Marruecos se rearma, del Bayraktar al SeaGuardian

Israel, Estados Unidos y Turquía son los principales vendedores de sistemas no tripulados al país magrebí

Dron Bayraktar en vuelo
Dron Bayraktar en vuelo FOTO: Baykar Baykar

Marruecos ha apostado por los drones como una de las capacidades clave de su creciente arsenal. Israel, Estados Unidos y Turquía son los principales vendedores de sistemas no tripulados al país magrebí, que en los últimos años ha aumentado su gasto en Defensa exponencialmente dedicando una parte muy importante a los RPAS.

Las adquisiciones a Turquía fueron las que abrieron el interés marroquí por los grandes sistemas no tripulados de combate. Una de las compras más importantes de los dos últimos por su cuantía fue la de 13 unidades de Bayraktar por 626 millones de dírhams, lo que al cambio equivale a más de 59 millones de euros. El acuerdo incluía cuatro estaciones terrestres de vuelo, un sistema de simulación configurable para la navegación de drones y un sistema digital de seguimiento y almacenamiento de información.

El TB2 tiene un diseño monocasco e integra una estructura de cola en “V” inversa. El fuselaje está fabricado con fibra de carbono, kevlar y compuestos híbridos, mientras que los segmentos de unión están constituidos por piezas de aluminio mecanizadas con control numérico de precisión.

La carga útil máxima del Bayraktar supera los 55 kilogramos y su configuración incluye un módulo de cámara electroóptica, un módulo de cámara infrarroja, un designador láser, un telémetro y un puntero láser. Estos UAV pueden atacar objetivos con bombas MAM-L y MAM-C guiadas por láser de alta precisión.

Los drones israelíes

Marruecos suele utilizar sus vehículos no tripulados para ejercer presión en la zona del Sáhara Occidental, sobre todo en la frontera con Mauritania, donde está la visita a Rabat del ministro de Defensa de Israel, general retirado Benny Gantz. También compró 150 drones ThunderB y WanderB a la israelí BlueBird para misiones de ISR.

FOTO: Infodefensa Infodefensa

El tercero de los drones israelíes que posee Mohammed VI, y el más grande, es el Hermes 900 (del cual posee tres unidades) fabricado por Elbit System. El Hermes 900 es un dron de media altitud y larga distancia (MALE) capaz de albergar multitud de cargas de pago distintas y está orientado a la detección terrestre y marítima de objetivos. Puede transportar una carga útil de hasta 350 kilos y volar hasta los 30.000 pies (casi 9.150 metros).

Este dispositivo tiene una autonomía que puede llegar a superar las 30 horas de vuelo. Hace dos años, la empresa anunció que integraría mejoras en sus drones, de forma que incorporó sistemas de comunicación satelital y sistemas automáticos de despegue y aterrizaje.

SeaGuardian, la evolución marítima del Predator B

Tras el apoyo de Estados Unidos a Marruecos en el conflicto sobre el Sáhara Occidental, se abrió una nueva etapa en las relaciones diplomáticas entre ambos países. Un hecho que vino acompañado de un acuerdo de 1.000 millones de dólares en armamento a través del cual adquirió cuatro drones similares a los Predator B españoles.

FOTO: Infodefensa Infodefensa

El modelo que posee Rabat es el MQ-9B SeaGuardian, una evolución del Predator B que actualmente opera el Ejército del Aire y del Espacio de España. El sistema cuenta con una envergadura de 24 metros, una longitud de 11,7 metros, un motor turbopropulsado de hélice firmado por Honeywell y un peso máximo al despegue de 5.670 kilogramos. El resto de especificaciones se completan con un techo de vuelo superior a 12.000 metros y una autonomía máxima de 40 horas.