Doña Cristina podrá ausentarse de casi todo el juicio

Los procesados no están obligados a asistir a la vista tras los interrogatorios

Samantha Romero (izda.) y Rocío Martín, dos de las magistradas que integran el tribunal del «caso Nóos», ayer en Palma
Samantha Romero (izda.) y Rocío Martín, dos de las magistradas que integran el tribunal del «caso Nóos», ayer en Palma

La Infanta Cristina tendrá que seguir sentada entre los 18 acusados del «caso Nóos», pero no tendrá la obligación de estar presente en todas las sesiones de la vista oral, que está previsto que concluya a finales de junio. De hecho, como el resto de procesados (salvo Miguel Ángel Bonet, ex asesor jurídico de Ibatur, en prisión por otra causa), podrá optar por ausentarse de la sala desde que concluyan las declaraciones de todos los procesados hasta que el tribunal les otorgue el derecho a la última palabra antes de dejar visto para sentencia el proceso. Es decir, que si las previsiones se cumplen, podrá ausentarse del plenario durante cuatro meses: desde finales de febrero hasta finales de junio.

Como ya informó LA RAZÓN el pasado día 8, el tribunal, entonces presidido por el ahora diputado podemita Juan Pedro Yllanes, ya tranquilizó a las defensas de los acusados respecto a esta cuestión en la reunión mantenida en Palma en octubre de 2015 para organizar la vista. Entonces, los abogados de los procesados obtuvieron el compromiso de que –dada la prolongada duración del juicio y el hecho de que la mayoría de los acusados proceden de fuera de las islas Baleares– se les permitiría ausentarse durante las declaraciones de los casi 400 testigos y durante el trámite pericial y documental. Siempre y cuando, claro, los procesados estén representados en la sala por su abogado o por otra defensa en su nombre.

Durante la primera sesión del juicio, Manos Limpias sacó a colación este asunto para oponerse a que el tribunal dé el visto bueno a esta posibilidad. «No es un derecho de los acusados asistir a la vista, sino una obligación», insistió la abogada Virginia López-Negrete, que advirtió de la posibilidad de que alguno se escude en esa ausencia para alegar indefensión ante el Tribunal Supremo.

Para evitarlo, el tribunal aclaró que antes explicará a los acusados «cuáles son sus derechos» y que instará a sus defensas a renunciar expresamente a alegar cualquier tipo de indefensión a posteriori, a lo que los abogados accedieron.

El fiscal Pedro Horrach avaló la ausencia de los procesados y aclaró que la decisión «ya estaba tomada» por el tribunal: «La presencia de su representación letrada tras las declaraciones es más que suficiente para garantizar sus derechos», insistió.

Horrach discrepa pero ve la decisión «muy argumentada»

El fiscal de Anticorrupción Pedro Horrach aseguró ayer que, aunque no comparte la decisión de la Audiencia de Palma, la respeta y la considera «muy argumentada jurídicamente» y «sólida». «Tal como he postulado hasta ahora, no comparto las decisiones ni la argumentación de la Sala que ha decidido sobre este tema, pero son los magistrados los que tienen que tomar la decisión. Por tanto, respeto una decisión que está muy argumentada jurídicamente y que estimo sólida», dijo. Horrach, que pidió el archivo de la acusación contra la Infanta en aplicación de la «doctrina Botín», precisó que interrogará a Doña Cristina durante el juicio porque la función de la acusación pública «en defensa de la legalidad», recordó, implica interrogar no sólo a los que uno acusa, sino también a los demás». Horrach ha asegurado que “a día de hoy no hay pacto alguno” con los acusados del caso Nóos. En opinión del fiscal, la decisión adoptada por el tribunal de la sección primera de la Audiencia de Palma no influye en posibles acuerdos de conformidad con alguno de los acusados: “Se pueden producir en cualquier momento y en la mayoría de los casos los pactos se producen habitualmente minutos antes de celebrarse el juicio”. De cara a la continuación del juicio, del que quedan cinco meses, Horrach ha pedido calma: “Serenidad para poder desarrollar nuestro trabajo de forma tranquila y sosegada”.