Francia pone en libertad a uno de los últimos responsables de logística de ETA

Las huellas de Mikel Barrios aparecieron en coches y otros objetos robados por la banda

Las autoridades francesas han puesto en libertad a uno de los últimos responsables de logística de ETA, Mikel Barrios, que cumplía condena en la cárcel de Mont de Marsan, a cuyas puertas ha sido recibido con la parafernalia habitual de caarteles y banderas.

La justicia francesa le había condenado a cinco años de prisión como miembro del aparato logístico-militar. Nacido en Pamplona, fue detenido a finales de 2017 en Alemania. y entregado un mes y medio después a Francia, que lo reclamaba por las huellas y trazas genéticas que había dejado en coches robados por ETA, en diversos objetos requisados a miembros de la banda y en un zulo con armas y explosivos descubierto en diciembre de 2012.

Los investigadores probaron que ese zulo, en el que había dos bidones con material, se había construido en 2011, cuando en teoría habían dado por finalizada su actividad terrorista. Durante el juicio fue preguntado por la presidenta sobre las razones por las que ETA seguía ocultando su arsenal en ese momento; su respuesta fue que “para que no cayera en malas manos”. También justificó que no se entregaran armas y municiones hasta abril de 2017 por la negativa de los gobiernos español y francés a negociar.

La Audiencia Nacional de España emitió contra él a finales de 2008 una euroorden por su presunta pertenencia a Segi, organización juvenil vinculada a ETA.