Garzón acusa a Podemos de hacer un viraje al centro para ser «la UCD del presente»

Defiende la reforma total de la Carta Magna frente al «maquillaje” de otros partidos»

El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, participó en un desayuno informativo que organiza en Madrid Nueva Economía Fórum. EFE/Emilio Naranjo
El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, participó en un desayuno informativo que organiza en Madrid Nueva Economía Fórum. EFE/Emilio Naranjo

El partido liderado por Garzón se postula ahora como el único partidario de elaborar una nueva Constitución una vez que Podemos ha dado marcha atrás con respecto a esta propuesta.

“Queremos repensar un nuevo país”. Así de contundente se ha mostrado Alberto Garzón esta mañana al hablar de la principal propuesta de la federación de izquierdas de cara al 20-D. Para construir los cimientos de ese nuevo país IU apuesta por abrir un proceso constituyente, la idea sobre la que girará todo su programa electoral. El partido liderado por Garzón se postula ahora como el único partidario de elaborar una nueva Constitución una vez que Podemos ha dado marcha atrás con respecto a esta propuesta.

Garzón tampoco ha dudado en criticar directamente a los cuatro partidos que cosecharían hoy la mayoría de los sufragios a tenor de las encuestas –PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos–. Considera que se han embarcado todos ellos en un viaje hacia el centro para captar un número mayor de votantes. “Esto responde a una visión mercantilizadora de la política en la que más que partidos son empresas que venden un producto y que intentan adecuarlo a lo que el consumidor quiere comprar”, ha aseverado. “Entendemos que la voz de izquierdas siempre resulta incómoda a proyectos que aspiran a ser la UCD del presente”, ha zanjado en referencia a la moderación que ha experimentado en los últimos meses el partido liderado por Iglesias.

La formación considera que los problemas a los que se enfrenta España tienen un origen estructural y que una reforma parcial de la Constitución dejaría un escenario similar al actual y no resolvería los problemas de fondo. “Es importante estar alerta ante el espejismo constitucional al que nos quieren empujar algunos partidos”, ha asegurado Garzón en un desayuno informativo en Madrid. El candidato a la presidencia opina que modificar exclusivamente determinados artículos sería un mero “ejercicio de maquillaje”.

Republicana, federal y feminista. Sobre estas patas se fundamentaría la nueva Constitución que pone IU encima de la mesa. En la ley fundamental que defiende IU también se garantizarían los derechos fundamentales como la vivienda y el trabajo. Además, la formación propone que el Estado actúe como un empleador de último recurso, al que los ciudadanos podrían recurrir en caso de no encontrar un trabajo. Garzón ha asegurado que la Constitución que se fraguó en 1978 ya no refleja la “realidad social que existe hoy en día” y que la sociedad actual está en condiciones de aprobar una nueva puesto que “tiene la madurez suficiente como para pensar en su futuro sin la tutela de las élites políticas y económicas”. En relación con esto, el candidato a La Moncloa ha anunciado que no acudirá a los actos oficiales que tendrán lugar el próximo domingo con motivo del Día de la Constitución porque, a su juicio, la actual Carta Magna no representa “a las clases populares”.

La propuesta de IU implicaría recurrir al artículo 168 de la actual Constitución, que recoge la posibilidad de reforma total de la misma. Para ello, sería necesario el acuerdo de dos tercios de ambas Cámaras, la convocatoria de nuevas elecciones, que las nuevas Cortes avalaran la Carta Magna propuesta también por mayoría de dos tercios y que ésta fuera sometida a referéndum. Si bien Podemos defendió esta idea en sus orígenes, Pablo Iglesias ha ido bajando su efusividad con respecto a esta propuesta de manera paulatina hasta defender únicamente una reforma.