Podemos y su “feminismo”: contrata a más hombres que mujeres

El partido vuelve a suspender en paridad a pesar de sus reivindicaciones a las empresas. En 2021, de sus 260 trabajadores solo 119 eran mujeres. Sigue abusando de los contratos basura

Verstrynge, Belarra, Montero y simpatizantes de Podemos, en una manifestación del 8-M
Verstrynge, Belarra, Montero y simpatizantes de Podemos, en una manifestación del 8-M FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

Ni el cambio de dirección, ni la apuesta decidida por feminizar la política termina por aplicase internamente en el partido. Podemos continúa acarreando algunos de los grandes vicios que prometió erradicar nada más llegar a la política. Los morados siguen, por octavo año consecutivo, contratando a más hombres que mujeres para trabajar en su formación.

Feminizar la política y la vida cotidiana es una de las banderas a las que los morados se abrazan, pero a la vez su propia contradicción. Y es que la dirección de Podemos sí está -tras la salida de Pablo Iglesias- liderada por mujeres en ese intento de apostar por la política en femenino para cambiar la política, pero las deficiencias a nivel interno son un clamor tras analizar los datos de las memorias que el partido publica anualmente.

Quienes predican para conseguir la paridad en las empresas e instituciones públicas para acabar con el techo de cristal, lo hace tan solo de puertas para fuera, a pesar de que la máxima responsable de las políticas de Igualdad sea la ministra Irene Montero, número dos de Ione Belarra, quienes desde el Gobierno centran su trabajo en denunciar y trabajar para acabar con la desigualdad entre mujeres y hombres o con la dramática violencia machista.

Un 45% de mujeres

La memoria económica de 2021 publicada este mes de agosto por el departamento de finanzas y transparencia de Podemos confirma el suspenso de la dirección en feminismo desde su nacimiento. Entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2021, según el análisis de LA RAZÓN, de los 260 trabajadores que desempeñan funciones dentro del partido, consejo estatal, consejos, autonómicos, municipales, grupos parlamentarios, municipales y en el Parlamento Europeo, 141 son hombres y 119 mujeres. Así, el número de mujeres no llega al 50% que los morados reclamaban a las empresas o instituciones para sus órganos de dirección. En 2020, el año que exigieron este porcentaje para que las empresas recibieran financiación, tampoco llegaron al 50%. De 260 trabajadores, solo 123 eran mujeres, se contrataron catorce más hombres.

Así, desde la llegada de Podemos al Gobierno, tampoco han enmendado las exigencias que ellos mismos proclamaban. El propio Instituto de la Mujer estableció en 2020 unos requisitos concretos para la concesión de subvenciones destinadas a apoyar a asociaciones de ámbito estatal. Según este organismo, para recibir ayudas, los solicitantes debían acreditar que el porcentaje de su plantilla representa al menos el 65% de todo el personal contratado. Este porcentaje es imposible de igualar o superar si se comprueban las estadísticas moradas. Solo en 2020 se llegó al 61,5% de mujeres contratadas, siendo el año 2015 el año más “negro” en este sentido. De los 577 trabajadores en Podemos, -año que más trabajadores contrataron- solo 233 eran mujeres. Le siguen 2017 y 2018, cuando Podemos tenía en plantilla a 475 trabajadores y tampoco se cumplió esta máxima. Otros datos a observar son la disminución del equipo morado. Durante los últimos tres años, los morados solo han llegado a 260 trabajadores en total, a pesar de su entrada en el Gobierno. Los morados ficharon a más personal durante los años con más actividad electoral.

Tras la dimisión de Iglesias como líder de Podemos, en mayo de 2021, la ministra Ione Belarra, ha sido la responsable máxima del partido, es decir de las cifras que arroja el partido hasta diciembre de 2021. De momento la nueva dirección no ha remendado la situación en su partido y el balance del próximo ejercicio será el termómetro para comprobar si se ha producido un cambio significativo en cuanto a la reorganización del entorno laboral, para sincronizarse con las peticiones que llegan desde el ministerio de Igualdad. Sí reconocían en 2019 la necesidad de frenar esta situación, sin embargo, en la memoria de 2021 no hay rastro de este balance, tan solo, precisan la necesidad de “culminar en el siguiente ejercicio las formaciones en igualdad para todo el personal”.

Unos datos que vienen a confirmar la falta de paridad en general en Podemos. De hecho, en 2021, el Boletín Estadístico del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas, revelaba que el Ministerio de Igualdad carecía de los parámetros de igualdad. Solo 19 de los 88 trabajadores que disponía entonces el departamento dirigido por la ministra Irene Montero, eran hombres. Más datos que confirman la falta de paridad. El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales rechazó un contrato de Igualdad que pretendía contratar a 33 personas para ampliar el servicio del 016. En la convocatoria estipulaba que al menos 31 de las plazas tenían que ser para mujeres, según adelantó El Confidencial. El Tribunal acabó anulando el procedimiento por discriminación de género contraria al artículo 14 de la Constitución.

Por otro lado, la precariedad laboral es también una de las máximas que denuncia el partido y la propia ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Pero, en la casa morada, las nóminas inestables, superan a los contratos indefinidos, a pesar de la implementación de la reforma laboral este año. El abuso de los contratos basura es otra de las tareas a resolver por la nueva dirección. De la plantilla de 260 personas en 2021, solo 60 contaban con un contrato estable. La situación se repite en los años anteriores. Solo en 2015 se solventó esta situación y los indefinidos ganaban a los temporales, porque en ese año, coincidiendo con elecciones autonómicas y generales, el partido había contratado a 210 trabajadores temporales para este fin, mientras que 367 personas gozaban de un puesto indefinido.