El debate de Telemadrid, según tres expertos: “Flojo, bronco y con datos mal explicados”

Isabel Díaz Ayuso salvó los muebles pese a ser la diana de los ataques y Mónica García la mejor en el bloque de izquierda

Debate electoral en Telemadrid previo a las elecciones a la Asamblea de Madrid
Debate electoral en Telemadrid previo a las elecciones a la Asamblea de MadridEUROPA PRESS/J. Hellín. POOL Europa Press

El debate decisivo para los indecisos que se celebró ayer con los seis candidatos a presidir la Comunidad de Madrid fue bronco como se esperaba. Tal y como se creía, fue un «todos contra Ayuso», del que la candidata del Partido Popular a la Puerta de Sol salió ilesa.

«Poca sorpresa, con discursos preparados y previsible»

Pedro Marfil (Profesor de la Universidad Camilo José Cela (UJCJ) y miembro ACOP)

Durante las dos horas de debate asistimos ayer a un rifirrafe entre los candidatos que, en ocasiones, convirtieron el plató de Telemadrid en un auténtico ring. La mayoría de los candidatos ya tenían experiencia en este formato porque ya se habían presentado a las elecciones, excepto dos: el candidato de Ciudadanos, Edmundo Bal y la de Más Madrid, Mónica García. En este sentido, según el experto fue un debate previsible en que destaca el buen hacer del candidato de Cs que «puso distancia con la crispación y fue el más propositivo. Surtió efecto, porque algunos se sumaron a sus propuestas como Ángel Gabilondo, y otros les criticaron como Rocío Monasterio y Mónica García». Asimismo, del candidato de Cs subrayó «su capacidad de gestión y el conocimiento del terreno y el trabajo de los consejeros de Cs así como su capacidad de crecimiento», a medida que avanzó el debate.

Precisamente, sobre la candidata de Más País destaca que «fue creíble en el discurso aunque no entró en el detalle. Trató de confrontar, pero de forma sosegada. Es consciente de las características de Gabilondo y trata de robarle el protagonismo de la izquierda». Respecto a la candidata de Vox, Rocío Monasterio, subraya que estuvo «muy agresiva en el ataque, aburrida en las propuestas y diluida en el fuego cruzado». Por otro lado, del candidato socialista asegura que «en su línea como candidato. Serio, formal. Distante. Le costó entrar en la dinámica del debate. Ganó en el discurso social pero estuvo incómodo cuando tuvo que defender la gestión a nivel nacional. No cayó en el ataque personal y consiguió puntos de consenso con Bal. Socarrón en la confrontación».

Por último, sobre la candidata popular, Isabel Díaz Ayuso asegura que se le vio «incómoda cuando fue interpelada. Explosiva en determinadas réplicas. Le favorece que todo el mundo la ataca y es capaz de responder con propuestas y discurso. Perdió con los ataques personales a otros candidatos». En definitiva, en su opinión, los dos candidatos que sorprendieron fueron, precisamente, los dos que se estrenaron en este formato, Edmundo Bal y Mónica García de la que destaca además que «utilizó de forma muy hábil el lenguaje sanitario ‘hay que hacer un diagnóstico’, ‘propongo un tratamiento’».

«Un debate muy polarizado en los extremos con insultos»

Verónica Fumanal (Presidenta de la Asociación de Comunicación Política (ACOP)

La experta en comunicación destaca que ayer vimos un «debate en el que hubo insultos, descalificaciones, acusaciones, incluso predicciones de futuro», en referencia a las palabras de Ayuso en las que predijo que Gabilondo no sería Defensor del Pueblo. En su opinión, el único debate en que van a participar los seis candidatos a presidir la Comunidad de Madrid fue «muy polarizado con extremos, especialmente cuando Vox ha polarizado las políticas sociales a través de temas muy conflictivos desde el punto de vista social y que generan mucha polémica».

En su opinión, ayer vimos a un Iglesias «confrontando directamente con Ayuso sin referirse a sus adversarios directos, que en este caso son Mónica García y Ángel Gabilondo». Por otro lado, sobre Edmundo Bal destaca que «estuvo muy efectivo desde el punto de vista retórico» y añade que «para ser su primer debate lo ejecutó muy bien, al proponer propuestas directas e intentando diferenciarse y postulándose como una alternativa a Vox dentro del espacio de la derecha».

Sobre la candidata a la reelección, Isabel Díaz Ayuso sostiene que durante el primer bloque –el relacionado con la pandemia que además era el más difícil para ella– «perdió en alguna ocasión los papeles siendo ofensiva con sus adversarios y perdiendo un tono presidencial que a ella le favorece mucho porque puede elevarse por encima». En este sentido, la experta muestra su sorpresa porque «no nombró mucho al gobierno central y por tanto rompió un poco la estrategia que ha seguido en ocasiones de situar a Sánchez como su rival»

«Ayuso salvó los muebles, defendiéndose correctamente»

Eduardo G. Vega (Profesor y consultor del CIGMAP de la Universidad Camilo José Cela)

“Un debate bronco, con muchos reproches y pocas propuestas», con estas palabras define el experto el debate a seis de anoche. En su opinión, ayer asistimos al «esperado ‘todos contra Ayuso’, que le viene bien», pero que cree «que está fallando en responder ataques olvidando colocar su mensaje fuerza de campaña». En un debate en el que vimos como los candidatos sacaron papeles con datos y leyeron resoluciones sanitarias, el experto asegura que «fueron demasiados datos y mal explicados por parte de casi todos». Con poco debate y más intervenciones individuales de los candidatos, el experto destaca la «poca gestión de las emociones en las intervenciones . Es decir, no están conectando con el público».

Según destaca durante el primer bloque del debate –pandemia y reto sanitario– «nadie salió victorioso». No obstante, considera que «Ayuso salvó los muebles defendiéndose correctamente, pero sin destacar» .Durante la primera hora de debate «Vox y Podemos golpearon desde los extremos con temas como el coste de los menas/jubilados y la propuesta de dentista y gafas gratis. Ninguno deja clara las cifras. Los otros tres candidatos no han destacado especialmente», en su opinión. En el bloque social, sin embargo, el experto asegura que Isabel Díaz Ayuso pasó «totalmente desapercibida pero no le hicieron daño», mientras que Vox polarizó el debate y optó por el todos contra todos, tratando de aglutinar al resto de partidos en un todo para polarizar el debate. En este sentido, subraya que Monasterio optó por «contar cosas concretas para conectar con la ciudadanía». Asimismo, en este apartado «los partidos de izquierda se crecieron y fueron más propositivos». En concreto, señala a la candidata de Más Madrid porque se centró en explicar pocas cosas, pero una de ellas la explicó más en profundidad.

En su opinión, «esto es bueno para conectar con la ciudadanía». Fue, en su opinión un bloque flojo por lo que considera que el debate «fue de poco nivel». Precisamente, el formato hizo que los candidatos no entrasen de lleno en la dialéctica ya que en el inicio ni siquiera se interpelaron, convirtiendo el debate en una retahíla de propuestas. A medida que avanzó el tiempo, los candidatos fueron entrando poco a poco en el formato. En definitiva, todos se centraron en movilizar a los afines con discursos preparados y ataques previsibles.