España

PSOE y Podemos intensifican los contactos

Sánchez e Iglesias se reunirán esta semana, posiblemente antes de que viaje el jueves a Bruselas

Sánchez e Iglesias se reunirán esta semana, posiblemente antes de que viaje el jueves a Bruselas.

Publicidad

El contacto entre el PSOE y Podemos es «permanente y fluido», aseguran fuentes conocedoras de las conversaciones que mantienen ambos partidos desde que la semana pasada Pedro Sánchez y Pablo Iglesias inaugurasen la ronda de reuniones de cara a la investidura del líder socialista. Unos contactos que, al margen del liderado por los máximos responsables de las dos formaciones, concierne también a su segundo escalón, a las portavoces de los grupos parlamentarios, Adriana Lastra e Irene Montero. «Estamos hablando», reconoció ayer el propio Iglesias, que aseguró ser «optimista» respecto a la posibilidad de que el proceso negociador pueda desembocar en la conformación de un Gobierno en el que los dos partidos de izquierdas estén representados. Los de Iglesias saben que cualquier error o paso en falso puede condenar unas conversaciones en las que el partido morado se juega mucho y, de ahí, que todos sus portavoces insistan en la necesidad de ser «discretos» y «prudentes» en lo que afecta a las reuniones que el presidente en funciones y el secretario general de Podemos mantengan de forma personal. El próximo encuentro entre ambos se producirá esta semana. Podría darse en las próximas horas, entre hoy y mañana, antes de que el presidente en funciones acuda el jueves a la reunión del Consejo Europeo en Bruselas.

De cara a esa cita, aunque aún no habrá llegado el «momento de hablar de nombres y de sillas», los de Iglesias siguen contemplando como única opción para llegar a un acuerdo la creación de un Ejecutivo plural, compartido, en el que el PSOE y Podemos estén representados en la misma proporción que marca el reparto de sus escaños en el Congreso. Las recurrentes declaraciones de algunos dirigentes del PSOE y de ministros de Sánchez rebajando esas expectativas no han hecho mella en el planteamiento de los morados. Pese a ello, tanto Iglesias como la portavoz de la Ejecutiva del partido, Noelia Vera, incidieron ayer en algo que es, desde hace una semana, una constante en el discurso de Podemos: «Creo que el PSOE no nos está mintiendo»; «creo que Sánchez no nos va a mentir ni a traicionar», aseguraron ayer ambos. La cautela que deja entrever esta reflexión lo que hace es evidenciar el temor existente en Podemos en torno a la posibilidad de que Sánchez renuncie finalmente a la coalición con el partido morado y busque la abstención de los 57 diputados de Ciudadanos en la Cámara Baja.

De cara a la próxima reunión entre Sánchez e Iglesias, la dirección de Podemos señaló ayer como prioridad una batería de cambios en el modelo laboral. Entre las medidas que pondrán encima de la mesa figura, por ejemplo, la derogación de la reforma laboral del PP y la modificación de algunos puntos de la del PSOE, la reducción de la jornada laboral a 34 horas semanales, la equiparación de los permisos de paternidad con los de maternidad en 25 semanas, el aumento del Salario Mínimo a los 1.200 euros y la creación de una Renta Mínima Garantizada. Todas ellas vertebran una de las prioridades de Iglesias en la posible coalición con el PSOE, ya que aspira a que una de las carteras que pueda ostentar su grupo sea la de Empleo.