Política

Las provincias con menos de seis escaños hunden a Rivera

Los 103 diputados de la España Vacía. Cs logró 19 escaños el 28-A y ahora no tendría ninguno. Vox optaría a 9/10 y el PP desbanca al PSOE al lograr entre 39/41 frente a los 34/40 de los de Sánchez

Las peculiaridades del sistema electoral español, como es de todos conocido, son especialmente crueles con los partidos pequeños y sensiblemente benignas con los grandes partidos. Un ejemplo de ello es el flagrante ejemplo de los 18 escasos diputados que tuvo Izquierda Unida en las elecciones generales de 1993 con nada menos que 2,3 millones de votos. O los 24 de Vox con 2,6 millones en el pasado 28-A. Sin embargo, es en las circunscripciones electorales con muchos diputados donde la «discriminación» a los partidos pequeños apenas se produce: hay demasiados escaños a repartir y todos los partidos, por decirlo de alguna manera «sacan tajada». La situación es la contraria en las 28 circunscripciones en las que se reparten 5 o menos diputados: es en estas provincias donde la lucha por cada diputado es sin cuartel y donde, en muchas ocasiones, partidos políticos con hasta 150.000 votos no obtienen representación.

Publicidad

Pues bien, la macroencuesta electoral de NC Report para LA RAZÓN arroja un panorama verdaderamente desolador para Ciudadanos, que perdería más de 10 escaños y centenares de miles de votos en estas 28 provincias. De hecho ,el gráfico que acompaña estas líneas es revelador: la formación de Rivera no opta a ni un solo escaño de los 103 que se dirimirán en esta «España vacía». Este es el escenario culpable en buena parte del descalabro del partido naranja, que pasa de 57 a 15 diputados y que condenaría a Rivera al gallinero.

Las malas noticias para Ciudadanos se convierten en óptimas para Vox. El partido de Abascal solo arañó dos escaños en estas 28 provincias con menos representación. Concretamente un diputado por Ciudad Real y otro por Valladolid. Por el contrario ahora opta a 9/10 diputados y tiene serias posibilidades de materializar 5 de ellos (los que logró en el 28-A y, además, Guadalajara, Albacete y Salamanca). Otras provincias que podrían enviar un representante de Vox al Congreso son Burgos, Huelva, Jaén y Cantabria. Las provincias con menos representación también dan buenas noticias al PP de Casado. De hecho de estas 28 provincias –tradicional caladero de votos de los populares– el partido de centro derecha sería la fuerza más votada en 23. Solo Ceuta, Huesca, Huelva, Lérida y Navarra se le escaparían pero en esta última provincia se trata de una coalición en la que está el PP. Buena parte de la subida de escaños que experimentaría el partido tendría lugar en estas circunscripciones electorales. Prueba de ellos es que de estos 103 decisivos, el PP lograría entre 39 y 41.

El PSOE dominó el 28-A este sector electoral español pero claramente será desbancado por el PP en esta cita con las urnas. En las 28 circunscripciones con menos de 6 escaños el PSOE de Sánchez logrará 34/40 diputados.

Publicidad

500.000 votos de Vox se perdieron

El sistema electoral español fue especialmente inmisericorde con la formación de Santiago Abascal en las pasadas elecciones generales. Concretamente fueron 503.000 votos de Vox los que no se transformaron en escaño en las provincas con menos de 6 diputados. Abascal solo logró escaño en Valladolid y en Ciudad Real pero según la macroencuesta ahora opta a entre 9 y 11 diputados que sumados al resto de provincias podrían convertir a Vox en tercera fuerza.

Publicidad