El PSOE dice no entender a Podemos cuando pide retomar una coalición "que impidió"

Adriana Lastra: “Con Unidas Podemos se puede hablar de muchas cosas, pero la confianza para un gobierno de coalición se quebró en julio”. Desde Podemos insisten en que "el modelo de Gobierno de partido único se ha demostrado fracasado"

La portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados, Adriana Lastra
La portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados, Adriana Lastra

Un mes después de que se produjera la investidura fallida de Pedro Sánchez los avances para albergar una investidura que desencalle la situación política son nulos si el Gobierno no se aviene a negociar con el partido de Pablo Iglesias.

En los 27 días que restan para la convocatoria de elecciones, el PSOE hablará con su “socio preferente” Unidas Podemos de “muchas cosas” pero no de articular un Gobierno de coalición. Es la máxima que hoy mantiene el PSOE, una semana antes de que comience la ronda de negociaciones con el resto de partidos. Un mes después de que se produjera la investidura fallida de Pedro Sánchez los avances para albergar una investidura que desencalle la situación política son nulos si el Gobierno no se aviene a negociar con el partido de Pablo Iglesias. La formación morada reclama ponerse a negociar ya, con la propuesta programática y de estructura que enviaron la semana pasada, sin renunciar –en ningún caso- a entrar en el Gobierno. Sin embargo, el Gobierno está ya en otra pantalla y considera que son los morados los que dieron “por rotas” las negociaciones en julio.

Ha sido un periodo vacío en el que a penas ha habido contactos entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias -para avanzar en pro de un Ejecutivo que evite de nuevo las urnas- y ahora, una vez se inicia el nuevo curso político, los socialistas confirman que su objetivo es, tras recoger las propuestas de los colectivos sociales con los que el presidente del Gobierno en funciones se está reuniendo esta semana, confeccionar un “proyecto de país” y hablar después con el resto de partidos. Pero la propuesta de gobierno de coalición continúa enterrada. Así lo ha trasladado esta mañana la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, antes de dar comienzo la Diputación Permanente que decidirá hoy si Pedro Sánchez y ocho de sus ministros deben comparecer en el Congreso de los Diputados tras seis meses de silencio por su negativa a acceder a la Tribuna de Oradores del Hemiciclo.

“Estábamos dispuestos a un gobierno de coalición en julio. Pero Unidas podemos dio por rotas las negociaciones en el momento que se abstuvo en la última votación. Ahora, con una formación que nos ha dicho dos veces que no, podemos hablar de muchas cosas, pero la confianza para un gobierno de coalición se quebró. Mantuvimos hasta el último momento la oferta del Gobierno de coalición”, ha asegurado la también portavoz socialista.

Una vez Pedro Sánchez ha regresado de sus vacaciones, su objetivo y el del equipo es recoger las peticiones de los colectivos sociales para elaborar un “proyecto de país” y después presentárselo al resto de partidos, también a Unidas Podemos, pero no el de negociar una coalición. “Con Unidas Podemos la relación está como estaba antes. Ahora nos estamos reuniendo con colectivos para presentar este proyecto de Gobierno. Lo importante es hablar de las políticas y es lo que estamos haciendo, y después nos sentaremos con el resto de grupos y con Podemos que es nuestro socio preferente”, ha dicho Adriana Lastra. La portavoz también ha enfatizado en que su partido “no quiere elecciones” y que para evitarlo “lo lógico sería un acuerdo programático”. En el PSOE siguen lanzando la advertencia a la oposición de que aunque van a seguir “trabajando por este proyecto de país, a día de hoy Sánchez no es candidato a presidente del Gobierno”.

Desde Unidas Podemos siguen tendiendo la mano al Gobierno para volver a sentarse a negociar y aseguran que su formación política se lo han puesto "muy fácil". Su portavoz adjunta en el Congreso, Ione Belarra ha insistido en que el "modelo de Gobierno de partido único se ha demostrado fracasado", como puso de manifiesto la última negociación de los Presupuestos Generales del Estado. Y ha reclamado al Gobierno "urgentemente"que se "sienten a negociar"para seguir el modelo progresista que existe ya en otras comunidades autónomas.