La Fiscalía investiga si Villarejo ayudó a blanquear tres millones a un narco

Anunció en 2017 su intención de ayudar a Clemente Marcet a salir de una cárcel en Francia

Villarejo, en un momento de su declaración en el juicio por presunta denuncia falsa contra el ex director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Félix Sanz Roldán
Villarejo, en un momento de su declaración en el juicio por presunta denuncia falsa contra el ex director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Félix Sanz RoldánTSJM TSJM

La Fiscalía Anticorrupción investiga si el excomisario José Manuel Villarejo ayudó al empresario José María Clemente Marcet a blanquear 3,1 millones de dólares, según consta en un informe firmado por los fiscales Miguel Serrano e Ignacio Stampa el 7 de septiembre de 2018, al que ha tenido acceso LA RAZÓN.

Los funcionarios del Ministerio Fiscal llegan a este conclusión tras analizar un oficio policial de 16 de julio de 2018 en el que los agentes informan de la documentación descubierta en una carpeta denominada «Partners», que fue localizada entre los efectos informáticos y electrónicos intervenidos en el domicilio del imputado Rafael Redondo en Galapagar (Madrid).

«Los hechos puestos de manifiesto en esta documentación, una vez examinados por el Ministerio Fiscal, aparecen directamente vinculados […] con el delito de blanqueo de capitales objeto de investigación en la pieza principal” del “caso Villarejo”», especifica el escrito de los fiscales.

Los agentes de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía descubrieron una subcarpeta denominada «Scorpy», que era como Villarejo llamaba a José María Clemente Marcet. Esta prueba incluye un documento que indica que el 24 de octubre de 2006 la mercantil Valle Luna Consultores SA, cuyo apoderado final era Redondo, socio del excomisario, se hizo con la propiedad de dos parcelas situadas en el complejo turístico La Barraca de La Romana, en la República Dominicana.

El vendedor fue el empresario José María Clemente Marcet, también socio de Villarejo, que habría percibido en la operación 3.100.000 dólares. Sin embargo, según consta en otro acuerdo privado, de 9 de febrero de 2010, el titular real tras la supuesta venta de las parcelas en el país caribeño seguía siendo Clemente Marcet mediante una operación de compensación.

El excomisario y Clemente Marcet firmaron un acuerdo privado el 1 de diciembre de 2009 en el que Villarejo renuncia al cobro de 943.780 euros que previamente le había entregado a cambio de una opción de compra de un inmueble de Barcelona.

Por ello, la Fiscalía considera que la empresa Cenyt, propiedad de Villarejo, «habría llevado a cabo una operación de blanqueo de capitales sobre bienes de Clemente Marcet que pudieran proceder de actividades ilegales, justificando formalmente en España el origen de un millón de euros, una parte del precio de las fincas de La Romana».

Un segundo informe policial, de 7 de septiembre de 2018, pone de manifiesto que entre la documentación intervenida a los integrantes del clan policía «hay numerosas referencias a Clemente Marcet que describen una posible operativa de blanqueo de capitales». Además, los agentes detectaron en bases de datos «la existencia de varios negocios jurídicos celebrados en España entre las sociedades de Villarejo y Clemente, poco tiempo después de ser investigado el segundo por delito de blanqueo de capitales por parte de la Comisaría General de Policía Judicial».

Estas operaciones bajo sospecha son, completan los policías en su informe, una cesión de crédito firmada el 3 de diciembre de 2008 por un importe de 1.200.000 euros, fin el que la empresa Cenyt figura como cedente, otra empresa de Villarejo denominada Cenyt Parking es la cesionaria y Mombasa Inversiones SL, representada por Clemente Marcet, es el deudor.

Pero ese mismo día, el 3 de diciembre de 2008, hay otro documento de un pago, mediante el cual Cenyt Parking adquiere un inmueble en Barcelona, siendo la vendedora de nuevo Mombasa Inversiones por un importe de 1.210.000 euros.

En el oficio policial, los agentes destacan que en las bases de datos de Inteligencia Criminal Clemente Marcet figuró como investigado en la «Operación Hidalgo», desarrollada por la Comisaría General de Policía Judicial, «en la que Villarejo estaba destinado entonces, en los años 2006-2007».

Asuntos Internos pone de manifiesto, en el mismo sentido, que Clemente Marcet tiene «antecedentes policiales por tráfico de drogas y blanqueo de capitales», ya que fue detenido en 2002.

Tal y como adelantó el diario digital «Vozpópuli», Clemente Marcet fue extraditado en 2017 desde Líbano a Francia para cumplir una pena. Las autoridades judiciales galas le habían condenado en 2007 a cinco años de cárcel por delitos de blanqueo de capitales del narcotráfico. Villarejo y sus policías afines le llamaban con el mote de «Bambi» o «Scorpy».

En una de las grabaciones de 2017 Villarejo anuncia su intención de buscar ayuda para que Clemente Marcet saliera de una cárcel francesa, porque ya había permanecido un año en una prisión de España y siete meses en Líbano. En enero de 2019 este empresario catalán ya estaba libre (aunque la fecha de liberación podría ser anterior).

En España, la Fiscalía antidroga pidió el sobreseimiento de la causa por narcotráfico contra Clemente Marcet, porque ya había sido condenado en Francia. Sin embargo, el juez Baltasar Garzón dictó el procesamiento de este empresario.

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional confirmó la decisión de la Fiscalía, que no veía indicios de delitos de Clemente Marcet, ya que este ya había sido condenado en Francia. Al no haber ninguna acusación, el procesamiento que reclamó Garzón no pudo seguir adelante, por lo que la causa en España se cerró de forma definitiva.

Clemente Marcet también fue arrestado en España en otras dos ocasiones. La primera vez en 2003 por una extradición; la segunda el 24 de mayo de 2018 tras ser condenado por el Juzgado Central de lo Penal número 1 de la Audiencia Nacional. Los agentes aseguran que este empresario catalán tenía en su historial penal “una reseña para cumplimiento de otra condena”.

El socio de Villarejo tenía en vigor en el momento en el que los policías elaboraron el informe, en julio de 2018, tres órdenes de búsqueda, detención y personación ante un juez. La primera dictada el 10 de noviembre de 2016 por el Juzgado de Instrucción 14 de Barcelona por un delito de estafa.

La segunda la dictó el 16 de diciembre de 2016 el titular del Juzgado de Instrucción 23 de Barcelona por un delito de falsificación de documentos mercantiles; y la tercera fue ordenada el 14 de febrero de 2017 por el Juzgado de Instrucción 11 de Barcelona por un delito de apropiación Indebida

Otra carpeta descubierta por los agentes Asuntos Internos, denominada “Logesban”, contenía información relativa a otros negocios que Clemente Marcet tuvo con el Grupo Cenyt. Y ahí figuraba un documento en formato Power Point con una propuesta de asesoramiento de Cenyt a la empresa Logesban, con unos honorarios de 350.000 euros.

Una tercera carpeta, denominada “Viaje A.S”, tiene información relativa a un viaje que organizaronn Clemente Marcet y Villarejo a Arabia Saudí.

Una información secreta sobre Arabia Saudí

El juez que instruye en la Audiencia Nacional el «caso Villarejo», Manuel García-Castellón, investiga en secreto si el excomisario hizo negocios con la monarquía de Arabia Saudí, según consta en un auto de 24 de abril de 2020. En la resolución, adelantada por el diario digital «Vozpópuli», se especifica que una documentación que fue requisada al ex mando policial alude a «documentos oficiales del Reino de Arabia Saudí relacionados con varias cartas de invitación para varios empresarios españoles todo lo cual pudiera afectar a otra pieza separada declarada secreta». En el mismo sentido, el instructor da cuenta de que la Policía ha aportado a las actuaciones la transcripción de los documentos oficiales de la República de Arabia Saudí. Al tener conocimiento del auto el abogado de Villarejo, reclamó al instructor en un escrito de 12 de mayo de 2020, que aclare si su cliente va a poder acceder a la subcarpeta «Scorpy», localizada dentro de la carpeta “Partners” que contiene información relacionada con los archivos intervenidos dentro de del documento denominado “Taja”, que incluye una relación de bases de datos de confidentes policiales y pagos realizados a los mismos, “tratándose de información legalmente clasificada”.
Esta última carpeta, según el letrado de Villarejo, contiene documentos oficiales del Reino de Arabia Saudita relacionados con varias cartas de invitación para varios empresarios españoles.
Estos archivos, prosigue el letrado del excomisario, contiene informaciones y datos referentes a las identidades operativas de las que disponía Villarejo (una de ellas intervenida con ocasión del registro practicado en su domicilio habitual), sociedades constituidas con dicha identidad y gastos asociados a la misma. También habría un documento en el que se describen las supuestas funciones asignadas a Villarejo en 2013 y 2014: “Principalmente relacionadas con la captación de información de interés policial, así como otras carpetas y documentos que incluyen, entre otros, datos complementarios en relación a las funciones asignadas, documentos en formato Excel y formato PDF relacionados con gastos y recibos que documentan entregas de dinero a personas definidas como ‘Colaboradores’, o un documento en formato pdf titulado ‘Fondos reservados 6.5.2014’, con imágenes de varios billetes de quinientos euros”, concluye el letrado.
En España, la Fiscalía antidroga pidió el sobreseimiento de la causa por narcotráfico contra Clemente Marcet, porque ya había sido condenado en Francia. Sin embargo, el juez Baltasar Garzón dictó el procesamiento de este empresario.
La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional confirmó la decisión de la Fiscalía, que no veía indicios de delitos de Clemente Marcet, ya que este ya había sido condenado en Francia. Al no haber ninguna acusación, el procesamiento que reclamó Garzón no pudo seguir adelante, por lo que la causa en España se cerró de forma definitiva.
Clemente Marcet también fue arrestado en España en otras dos ocasiones. La primera vez en 2003 por una extradición; la segunda el 24 de mayo de 2018 tras ser condenado por el Juzgado Central de lo Penal número 1 de la Audiencia Nacional. Los agentes aseguran que este empresario catalán tenía en su historial penal “una reseña para cumplimiento de otra condena”.
El socio de Villarejo tenía en vigor en el momento en el que los policías elaboraron el informe, en julio de 2018, tres órdenes de búsqueda, detención y personación ante un juez. La primera dictada el 10 de noviembre de 2016 por el Juzgado de Instrucción 14 de Barcelona por un delito de estafa.
La segunda la dictó el 16 de diciembre de 2016 el titular del Juzgado de Instrucción 23 de Barcelona por un delito de falsificación de documentos mercantiles; y la tercera fue ordenada el 14 de febrero de 2017 por el Juzgado de Instrucción 11 de Barcelona por un delito de apropiación Indebida
Otra carpeta descubierta por los agentes Asuntos Internos, denominada “Logesban”, contenía información relativa a otros negocios que Clemente Marcet tuvo con el Grupo Cenyt. Y ahí figuraba un documento en formato Power Point con una propuesta de asesoramiento de Cenyt a la empresa Logesban, con unos honorarios de 350.000 euros.
Una tercera carpeta, denominada “Viaje A.S”, tiene información relativa a un viaje que organizaronn Clemente Marcet y Villarejo a Arabia Saudí.