Interior traslada al desafiante Iñaki Bilbao quien amenazó a varios jueces: “Te voy a arrancar la piel a tiras”

La AVT denuncia que el Gobierno ponga fin a la política de dispersión acercando a un etarra que desea volver a matar. Acercan a seis presos más, tres de ellos al País Vasco

Fotografía de archivo del etarra Iñaki Bilbao, mientras amenaza a uno de los jueces que le ha juzgado
Fotografía de archivo del etarra Iñaki Bilbao, mientras amenaza a uno de los jueces que le ha juzgado

Fin de la política de dispersión. El Gobierno ha traslado hoy a los últimos siete etarras que aún no habían sido acercados a cárceles más próximas al País Vasco o Navarra.

Son siete los traslados, de manera que ya todos los presos de la banda terrorista han sido acercados al menos una vez. Todos los etarras presos se encuentran ya en prisiones de Madrid hacia arriba, ya no hay ninguno en ninguna cárcel al sur de la capital.

Sin arrepentimiento

Hoy ha sido el turno de uno de los más sanguinarios etarras, entre ellos se encuentra Ignacio Javier Bilbao Goicoetxea, famoso por amenazar a jueces durante los juicios y quien, en 2019 se encaró contra el juez Andreu: «Si le pillo le voy a matar», le dijo. Nada más empezar su declaración le espetó al juez: “Usted es el diablo del País Vasco y no voy a decir nada. Me puede abrir todos los sumarios que quiera, no voy a decir nada”. El juez le preguntó entonces si eso era todo lo que tenía que decir y él insistió: “Usted es el diablo del País Vasco y si le pillo le voy a matar”

Nunca ha mostrado ningún atisbo de arrepentimiento y ha llegado asegurar: “Si me dieran otra oportunidad en esta vida, cogería un arma y retomaría la lucha armada aunque fuera solo”.

También amenazó al juez Guevara: “Te voy a arrancar la piel a tiras. Te voy a picar, cabrón”. Mientras el magistrado pedía que le redujeran, el etarra se reiteró: “Te voy a dar siete tiros. Fascista de mierda. Si eres hombre ven aquí tú, ven tú”.

Bilbao pasa del Centro Penitenciario Puerto III al Centro Penitenciario de Topas, en Salamanca. En 2004 la Audiencia Nacional le condenó a 52 años de prisión como autor del asesinato de Juan Priede Pérez. También ha sido condenado en varias ocasiones por amenazar de muerte a Baltasar Garzón, Teresa Palacios o Fernando Andreu.

El etarra se puso el año pasado en huelga de hambre en prisión para, según indicaba ATA, “lograr la independencia y el socialismo en el País Vasco”.

¿Antesala del indulto?

Según denuncia la AVT, “Pedro Sánchez ya puede presumir ante sus queridos socios de Gobierno de EH Bildu de que ha cumplido una de las reivindicaciones históricas de ETA: ha acercado a todos los presos de la banda terrorista ETA”. Desde la asociación de víctimas temen que esto suponga “la antesala de las progresiones de grado, los permisos penitenciarios, la libertad condicional o incluso indultos”. Critican que “no es ya sólo que no se exija la colaboración con la justicia para comprobar si verdaderamente están arrepentidos, es que hoy directamente ha acercado a un preso que ha manifestado su voluntad de volver a asesinar”. “Parece que nuestra concentración a las puertas del Congreso de la semana pasada no ha generado ningún sentimiento de empatía en el Gobierno de España, más bien todo lo contrario. Hoy se ha dado por finiquitada la política de dispersión, una medida que se ha demostrado efectiva a lo largo de estos 34 años”.

Fin de la dispersión

La política de dispersión, de hecho, se empezó a aplicar en el año 1987 buscando facilitar la reinserción de los etarras, ya que se había comprobado que la política de agrupamiento de este tipo de presos en algunas prisiones facilitaba que la organización terrorista ETA mantuviera un control férreo sobre sus presos imposibilitando cualquier signo de disidencia o reinserción.

247 traslados

La AVT tiene contabilizado un total de 247 traslados que corresponden a 201 etarras -algunos de ellos han sido trasladados en más de una ocasión a diferentes cárceles-.
Al País Vasco o Navarra suman ya un total de 66 traslados de los cuales 13 serían por tercer grado y 7 por enfermedad. Destacan que 46 se han realizado sin justificación, “porque sí”.
Con delitos de sangre: se habrían trasladado 105 (se corresponde con 96 presos que acumulan un total de 295 víctimas y 215 atentados)

Seis presos más, tres al País Vasco

Los presos etarras que esta semana verán mejorada su situación penitenciaria sin colaborar con la Justicia son:

Daniel Pastor Alonso. Pasa de la prisión gaditana de Puerto III al Centro Penitenciario de Zuera, en Zaragoza. En 2013 la Audiencia Nacional le condenó a 485 años por el asesinato de Luis Conde de la Cruz. Ese mismo año fue condenado a 45 años de prisión por el atentado que acabó con la vida de Eduardo Antonio Puelles García. Además, en 2013 la Audiencia Nacional le condenó a 3.860 años de prisión por colocar la furgoneta bomba que estalló frente a la casa cuartel de Burgos en la madrugada del 29 de julio de 2009 y que dejó 160 heridos de diversa consideración, entre ellos 41 niños.

Jon Zibuaurre Aguirre. Se encontraba en el centro Penitenciario de Burgos y pasa al Centro Penitenciario de Álava. Fue condenado en 2003 por la Audiencia Nacional a 97 años de prisión como responsable del asesinato de Iñaki Totorika Vega el 9 de marzo de 2001. Cumplirá las tres cuartas partes de la pena en septiembre de 2023.

Jesús María Echevarría Garaicoechea. Del Centro Penitenciario Puerto III, en Cádiz, ha sido trasladado al Centro Penitenciario de León. En 2005 la Audiencia Nacional le condenó a 26 años de prisión como autor del asesinato de Antonio Molina Martín.

Oscar Barreras Díaz. Se encontraba en el centro gaditano Puerto III y pasará a hora al Centro Penitenciario de Logroño. En enero de 1999 la Audiencia Nacional le condenó a la pena de 35 años de prisión como responsable del atentado que acabó con la vida de Luis Andrés Samperio Sañudo.

Andoni Murga Zenarruzabeitia. Del Centro Penitenciario de Zaragoza al de Martutene, en San Sebastián. Ingresó en prisión el 18 de agosto de 1996 y cumple una condena de 25 años por atentado, banda armada, colaboración con banda armada, tenencia de explosivos y depósito y tráfico de armas. Cumplió las tres cuartas partes de la condena en mayo de 2015, formaba parte del “comando Sugoi” y fue condenado por la colocación de una bomba en una empresa, causando grandes destrozos pero no heridos. También se le acusó de haber realizado gestiones para el cobro del llamado impuesto revolucionario.

Liher Aretxabaleta Rodríguez. Del Centro Penitenciario de Burgos al Centro Penitenciario de Álava. Fue condenado por la Audiencia Nacional en 2017 a 535 años de prisión como autor de un atentado con una furgoneta bomba en distrito madrileño de San Blas el 25 de mayo de 2005 que hirió a 45 personas, de las cuales, 14 de ellas eran policías. Cumplirá las 3/4 partes de la condena en julio de 2046.