La Justicia, la gran olvidada en los Presupuestos

Ahora más que nunca se requiere un refuerzo por la crisis generada por la Covid-19 y la realidad es que las inversiones caen un 10%

Juzgados cerrados
Juzgados de Plaza Castilla, en la imagen cerrados el pasado marzo por el estado de alarma ante la pandemia del coronavirusMariscalEFE

Los Presupuestos aprobados recientemente son engañosos y manifiestamente insuficientes para atender las necesidades del servicio público de la Justicia. Pero lo que preocupa al sanchismo y sus socios blanqueados es discutir por el tamaño de sus cabezas. Es decir quién es más “cabezón”.

El bloque del Gobierno ha funcionado como el conejo de la novela de Lewis Carrol, Alicia en el país de las maravillas, que siempre mirando el reloj, llegaba tarde lamentándose una y otra vez de esa situación.

Esto es lo que le pasa al sanchismo y sus socios blanqueados, siempre corriendo en los trámites, olvidándose de la eficacia de sus propuestas. Lo hemos visto en la tramitación de estos Presupuestos.

La Justicia no es algo con lo que se pueda jugar, como se deja patente en estos Presupuestos, que reflejan un fracaso del Ministerio de Justicia, que lo que mejor hace es improvisar y fingir que quiere llegar y nunca llega. Su eslogan propagandístico es “la Agenda 2030”. Siempre pretenden vender proyectos que suenan muy bien, pero que son huecos. Sin embargo, la Justicia no necesita que sus proyectos suenen bien, sino que funcionen bien.

La pregunta que hay que hacerse es clara: ¿en qué contribuyen estos Presupuestos de Justicia para que salgamos de la grave crisis económica en que nos encontramos? Lo triste es que el Ministro de Justicia no responde por causa de su debilidad en el Consejo de Ministros.

Ahora más que nunca, se requiere un refuerzo en la Justicia por la crisis generada por la Covid, y la realidad es que las inversiones, se aminoran un 10%. Es además vergonzoso que, de los 27.000 millones de euros que España va a recibir de la Unión de Europea para la reconstrucción, el Gobierno solamente va a dedicar a la Justicia una mínima cantidad, la milésima parte del total.

Es muy grave que se hayan olvidado de abogados, procuradores, graduados sociales en su previsión de ayudas como autónomos que son. Tristemente no se han preocupado realmente de los abogados y procuradores del turno de oficio.

No han tenido en cuenta a la hora de crear juzgados que los concursos de acreedores de personas jurídicas se han disparado en un 300% y que los concursos de personas físicas han aumentado un 63.4%. Tampoco han tenido presente que los Juzgados de lo Social han tenido un aumento de un 16.9% en litigios generados a raíz de la crisis.

Mientras tanto, existe una clara preocupación con los proyectos de modificación de leyes, como por ejemplo, el Código Penal y la Ley de Enjuiciamiento Criminal, ya que pueden ser una moneda de cambio con los socios de ERC y EH-Bildu, y se cumpla la crisis constituyente anunciada por el Ministro Campo.

Estos Presupuestos no han contentado a la mayoría de jueces, fiscales, letrados de la Administración de Justicia, abogados, procuradores, graduados sociales y funcionarios. En cambio, Otegi, Rufián e Iglesias están contentos. Sin lugar a dudas algo falla. De tanto querer hacer titulares el ministerio se ha olvidado de cómo solucionar los graves problemas de la Justicia en los próximos doce meses, de la Justicia 2021.