Marbella pasa página con una deuda que supera los 500 millones

Francisco Javier Lendínez junto a Julián Muñoz, en una imagen de archivo
Francisco Javier Lendínez junto a Julián Muñoz, en una imagen de archivo

Han pasado siete años y medio desde que un 29 de marzo Marbella, el idílico destino de vacaciones de miles de personas, amaneciera sobresaltado ante la orden de registro y detención de dependencias municipales y de la cúpula de su equipo de Gobierno. Al frente, la alcaldesa Marisol Yagüe, a quien el difunto Jesús Gil designó para suceder en la Alcaldía a un incómodo Julián Muñoz, y su extraño Gobierno de coalición conformado con la conocida como «látigo» del gilismo, Isabel García Marcos, y el escindido Carlos Fernández, acogido en las filas del Partido Andalucista.

El joven magistrado Miguel ángel Torres marcaría el destino de un centenar de personas que hablan de un antes y un después. Lo intenta ser para el Ayuntamiento de Marbella, cuyas arcas municipales acumulan una deuda que ronda los quinientos millones de euros, –setenta con Hacienda; cerca de doscientos con la Seguridad Social y otros tantos con entidades financieras y el Gobierno andaluz–.

Con todo, la culminación del «caso Malaya», que ha supuesto la sentencia del principal caso de corrupción en España, deja paso a más de una treintena de procedimientos derivados del principal, por delitos de blanqueo, urbanísticos, prevaricación y tráfico de influencia, entre otros, informa Efe.

Si más de un «malayo» piensa que su pesadilla ha acabado está equivocado porque en cinco Juzgados de Marbella se instruyen más de 30 piezas separadas que no dieron tiempo analizar en el proceso matriz. En ellas se estudian posibles delitos de blanqueo, más de una decena de ilícitos contra la ordenación del territorio, numerosos delitos de prevaricación, fraude, malversación de caudales públicos y tráfico de influencia.

Algunos de estos procedimientos podrían haber prescrito y en muchos ya no se sentará Juan Antonio Roca, porque su causa principal era «Malaya». Pero no todos las piezas derivadas están en fase de instrucción, pues algunas ya han sido juzgadas y otras están en el trámite de fijar fecha para la vista oral.

Una de las juzgadas es la de blanqueo de capitales en la que fue condenada la tonadillera Isabel Pantoja, su ex pareja Julián Muñoz y la que fuera esposa de éste, Maite Zaldívar.

Las próximas personas en sentarse en el banquillo por una pieza separada previsiblemente serán Isabel García Marcos, ex teniente de alcalde de Marbella, junto con otro teniente de alcalde, José Jaén, las parejas de ambos y cuatro empresarios.