La Guardia Civil logra salvar a 105 inmigrantes cerca de las costas de Mauritania

La operación se realizó de noche y muchos de los rescatados ptesentaban síntomas de deshidratación y agotamiento

Un momento de la operación de rescate
Un momento de la operación de rescate FOTO: jmz ca

La Guardia Civil, ha rescatado a más de 100 inmigrantes a la deriva en una embarcación tipo cayuco, a 160 millas de Nouadhibou (Mauritania). Los agentes recibieron el aviso y que, junto a la barca, se encontraba un velero de nombre “Cinnamon” que había avistado el cayuco.

Las primeras informaciones indicaban que podía haber fallecidos, por lo que se valoró la intervención del “Rio Segura”, que se encontraba efectuando patrulla marítima en aguas de Mauritania, al encontrarse más próximo a la embarcación a la deriva. Una vez en la zona, el buque localizó el cayuco y un mercante, “María Theo”, que había relevado al velero “Cinnamon” en las labores de custodia. Al existir un estado de la mar relativamente bueno, la Guardia Civil realizó el rescate sin esperar a la luz del día, ya que en caso de empeorar, podría suponer una operacxión extremadamente peligrosa.

En total, fueron rescatadas 105 personas, todos ellos varones subsaharianos. Fueron acomodadas en la sala de náufragos donde se les facilitó ropa seca, mantas, agua y comida. Todos presentaban síntomas de agotamiento, debiendo ser ayudados muchos de ellos por la Guardia Civil, al no poder mantener una correcta deambulación. Según las primeras manifestaciones, llevaban más de dos semanas de navegación, y durante el trayecto a las Islas Canarias hubo que asistir a muchos de ellos por diversas heridas y agotamiento, si bien fueron recuperándose poco a poco.

Finalmente, se realizó el desembarque de las personas rescatadas en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, que pudieron hacerlo por su propio pie, a excepción de uno, que debió ser sacado en camilla. Tras la atención sanitaria de Cruz Roja y el Servicio de Urgencia Canario, dos de los inmigrantes mayores de edad fueron trasladados al Hospital la Candelaria por problemas de deshidratación y otro, también mayor de edad, fue remitido al Hospital Universitario.