La Audiencia Nacional avala el cierre del ‘caso Kitchen’ y juzgará solo a la excúpula de Interior

La Sala de lo Penal desestima todos los recursos incluidos el de la Fiscalía Anticorrupción que pedía imputar de nuevo a Cospedal y a su marido

MADRID, 09/12/2021.- La exsecretaria general del PP María Dolores del Cospedal (c) conversa con los diputados de Vox Macarena Olona (2d) e Iván Espinosa de los Monteros (d) a su llegada a comparecer ante la comisión parlamentaria que investiga la presunta trama urdida para espiar y robar documentación al extesorero del PP Luis Bárcenas en la denominada operación Kitchen, este jueves, en el Congreso de los Diputados. EFE/Mariscal
MADRID, 09/12/2021.- La exsecretaria general del PP María Dolores del Cospedal (c) conversa con los diputados de Vox Macarena Olona (2d) e Iván Espinosa de los Monteros (d) a su llegada a comparecer ante la comisión parlamentaria que investiga la presunta trama urdida para espiar y robar documentación al extesorero del PP Luis Bárcenas en la denominada operación Kitchen, este jueves, en el Congreso de los Diputados. EFE/Mariscal FOTO: Mariscal EFE

La Audiencia Nacional avala el cierre del ‘caso Kitchen’ y juzgará a la cúpula del Ministerio del Interior como pidió el juez y en contra del criterio de la Fiscalía de Anticorrupción. La Sala de lo Penal desestima todos los recursos que habían presentado tanto las partes como el Ministerio Público y rechaza volver a imputar a la exsecretaria del PP, María Dolores de Cospedal y a su marido Ignacio López del Hierro. De esta forma, irá a juicio la cúpula del Ministerio del Interior de entonces como pedía el magistrado Manuel García Castellón.

En trece autos, los magistrados han desestimado íntegramente los recursos presentados por los fiscales, los partidos políticos PSOE y Podemos y los investigados contra la decisión del juez titular del Juzgado de Instrucción número 6 del pasado 29 de julio que cerró la instrucción de esta línea de investigación del “caso Tándem” y propuso juzgar a once personas. De esta forma la operación de espionaje organizada desde el Ministerio para sustraer documentación al extesorero del PP Luis Bárcenas no avanzará más y no alcanzará al expresidente Mariano Rajoy a quien el comisario José Manuel Villarejo había implicado en los últimos meses de instrucción.

García Castellón dibujó una línea roja en Interior y consideró que no existió intención por parte del Partido Popular en ese asunto. Así, a pesar de que en las anotaciones de Villarejo aparecían reuniones con Cospedal y de que ésta reconoció que había estado en Génova, la dejó fuera del proceso junto a su marido después de imputarlos un breve lapso de tiempo. No llegó a investigar nunca a Rajoy, de quien la Fiscalía pedía analizar un número de teléfono que el comisario jubilado dio y con el que dijo mensajearse directamente con el entonces presidente. Todos los recurrentes impugnaron -cada uno con sus motivos- ante la Sala de lo Penal la decisión de no seguir indagando en si miembros el PP entonces participaron de este espionaje.

Pero la Sección Tercera de la Sala de lo Penal ahora da la razón ahora al juez y dice que hasta aquí ha llegado el caso. Se sentarán en el banquillo, por tanto, el exministro del Interior, así como el que fuera secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, el exdirector adjunto Operativo Eugenio Pino, los mandos policiales José Luis Olivera, Marcelino Martín Blas, José Ángel Fuentes Gago, Bonifacio Díez Sevillano, Enrique García Castaño, Andrés Manuel Gómez Gordo, así como el comisario José Manuel Villarejo y el chófer de Bárcenas Sergio Ríos. Serán juzgados por delitos de descubrimiento y revelación de secretos, prevaricación, omisión del deber de perseguir los delitos, cohecho, tráfico de influencias y malversación.

Los magistrados -Alfonso Guevara, Carolina Ruis y Ana Mª Rubio- desestiman los argumentos de Anticorrupción que creían que la instrucción se había cerrado de forma precipitada porque quedaban una lista de cuestiones pendientes como el asunto de la implicación de Rajoy, la posible implicación también de Cospedal, el seguimiento de Bárcenas dentro de la cárcel de Soto del Real, etc. De hecho, la Fiscalía veía extemporáneo el sobreseimiento de la exsecretaria del PP y pedía citar como investigado también al exdirector de la Policía Ignacio Cosidó.

La Sala cree que si se produjeron reuniones entre Cospedal y Villarejo fue por “cuestiones al margen de los hechos investigados” y considera que de Cosidó no hay indicios suficientes como para citarlo a declarar. Asimismo, sobre los mensajes con Rajoy los magistrados rechazan analizar esa senda porque el relato de Villarejo carece de soporte indiciario alguno.

Las cuestiones que se quedan sin resolver para la Fiscalía

El escrito que presentó el fiscal Miguel Serrano además de volver a imputar a Cospedal, a López del Hierro y de seguir indagando en la línea de Rajoy, dejaba una ristra de flecos por cortar. Solicitaba, por ejemplo, una nueva declaración de José Ángel Fuentes Gago, también de Mariano Hervás porque las anotaciones en las agendas incautadas en la última tanda de Villarejo revelan nuevos indicios. Los magistrados contestan que si Gago tenía las grabaciones del expresidente del Gobierno en su despacho (como dicen las anotaciones) “desde el año 2015 hasta la fecha ha habido tiempo más que suficiente” de que haya desaparecido.

Pedían escuchar a tres nuevos policías como testigo y que se citara en sede judicial al ya investigado Enrique García Castaño, pero los jueces creen que esto no aportará nuevos indicios.

Asimismo, querían esclarecer qué sucedió con el espionaje a Bárcenas dentro de Soto del Real. Esto fue uno de los caminos que surgió en los últimos meses de la instrucción y que el juez, además, mantuvo en secreto más tiempo que el resto de la causa. La Fiscalía pedía un nuevo informe forense sobre el estado del preso Enrique Olivares, que fue condenado por asaltar la casa de los Bárcenas, así como indagar en el interno Isidro Sánchez que fue a quien, supuestamente, el extesorero mandó a destruir unos audios en los que se escuchaba a Rajoy. Para la Sala nada hace pensar que el estado psiquiátrico de Olivares haya mejorado desde 2020 y no hay vínculos de que el asalto a la vivienda estuviera relacionado con “la Kitchen”.