Política

El Gobierno se vuelca con la Marca España

José Manuel Soria y Jorge Fernández acudieron a la presentación de la Marca España
José Manuel Soria y Jorge Fernández acudieron a la presentación de la Marca España

- Según todos los estudios estadísticos, la imagen de España es mucho mejor en el extrajero que dentro de nuestro propio país. Es decir, los españoles pensamos de nosotros mismos peor que los foráneos.

Así lo aseguró ayer el Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros, durante la clausura de una jornada que reunió en Valencia a lo más granado del mundo empresarial y político español del momento.

Nada menos que un total de siete ministros acudieron a este acto, el primero que realizaba el Alto Comisionado. Los responsables de Defensa, Justicia, Fomento, Interior, Industria, Agricultura y, por supuesto, el de Asuntos Exteriores, estuvieron presentes.

El objetivo del encuentro era sacar conclusiones sobre qué hacer para mejorar la imagen del país en el extranjero, para recuperar la confianza. Una de las principales claves en las que todo el mundo coincidió fue en la necesidad de que los propios españoles se lo crean.

«Somos muchos más y mucho mejores de lo que dentro y fuera de nuestras fronteras se ha trasladado con no muy buenos intereses», señaló la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, una de las anfitrionas del encuentro.

«Si no nos lo creemos nosotros, no se lo vamos a hacer creer a nadie», aseguraba el presidente de la patronal autonómica valenciana, Cierval, José Vicente González, quien aseguró que ha llegado el momento de abandonar el «antichovinismo» y destacó que no es tiempo de «nacionalismos ni provincialismos», sino de aunar esfuerzos todos los españoles y remar en una misma dirección.

El encuentro estuvo dividido en cuatro mesas redondas sobre grandes temas (turismo, infraestructuras, industria y agroalimentación) en las que participaban empresarios así como representantes del Gobierno central, el autonómico y del propio Ayuntamiento valenciano.

La intención era que los hombres de negocios que pisan la realidad de la economía y conocen cuáles son los problemas a los que hay que hacer frente, plantearan cuestiones a los representantes políticos y, todos juntos, llegaran a una serie de conclusiones.

Una de las principales ideas que surgió fue que las administraciones son las primeras que deben dar ejemplo de comportamiento riguroso y que los escándalos políticos no benefician a la imagen de las empresas españolas en el exterior.

A este respecto, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, negó que las informaciones sobre los problemas políticos españoles y los asuntos relacionados con la corrupción afecten a las variables económicas del país. «La de España es una imagen muy consolidada y a largo plazo, no se cambia para bien ni para mal en segundos».

Los empresarios reclamaron también un mayor apoyo del Gobierno en el proceso de internacionalización y que se consuman más productos españoles dentro del propio país. «No puede ser que nos cueste más vender nuestros productos en Sagunto (Valencia) que en Sao Paulo (Brasil)», se quejaba Amadeo Salvo, representante de la firma Power Electronics y presidente del Valencia CF. En definitiva, que antes que vendernos al exterior, nos tenemos que creer que somos buenos, que podemos y lo conseguimos.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, José Vicente Morata, que participó en la clausura del acto, pidió que la acción diplomática «se comprometa con la comercial y le dé sustento».