Boris Johnson da su primer aviso a Margallo: «Soy fan de Gibraltar»

Aseguró que como ministro de Exteriores «redoblará la guardia» en los asuntos del Peñón

El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, coincidió ayer con su homólogo británico, Boris Johnson
El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, coincidió ayer con su homólogo británico, Boris Johnson

Aseguró que como ministro de Exteriores «redoblará la guardia» en los asuntos del Peñón

La reunión de ministros de Exteriores de la Unión Europea que se celebró ayer en Bruselas fue escenario del primer encuentro entre el los jefes de las diplomacias española y británica –José Manuel García-Margallo y Boris Johnson, respectivamente–. El informal intercambio de impresiones entre ambos ministros tuvo lugar poco después de que el nuevo secretario de Exteriores británico recibiera al ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, en el Foreign Office de Londres. En la reunión, que las autoridades gibraltareñas describieron como «muy positiva y cordial», Picardo expresó a Johnson la inquietud existente en Gibraltar sobre las repercusiones negativas que puede tener para la colonia británica la salida del Reino Unido del espacio común de la Unión Europea. Hasta el momento, la unica limitación que Madrid tenía a la hora de endurecer los controles en la Verja venía de Bruselas pero, cuando el Brexit se consume, Gibraltar dejará automáticamente de pertener a la UE, con todo lo que ello conlleva en cuanto a la libre circulación de personas hacia y desde el Peñón. Johnson confirmó a Picardo que conocía la situación de la colonia, ya que él mismo sufrió las temidas colas en viajes privados y, por tanto, comprende la frustración de los gibraltareños de primera mano. «Soy un fan de Gibraltar; es un lugar que admiro mucho», confesó el excéntrico líder británico, uno de los principales defensores de la salida de la UE. Johnson aseguró asimismo que desde su cargo al frente del Foreign Office será «indefectiblemente firme» acerca de la soberanía del Peñón y que Reino Unido «redoblará la guardia» en los asuntos relacionados con Gibraltar.

Por su parte, Picardo señaló tras la reunión que ésta había sido «realmente positiva» y que «tener la posibilidad de exponerle las inquietudes a las que se enfrenta Gibraltar ha sido muy útil». El encuentro con el nuevo jefe de la diplomacia británica tuvo lugar el sábado a última hora en Londres. La entrevista se produjo antes de que el ministro principal del Peñón viajara a las Islas Turcas y Caicos –un archipiélago británico en el Atlántico, al norte de La Española– para asistir a la Conferencia Ministerial Conjunta de los Territorios Británicos de Ultramar.

También se hizo público ayer que las autoridades gibraltareñas recibieron un compromiso escrito del entonces primer ministro David Cameron: «Gibraltar lleva 300 años siendo británica y quiero que así se mantenga», escribió en una respuesta al diputado conservador Bob Neil, señalado defensor de los intereses de Gibraltar en la Cámara de los Comunes.