La Audiencia estudiará si se investiga a Tardà por un homenaje a Otegi

Debatirá mañana reabrir una denuncia por un acto al que asistió junto a cinco diputados de Amaiur. Si el tribunal aprecia indicios de delito, la causa debería remitirse al Supremo por ser aforados

«Foto de familia» de los participantes más relevantes en el homenaje a Otegi del pasado enero en Logroño
«Foto de familia» de los participantes más relevantes en el homenaje a Otegi del pasado enero en Logroño

La Audiencia Nacional debatirá mañana si investiga un acto de homenaje a Arnaldo Otegi –celebrado a las puertas de la cárcel de Logroño, donde cumple condena, el 28 de enero del pasado año– en el que participaron el diputado de ERC Joan Tardà, cinco parlamentarios de Amaiur y ex dirigentes de la ilegalizada Batasuna como Pernando Barrena y Rufi Etxeberria, entre otros. La Sección Segunda de la Sala de lo Penal se reunirá para deliberar sobre el recurso de apelación presentado por Dignidad y Justicia (DyJ) contra la decisión del juez Fernando Andreu de archivar la denuncia impulsada por la asociación que preside Daniel Portero al no apreciar indicios de delito.

El magistrado acordó el 6 de marzo de 2012 el sobreseimiento a instancias de la Fiscalía, apoyándose en un informe policial que concluía que no se produjo ninguna conducta «que fuera merecedora de sanción penal o administrativa». Si finalmente la Audiencia aprecia indicios de delito debería remitir la causa al Tribunal Supremo por la condición de aforados de los parlamentarios.

Una vez aceptada su personación en la causa a instancias de la propia Sección Segunda (rechazada con anterioridad por el juez por defecto de forma), Dignidad y Justicia recurrió en noviembre el archivo ante el propio juez –que ratificó el sobreseimiento el pasado 3 de diciembre– y en apelación ante la Sala de lo Penal. Ahora, serán los magistrados Enrique López (ponente de la resolución), Ángel Hurtado y Julio de Diego los encargados de resolver la controversia, según consta en una diligencia del pasado día 11 –a la que ha tenido acceso LA RAZÓN– en la que se señala el día de mañana para la deliberación.

Si los tres jueces aprecian indicios de delito, devolverán la causa al instructor para que reabra la misma y, a continuación, y dada la condición de aforados de seis de los denunciados, remita las diligencias al Tribunal Supremo, la instancia competente para investigarles. Pero la Sala también podría optar, además, por ratificar la decisión del juez Andreu (en cuyo caso la denuncia no tendría más recorrido judicial) o instar al magistrado a practicar nuevas diligencias, como pide DyJ, para cerciorarse con argumentos más sólidos de que no existen indicios de delito en el comportamiento de los asistentes al acto.

Dignidad y Justicia afirma que Tardà y los diputados de Amaiur Rafa Larreina, Mikel Errekondo, Jon Iñarritu y Maite Aristegui (Iñaki Antigüedad, que también asistió, renunció a su acta de diputado el pasado mayo) participaron en un acto de enaltecimiento del terrorismo y cree que el magistrado «no tendría que haber basado su resolución en un solo informe», el policial. El mismo que reseñó que a resultas del mismo «no se procedió a instruir diligencia penal alguna ni se levantó acta por infracción administrativa». La asociación denunciante sostiene que «no se llevaron a cabo todas las diligencias para el esclarecimiento de los hechos».

DyJ recuerda que la concentración se celebró junto a una gran fotografía de Otegi –condenado a seis años y medio de prisión por intentar reconstruir la ilegalizada Batasuna– con el lema «Arnaldo, libertad». Al acto asistieron más de un centenar de personas, entre ellas la actual diputada de Eh-Bildu Laura Mintegi; la abogada y ex dirigente batasuna Jone Goirizelaia y Asier Zengoitia, portavoz de la plataforma de apoyo a Otegi. Este último leyó un comunicado en el que se denunciaba que el dirigente abertzale «lleva 837 días secuestrado por el Estado español». Además, se dio lectura a una carta en cinco idiomas (en catalán por el propio Tardà) del dramaturgo y ensayista Alfonso Sastre en la que se ensalzaba «el temple ético y madurez política» de Otegi.