Política

La calculadora de Sánchez: ¿cuántos votos necesita para ser investido presidente?

El líder del PSOE encara la semana de su posible investidura con la crucial negociación con Unidas Podemos como centro de interés

El líder del PSOE encara la semana de su posible investidura con la crucial negociación con Unidas Podemos como centro de interés

Publicidad

Este lunes a las 12 de la mañana comienza en el Congreso de los Diputados el debate de investidura que podría oficializar a Pedro Sánchez como Presidente del Gobierno. El líder del PSOE necesita una serie de votos cruciales para que la investidura salga adelante. La sesión de investidura se alargará durante todo el día con las intervenciones del Presidente del Gobierno en funciones y la del resto de grupos parlamentarios, que darán paso a la primera votación que se producirá el martes día 23. Si Pedro Sánchez quiere ser investido ese día necesitará un total de 176 “síes”, lo que supone una mayoría absoluta.

Es en este punto cuando entra en juego la calculadora de Sánchez. Si no es investido el martes, tendrá una segunda oportunidad el próximo jueves día 25, cuando podría ser investido por mayoría simple, es decir, necesitará que haya más “síes” que “noes”. La negociación con Unidas Podemos es el fundamental para que la investidura salga adelante ya que necesita sus 42 diputados.

Publicidad

Actualmente el PSOE cuenta previsiblemente con los “síes” del PNV, Compromís y el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) que harían un total de 131 votos a favor. En cambio PP, Ciudadanos, Vox, Navarra Suma y Coalición Canaria votarían en contra de la investidura de Sánchez, que hacen un total de 151 “noes”. ERC, JxCat y Bildu se mantienen dubitativos a la espera de lo que pase con la negociación entre el PSOE y Unidas Podemos.

Publicidad

En caso de la abstención de estos tres últimos partidos, la investidura saldría adelante con 173 votos a favor y 151 en contra, siempre y cuando Unidas Podemos de su “sí” a Sánchez. Si sumara los apoyos únicamente de ERC, JxCat o Bildu, unidos a los de Podemos, el PSOE podría obtener una mayoría absoluta en primera votación. Cualquier voto en contra de la formación morada supondría un portazo a la investidura de Sánchez, quedando como única opción una abstención por la derecha.