a todos los que creíamos ver en él una figura intocable» y calificó de «escandalosas» las informaciones que han aparecido sobre el supuesto cobro de determinadas cantidades de dinero relacionadas con el AVE La Meca-Medina.

Esas duras críticas contra Madrigal y Cadenas levantaron a buena parte de la Carrera Fiscal, quienes las consideraron del todo injusta y con calificativos nada apropiados para el número 2 de la Fiscalía, no sólo por lo que manifestó respecto a los fiscales aludidos directamente sino por el daño causado a la imagen de la Fiscalía General y a él mismo: «Se ha rebajado a sí mismo y al cargo que desempeña, porque un teniente fiscal no puede hace ese tipo de comentarios. Ha demostrado que es muy obediente y servil», aseguraron al respecto fuentes fiscales consultadas por LA RAZÓN. Todas esas manifestaciones, añadieron harán que tenga «un final muy triste en su carrera». Y es que, se destaca, «Luis es una buena persona, pero ha llevado gala que siempre apoya al fiscal general».

En cuanto al hecho que manifestase que se apoyó es la Secretaría General Técnica para realizar su dictamen sobre las querellas «es un fraude de Ley, porque ya sabemos que es el órgano de máxima confianza de la fiscal general y saben lo que ella piensa,, y por eso no es ni siquiera necesario que dé instrucciones, porque no es necesario, ya que saben lo quiere la jefa», afirma al respecto uno de los componentes de la Junta de Fiscales de Sala.

En el fondo, buena parte de los fiscales no dudan de que detrás de todo lo sucedido está la elección de Dolores Delgado como fiscal general, «que ha supuesto una imagen de pérdida en la imagen de imparcialidad y neutralidad de la Fiscalía, casi irreversible. Es un insulto que la cabeza del Ministerio Fiscal esté en manos de una política».

La asociación de Fiscales consideró «poco prudentes» las declaraciones de Navajas prudentes «y no parece que se respete el derecho a la presunción de inocencia» de los fiscales aludidos.