Los pescadores de La Línea retoman la actividad en la zona de Levante

Los pescadores de La Línea de la Concepción (Cádiz) han retomado su actividad en los últimos días en los caladeros de la zona de Levante, una vez habilitados por el Gobierno de forma "provisional"para los afectados por el conflicto con Gibraltar.

Sin embargo, el patrón mayor de la cofradía de La Línea, Leoncio Fernández, ha aclarado en declaraciones a Efe que no se trata de caladeros nuevos, sino de tradicionales espacios de pesca de los barcos linenses, que llevaban un tiempo bloqueados por la presencia de toxinas.

"Caladeros nuevos no hay. Eso es una equivocación del Gobierno. Es un caladero viejo, pero hacía un mes que estaba cerrado, porque tenía toxinas. Lo que pasa es que ahora han hecho análisis y ya no hay toxinas", afirma el patrón mayor.

El subdelegado del Gobierno anunció la pasada semana la habilitación de dos nuevos caladeros. Se trataba del caladero de San Roque, próximo a La Atunara, que llevaba un mes cerrado por la presencia de toxinas; y el ubicado al oeste del puerto deportivo de La Alcaidesa, donde los pescadores sí reconocen el trabajo desarrollado por la Guardia Civil para desalojar la zona de yates para que los pesqueros pudieran faenar.

En segundo lugar, el Gobierno anunció su intención de habilitar otro caladero en la zona de Levante, actualmente cerrado por la presencia de vertidos, por lo que De Torre pidió la intervención de la Junta de Andalucía para sanearlo.

Los pescadores llevan faenando cinco días en los caladeros de Poniente, que se han abierto para la pesca de coquinas y almejas.

Mientras tanto, prosigue el conflicto con Gibraltar, provocado por el bloqueo de un caladero próximo al Peñón por el depósito de 70 bloques de hormigón en el fondo marino por parte de las autoridades gibraltareñas.

Leoncio Fernández ha reiterado hoy la urgencia para recuperar ese caladero: "No podemos esperar mucho tiempo porque el marisco se va a ahogar y ya no vamos a coger ni agua. Hay que removerlo, para que críe marisco. Si no se remueve, el marisco se ahogará y ahí ya no habrá quien pesque".

Por ello, el patrón mayor de la cofradía linense ha reconocido la intención de los pescadores de acudir con buzos de la Guardia Civil para retirar los bloques: "Lo tiene que autorizar el Gobierno y, entonces, nosotros lo haremos".