Iglesias y Montero piden escolta policial 24 horas

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, solicitó hace algunas semanas al Ministerio del Interior que se le asignara una «escolta integral» (las 24 horas del día) ante los posibles riesgos que pudieran sufrir él y su familia, según informaron a LA RAZÓN fuentes conocedoras del asunto.

El departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska, tras los preceptivos informes de los especialistas en la materia, ha accedido a la petición, con lo que el dirigente «podemita» se une a las 180 personas que en España, bien por su cargo o por el peligro que pueden sufrir, disponen de este tipo de medidas de seguridad.

En concreto, se le han asignado cuatro agentes de la Brigada de Escoltas que le acompañarán en todos sus desplazamientos, desde que salga de su vivienda, un chalet en la localidad madrileña de Galapagar, hasta que regrese.

En principio, la vigilancia estática de la casa correspondería a la Guardia Civil, pero en medios próximos a este Cuerpo se aseguró que consta una denuncia presentada por Iglesias ya que en el buzón de dicho domicilio alguien había introducido heces. Sin embargo, no se había recibido la orden de realizar una vigilancia permanente del lugar, lo que no se descartaba si se le ha asignado una escolta integral.

Asimismo, subrayaron que hace algún tiempo, al saltar a la opinión pública la figura de Pablo Iglesias y suscitar la controversia de algunos sectores de la sociedad, entre los que había personas que le increpaban en lugares públicos cuando advertían su presencia, como aeropuertos, se comentó la posibilidad de asignarle protección, extremo que no aceptó entonces el dirigente de Podemos.

Con posterioridad, se han producido incidentes que aconsejaban que se adoptara alguna medida de protección, como el ocurrido en septiembre de 2017 en Zaragoza, con ocasión de una asamblea de Podemos.

Decenas de personas increparon desde la calle a los reunidos hasta el punto de que Iglesias y otros de los asistentes precisaron de protección policial para poder abandonar el lugar sin sufrir ningún ataque.

La figura de Pablo Iglesias, sobre todo después de sus acuerdos con el PSOE, que permitieron que Pedro Sánchez fuera investido presidente, provoca reticencias en sectores de la sociedad por la influencia que tiene en la vida política española.

Un portavoz del Ministerio del Interior, consultado por este periódico, no quiso comentar el asunto de la escolta a Iglesias por razones «obvias» de seguridad, al igual que no se habla de la que disponen otros políticos y personalidades.