Los fugados: «Junqueras se equivocó al creer que el TS no pasaría el rodillo»

El entorno de Puigdemont y los ex consellers huidos opinan que la negativa del juez a dejar libre al líder de ERC reafirma su decisión de ir a Bruselas. «Se lo avisamos: “Esto va para largo”».

El Tribunal Supremo negó hace unos días a Junqueras el permiso para acudir a votar al Parlament
El Tribunal Supremo negó hace unos días a Junqueras el permiso para acudir a votar al Parlament

El entorno de Puigdemont y los ex consellers huidos opinan que la negativa del juez a dejar libre al líder de ERC reafirma su decisión de ir a Bruselas. «Se lo avisamos: “Esto va para largo”».

El día 2 de noviembre sus caminos se separaron. Carles Puigdemont y otros cuatro ex consellers –Antoni Comín, Meritxell Serret, Lluís Puig y Clara Ponsatí– huyeron a Bélgica obviando la citación judicial mientras Oriol Junqueras y el resto de ex integrantes del Govern comparecían en la Audiencia Nacional para hacer frente a su imputación por sedición, al igual que habían hecho dos semanas antes los líderes soberanistas Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, «los Jordis».

Dos meses y medio después y a sólo unas horas de que se constituya el Parlament, Junqueras, Sánchez y el ex conseller Forn (todos ellos diputados electos) siguen en prisión, una estancia que el juez del Tribunal Supremo que les investiga, Pablo Llarena, prevé prolongada. Y Puigdemont y los otros cuatro ex consellers continúan en Bélgica.

La negativa de Llarena a permitir la salida de prisión del ex líder de ERC, el ex presidente de la ANC y Forn tiene una indudable lectura para el ex presidente de la Generalitat y los antiguos miembros de su Govern huidos a Bruselas. «Nos reafirma en nuestra estrategia», aseguran fuentes de su entorno. «Lo único que hace es corroborar lo que preveíamos». Y es que, añaden esas mismas fuentes, siempre han tenido claro que de regresar a España a Puigdemont y a los otros ex consellers les espera una larga estancia en prisión. «El mensaje del Tribunal Supremo es nítido: “Hagáis lo que hagáis, dentro os quedáis”». «Junqueras se equivocó al pensar que el Tribunal Supremo no iba a pasar el rodillo... Era puro infantilismo», añaden.

Y es que el escenario que manejaban unos y otros era «totalmente distinto». «Se lo habíamos avisado a los que están presos: “Esto va para largo”». «Y no nos han querido creer» , lamentan. «Si alguien abrigaba alguna duda, que desde luego no eran los que siguen en Bruselas, ya se le ha despejado. Ahora lo tienen clarísimo». «Ahora deben estar dándose cuenta los que están en prisión de que la estrategia de Bruselas no era tan descabellada».

Para el entorno del ex president y de los antiguos consejeros que han seguido sus pasos, ERC cometió el error de pensar «que Junqueras podría salir de la cárcel para votar en el Parlament». Una posibilidad a la que cerró la puerta el juez Llarena el pasado viernes, aunque dejó en manos de la Mesa (que se constituye hoy) margen para que permita su voto delegado, aunque no el de los fugados. «Su voto se perderá en la sesión constitutiva –prevén– porque para delegar su voto deber ir antes un notario a prisión y hacer un poder en el que designe al diputado que le sustituya».

Pero, ¿cuál es el horizonte procesal de Puigdemont y de los cuatro ex consellers que siguen huidos? «Si Llarena quiere avanzar, en algún momento deberá declararlos en rebeldía y eso conduce a tramitar otra OEDE» (el magistrado canceló la anterior para evitar una entrega de mínimos). «Salvo que libre una comisión rogatoria para tomarles declaración en Bruselas o por videoconferencia», añaden.

En todo caso, hacen hincapié, «queda mucho recorrido y pueden pasar muchas cosas». Eso sí, se quejan de que el poder judicial «esté interfiriendo en el poder político, lo que es tan grave como si sucede al contrario».

Si finalmente Puigdemont no es investido «no cambia nada. Están convencidos de que en España no se va a conseguir nada porque la sentencia ya está redactada. El objetivo es internacionalizar judicialmente el caso». Una cosa sí tienen clara. La respuesta de Puigdemont y del resto de fugados seguirá siendo conjunta, por lo que descartan el regreso aislado del ex president. «Actuarán en bloque. Hay mucha unidad entre ellos».