Política

Rivera: “Por responsabilidad dimito de mi cargo y renuncio a mi acta de diputado”

El candidato naranja anuncia su dimisión como presidente de Ciudadanos, que no recogerá el acta de diputado y que abandona la vida pública

"La vida es mucho más que la política, tengo vida, la tuve y la tendré más allá de la política", ha dicho Rivera en su comparecencia tras confirmar su dimisión al frente de Cs y que no tomará posesión de su escaño.

Publicidad

Dimisión total. Albert Rivera ha comparecido pasado el mediodía para anunciar que dimite como presidente de Ciudadanos, que no recogerá el acta como diputado y que ser retira de la vida pública: “La vida es mucho más que la política; tuve esa vida, la tengo y la tendré. Es momento de servir a mis padres, a mi hija, a mi pareja que ha estado a mi lado aguantándolo todo y a mis amigos. Quiero ser feliz”.

Emocionado y tras recibir el aplauso de los suyos durante más de dos minutos, Rivera ha anunciado estas tres decisiones, dos políticas y una personal, pocas horas después de conocer los malos resultados cosechados por Ciudadanos en las elecciones generales de este 10 de noviembre. El partido naranja se dejó en las urnas 47 diputados hasta quedarse únicamente con 10 asientos en el Congreso.

Publicidad

“Debo asumir toda la responsabilidad en primera persona. Yo nunca he escatimado en responsabilidades. Nunca me he escondido y por eso mi primera decisión es que dimito como presidente de Ciudadanos para que un Congreso extraordinario elija el nuevo rumbo”, ha asegurado Rivera ante los medios y ante la plana mayor de la formación. “Por responsabilidad debo dimitir. Cuando hay éxitos en un proyecto colectivo, los éxitos son de todos y los malos resultados son del líder. He aprendido a ser responsable. Dimito para que el proyecto pueda elegir las rienda del futuro”.

Publicidad

¿Qué otros líderes dimitieron tras un fracaso electoral en España?

En segundo lugar, ha querido dejar claro que no recogerá su acta como diputado: “Ser diputado en el Congreso no es una nómina es un honor”, ha señalado. “Me he pellizcado cada vez que iba al Congreso del orgullo de ser diputado. Es hora de dar paso a otro diputado que sirva a España”. Sobre el futuro de España ha deseado “suerte” a los que deban liderar el país a partir de ahora y ha querido en este punto parafrasear a Barack Obama: “Si para ganar tienes que dividir a la gente, vas a tener un país ingobernable”. Y ha añadido: “Llevo años trabajando para que los españoles nos demos la mano, no para dividirse en rojos y azules”.

En tercer lugar y en un plano más personal, Rivera ha avanzado que no seguirá en política tras este 10-N. “Dejo la política y la vida pública en coherencia con lo que soy. He disfrutado y he aprendido muchísimo en estos años y me he sentido muy orgulloso de pasear por este país. Vengo de la sociedad civil, tengo una profesión y me han enseñado en mi casa a trabajar con mis manos”.

Publicidad

Un Congreso sin fecha que señala a Arrimadas

Esta dimisión convierte a Albert Rivera en la primera víctima política del bloqueo en el que vive instalado el país desde hace meses. Rivera, como él mismo ha recordado en su despedida, tomó las riendas del partido -en ese momento como plataforma- en julio de 2006, cuando estaba trabajando de abogado: “Unos cuerdos muy locos montamos un proyecto que defendía la libertad y la regeneración democrática. Tuvo frutos en Cataluña. Queríamos que el centro político volviera a existir. En cinco años hemos conseguido que el proyecto no sólo sea un sueño sino una realidad en Europa, en muchos gobiernos autonómicos y en 400 ayuntamientos”.

En su repaso a la trayectoria de Ciudadanos, ha destacado que apenas hace seis meses el partido logró romper su techo electoral: “Conseguimos el mejor resultado electoral con los mismos programas y equipos”. Ahora, el futuro de la formación pasa por lo que suceda en un Congreso extraordinario, que aún no tiene fecha. Ante ese horizonte, todas las miradas estarán puestas por Inés Arrimadas.

Se trata de la dirigente morada mejor posicionada, fundamentalmente por tres cuestiones: ya tomó el relevo de Rivera en Cataluña cuando éste dio su salto a la política nacional, es la opción con más tirón entre el electorado naranja y, además, podrá dirigir la nueva etapa del partido desde el Congreso, al haber logrado acta de diputada, al contrario de lo que le ha sucedido a buena parte de la plana mayor.

Aguado también se postula

Pero no es el único nombre que podría estar sobre la mesa. Fuentes del entorno del vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, han asegurado a Europa Press que no descartan que él pudiera aspirar a liderar el partido, aunque primero querría hablar con Arrimadas para saber qué planes tiene su compañera. En cualquier caso, hay tiempo para que se postulen los posibles candidatos. De momento, se tiene que reunir el Consejo General de la formación naranja, que constituirá una gestora que se hará cargo del partido de forma interina y convocará la Asamblea General extraordinaria.