Internacional

Sánchez promete a Zelenski el mayor envío de armamento a Ucrania

El presidente español viaja a Kiev y constata de primera mano las atrocidades de Putin

En secreto, por razones obvias de seguridad ante la cruenta situación de guerra que se vive en Ucrania tras la invasión por parte de Vladimir Putin. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, viajó este miércoles desde Madrid a Polonia para coger un tren hasta Kiev donde ayer conoció de primera mano la dramática situación que se vive en el país.

El viaje a Ucrania surgió a iniciativa del propio Pedro Sánchez, quien en numerosas ocasiones se ha comprometido con su homólogo ucraniano para ayudar humanitaria y militarmente al pueblo ucraniano, la última vez en su comparecencia en el Congreso de los Diputados tras la videoconferencia de Volodomir Zelenski. El objetivo del líder español era de mostrar su solidaridad y el apoyo de la ciudadanía española a sus intentos de repeler la invasión rusa. Un viaje que, en un primer momento, solo conocía su núcleo más cercano, y del que fue informada la vicepresidenta Yolanda Díaz.

Su visita llega después de que ya pisara el terreno el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, el pasado 9 de abril, quien se jactó de ser el «primer líder socialdemócrata que viaja a una zona en conflicto para demostrar con hechos su apoyo a Ucrania». El último líder europeo en conocer los estragos de la invasión fue el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, este mismo miércoles.

El presidente del Gobierno estuvo acompañado por la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, y fueron recibidos por la viceprimera ministra ucraniana Olga Stefanishina. En todo momento estuvo acompañado de una delegación de agentes de los GEO, que se encargan de la seguridad del jefe del Ejecutivo, que ha anunciado el envío a Ucrania del buque de la Armada española “Ysabel”, que se encuentra camino de Polonia con 200 toneladas de equipo militar.

La primera parada fue en Borodianka, una ciudad a 53 kilómetros al oeste de Kiev, donde el presidente constató de primera mano la destrucción y violencia desatada por las tropas rusas después de que fuera ocupada al comienzo de la invasión. Recorrieron algunas calles de la ciudad rodeados por miembros de las Fuerzas de Seguridad ucranianas fuertemente armados. Frederiksen llevaba puesto un chaleco antibalas por encima del abrigo mientras que en el caso de Sánchez aparentemente lo llevaba debajo del mismo. Ambos asistieron a la terrorífica imagen de edificios bombardeados y pudieron hablar con dos vecinos de la localidad, un anciano y una anciana, así como escuchar las explicaciones de las autoridades locales, según las imágenes de la visita que fueron difundidas por Moncloa.

Un anuncio que fue agradecido por el presidente ucraniano, quien destacó que los próximos días y semanas serán decisivos para el futuro de Ucrania refiriéndose a la batalla por Donbás. A pesar de este anuncio por parte de España, Zelenski reclamó armas pesadas a sus socios internacionales y de manera inmediata. «Hablamos de defender a nuestro pueblo. (El material) no es poco, pero ahora mismo ya es insuficiente para defendernos de una fuerza militar tan grande y de miles y miles de tanques y misiles. Los misiles están volando por todo el territorio ucraniano», relató Zelenski. «Sabemos que ya nos van a mandar esas armas, pero necesitamos que lleguen lo más rápido posible», pidió.

El compromiso del pueblo español, dijo Sánchez, va más allá, y es por eso que nuestro país pondrá a disposición de Ucrania un equipo multidisciplinar de ocho agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, junto a otro equipo de 39 forenses para trabajar en las zonas más afectadas, a cargo del Ministerio de Justicia. El fin del envío de este equipo sobre el terreno ucraniano es el de «perseguir a los que sean los responsables de los crímenes de guerra, los genocidios y los crímenes de lesa humanidad» que se pudieran haber cometido. Este equipo policial estará integrado por miembros de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, pertenecientes a las unidades de Policía Científica, Judicial y de Investigación, así como especialistas en desactivación de explosivos y técnicos en incidentes Nucleares, Radiológicos, Biológicos y Químicos.

El viaje de Sánchez tuvo lugar un día después de que visitara el centro de acogida de refugiados ucranianos en Málaga. Durante la visita desveló que 134.000 refugiados ya han llegado a España. Según Sanchez, España ha apoyado el paquete humanitario con 31 millones de euros para Ucrania, la mayor ayuda humanitaria que España ha proporcionado jamás a un solo país. Los fondos se destinarán principalmente a las necesidades de mujeres y niños ucranianos.

El presidente del Gobierno también tuvo la oportunidad de trasladar su apoyo al chef español, José Andrés, que se desplegó a Ucrania con su ONG World Central Kitchen para repartir comida a los civiles refugiados por el conflicto. El presidente valoró positivamente el esfuerzo del cocinero. «Ucrania nos necesita a todos. Orgullosos del valiente esfuerzo que está realizando World Central Kitchen para llevar alimentos a quienes más lo necesitan».

Precisamente, este encuentro llega después de que la organización sufriera un violento ataque ruso al estallar un misil en sus instalaciones. José Andrés agradeció al presidente de España su apoyo, ya que dice que es «importantísimo» y pidió que todos los países siguieran este ejemplo. «Todas las democracias del mundo deben apoyar a Ucrania». No es la primera vez que el chef asturiano ayuda a los más necesitados en situaciones de necesidad. Durante la pandemia del coronavirus repartió más de tres millones de comidas en España y más de 30 millones en Estados Unidos.