Actualidad

Los Pujol prestaron su red de comisiones a Sumarroca

Los investigadores creen que otros hombres de negocios evadían capital a través de ella. El empresario aparece en la comisión rogatoria que llegó de Andorra.

Publicidad

Carles Sumarroca, uno de los responsables de empresas como Teyco y Comsa Emte, involucradas en la trama del 3 por 100 que investiga un juzgado de El Vendrell, aparece también en la «trama» de la familia Pujol, cuyas averiguaciones centraliza la Audiencia Nacional. De hecho, según han informado a LA RAZÓN fuentes conocedoras del caso, el nombre de Sumarroca figura en la comisión rogatoria que llegó recientemente a Andorra sobre los movimientos de dicha familia en dos bancos.

Los investigadores han llegado a la conclusión de que la trama organizada por el patriarca del clan, el ex president Pujol, entre 1989 y 1990, ha sido utilizada por otros empresarios para eludir dinero del fisco español o para otro tipo de movimientos financieros. Se trataba de una organización en la que se buscaba el enriquecimiento personal de los que la manejaban y no la financiación de partidos.

De momento, Sumarroca es el único empresario que ha aparecido entre la documentación recibida, pero no se descarta que haya algunos más que tenían relaciones con los Pujol o con Convergencia Democrática de Cataluña (CDC).

El hecho de que Sumarroca aparezca en las dos tramas, la que se puede considerar «institucional», destinada a una supuesta financiación irregular de CDC a través de la Fundación CatDem y la que, según todos los indicios, tenía como finalidad el enriquecimiento de los Pujol a base del cobro de comisiones, no supone, en principio, que haya una relación directa entre las dos.

Publicidad

Las citadas fuentes creen que las personas supuestamente involucradas en actividades irregulares de pago y cobro de comisiones y que formaban parte del círculo de los «convergentes» y de los Pujol se ayudaban entre sí para realizar determinados movimientos de capitales de carácter ilegal.

Agentes de la UDEF de la Comisaría General de Policía Judicial han tomado ya declaración a Carles Sumarroca sobre las cuentas en Andorra que aparecen en la comisión rogatoria, sin que se conozca el resultado de esta diligencia al estar declarado secreto el procedimiento.

Publicidad

En caso de que aparecieran nuevos nombres de empresarios, lo que se da como casi seguro, se pondría de manifiesto, según las citadas fuentes, que el que, finalmente, era el responsable de la «trama», Jordi Pujol Ferrusola, «Júnior», habría podido ofrecer como un servicio más y, posiblemente, cobrar alguna cantidad, por ayudar a evadir capitales a empresarios y realizar determinadas gestiones. En cualquier caso, se trata de una hipótesis de trabajo que se confirmará, o no, en función del análisis de la documentación llegada de Andorra y de Reino Unido en sendas comisiones rogatorias.

Las buenas relaciones comerciales entre Carles Sumarroca y Júnior quedaron patentes en un escrito que el primero remitió a la Audiencia Nacional, en el que justificaba la contratación del segundo como «conseguidor» de obras en el extranjero, en especial en México, ya que las gestiones que hacía, además de garantizarle un resultado positivo, le ahorraban todos los gastos que supone montar delegaciones en esos paises, contratación de personal, viajes, dietas, etcétera. Señalaba, para defenderse de las imputaciones que se le hacían a nivel policial y judicial, que aunque no entregaba prolijos informes sobre la labor que realizaba, el trabajo real de Junior justificaba de sobra los honorarios que superaron los 150.000 euros. Sin embargo, no llegaba a admitir la relación contractual en los térmijnos en los que se le acusaba.

Casos como el de Sumarroca, según las fuentes consultadas por este periódico, hay más y lo que hay que determinar es si respondían realmente a labores de conseguidor o se trataba de maniobras comerciales para sacar dinero de España y colocarlo en paraísos fiscales.

Si la trama de los «pujoles» ha sido utilizada por otros empresarios, que han confiado su dinero a esta organización, que ya es calificada de asociación ilícita, las cantidades de las que se ha venido hablando, entre ellas los 900 millones llevados hasta el paraíso fiscal de Belice, tal y como informó en primicia LA RAZÓN, crecerían exponencialmente conforme se conozca el resultado de las comisiones rogatorias que la Justicia española prepara para dirigir a varios países.