El pleno al 9 del clan Pujol: Josep, también imputado

La UDEF considera que la familia actuaba como un grupo criminal y De la Mata imputa por blanqueo a Pere y a Josep, el único que no lo estaba

Pere Pujol, hijo del expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol, en su comparecencia en la comisión sobre fraude fiscal que se está celebrando esta tarde en el Parlament de Cataluña.
Pere Pujol, hijo del expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol, en su comparecencia en la comisión sobre fraude fiscal que se está celebrando esta tarde en el Parlament de Cataluña.

La investigación judicial de la fortuna de la familia Pujol y de las comisiones bajo sospecha cobradas por algunos de los hijos del ex presidente de la Generalitat dio ayer un paso decisivo con la mayor operación policial puesta en marcha hasta ahora por la Audiencia Nacional contra sus integrantes, en quienes la UDEF ya aprecia hechuras de grupo criminal. Los quince registros ordenados por el juez José de la Mata –en los que intervinieron 200 agentes y que se sucedieron durante todo el día– terminaron cerrando el círculo de las imputaciones sobre el único hijo de Jordi Pujol y Marta Ferrusola, Josep, que hasta ahora no había sido imputado. Deberá declarar el próximo 13 de noviembre, junto a su hermano Pere (ambos por blanqueo). Tras esta decisión, toda la familia Pujol Ferrusola (el matrimonio y sus siete hijos) se encuentra imputada en distintos procedimientos judiciales que, tal y como adelantó LA RAZÓN, terminarán previsiblemente acumulándose en una «macrocausa» en la Audiencia Nacional.

El detonante de la «operación Hades» (la elección por parte de la UDEF del dios griego del inframundo y de la morada de los muertos tiene visos de metáfora del descenso a los infiernos del otrora todopoderoso clan Pujol) ha sido la remisión, por parte de las autoridades de Andorra, de la información solicitada en su día por el antecesor de De la Mata, el juez Pablo Ruz, sobre las cuentas bancarias de Jordi Pujol Ferrusola y su ex esposa, Mercé Gironés (imputados por delito fiscal y blanqueo) y de las sociedades controladas por ambos.

La abundante documentación, pendiente de un análisis detallado, echaría por tierra la versión del patriarca, el ex president Jordi Pujol, sobre el origen de la fortuna familiar –una herencia paterna de la que, más de un año después, sigue sin haber constancia documental alguna–, aportando indicios de que ese dinero procedería, en realidad, del supuesto pago de comisiones a cambio de adjudicaciones públicas de la Generalitat o de ayuntamientos controlados por CiU.

Los Pujol se desayunaban ayer con una quincena de registros ordenados por el juez De la Mata por delitos de cohecho y blanqueo: desde la vivienda familiar donde se encuentra convaleciente de una operación el primogénito, Jordi Pujol Junior (administrador de la fortuna familiar y presunto nexo de unión entre los negocios de sus integrantes, según fuentes de la investigación), hasta los domicilios de dos de sus hermanos, Josep y Pere (donde los agentes hallaron casi 100.000 euros en metálico, informa Ep) y de su ex esposa, así como dos naves industriales y el despacho barcelonés donde tiene domiciliadas tres de sus empresas bajo sospecha (Iniciatives, Marketing i Inversions, Project Marketing Cat y Active Translation).

Según Anticorrupción, cinco sociedades controladas por Pujol Ferrusola y Gironés habrían percibido más de ocho millones de euros en comisiones de empresas constructoras que, sospecha la Fiscalía, se habrían abonado como contraprestación por la adjudicación de contratos públicos. De la Mata investiga los 32 millones de euros que Jordi Pujol Jr. movió en ocho años, entre 2004 y 2012 en trece países, entre ellos Suiza, Islas Caimán y Liechtenstein.

Petición de careo

A la espera de las diligencias que solicite la Fiscalía, la acusación popular que ejerce UPyD en la causa contra Jordi Pujol Ferrusola ya ha adelantado que sus abogados pedirán un careo entre los miembros de la familia.

Los registros ordenados por la Audiencia Nacional se extendieron también a los domicilios de Carles Vilarrubí, vicepresidente del Barcelona, y del ex directivo Jaumer Ferrer (a quien la Fiscalía acusa de enmascarar comisiones de Jordi Pujol Ferrusola a través de dos de sus empresas), así como a las sedes de algunas empresas que ya están siendo investigadas por el supuesto pago de comisiones al primogénito del ex president.

Los agentes registraron, entre otras, las sedes de Isolux, la empresa de Luis Delso (imputado en la causa por el supuesto pago de comisiones), y de EMTE, de Carles Sumarroca, igualmente imputado, así como sus respectivos domicilios. Fuentes de la defensa de este último insisten en que Sumarroca «sólo contrató una vez» con Jordi Pujol por asesorar a su empresa EMTE, para poner en marcha una filial en México, «una labor por la que se le pagaron 132.000 euros que se han acreditado documentalmente ante el juez».

Los agentes también registraron las sedes de las dos empresas vinculadas a Pere Pujol (Mt Tahat) y Josep (Blau Consultoria), que también están siendo investigadas por el juez Santiago Pedraz por los 114.434 euros cobrados por ambos y por Jordi y Oleguer Pujol a cuenta de unas asesorías inmobiliarias que, según ha constatado Anticorrupción, no se corresponden con trabajo alguno.

De la Mata está pendiente de que la titular del Juzgado de Instrucción número 31 de Barcelona le remita toda la investigación sobre la fortuna de los Pujol, como le ha instado la Fiscalía.

Investigados los coches de lujo de JR.

Coches de lujo, de carreras, clásicos, alguna moto... Es lo que tenía guardado Jordi Pujol Ferrusola en una nave industrial en Barcelona. Era su colección particular de vehículos (una afición ya conocida), entre la que los investigadores que la registraron encontraron varios modelos de Ferrari, de Porsche y algún deportivo preparado para la competición. Y entre todo ese lujo, un Seat 127 con más de 30 años de antigüedad.