Rajoy apuesta por un Gobierno continuista y renovar el PP en enero

El líder del PP prepara un nuevo Ejecutivo «continuista» con cambios que no afectan a las carteras clave. Se apunta relevo en Exteriores, así como la entrada de Cospedal en el nuevo Gobierno o repescar al ex ministro Alonso

Rajoy conversa con el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, el día de la incorporación de íñigo Méndez de Vigo a la cartera de Educación
Rajoy conversa con el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, el día de la incorporación de íñigo Méndez de Vigo a la cartera de Educación

►Santamaría seguirá en la vicepresidencia y la continuidad de Guindos y Montoro se ha afianzado en los últimos días ►Maíllo es el mejor colocado para ser secretario general tras el Congreso de 2017 ►Margallo podría salir y se espera que Cospedal entre en el Consejo de Ministros, al que puede volver Alonso

El nuevo Gobierno de Mariano Rajoy se sostendrá en los mismos pilares que el de su primera legislatura. En Moncloa han empezado ya a trabajar para tenerlo todo preparado para una investidura en la última semana de octubre. El siguiente paso será la conformación de un Gobierno continuista en sus ejes, pese a los cambios necesarios, con un perfil moderado, más de gestión que ideológico.

Éstas son las bases con las que trabajan en Moncloa, donde se inclinan por que el líder popular hará las mudanzas «estrictamente necesarias» para afrontar una nueva legislatura que nace marcada por la inestabilidad y por la amenaza de que ésta no llegue a agotarse. De hacer caso a lo que sostienen en el círculo de confianza del presidente en funciones, no habría que esperar grandes «revoluciones» en el nuevo Consejo de Ministros.

La continuidad de la vicepresidenta en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, la dan por seguro. Y también se inclinan por que no haya cambios radicales en el área económica. Uno de los interrogantes en el nuevo Gobierno, de llegar a confirmarse la abstención socialista, está, precisamente, en ver cuál es el equilibrio de fuerzas con el que juega Rajoy al nivel de la Vicepresidencia y entre las áreas económicas. Cualquier ajuste tendrá su lectura en ese sentido, si bien los movimientos internos de las últimas semanas han asentado en la cúpula popular la tesis de que el presidente en funciones sigue contando, por ejemplo, con Cristóbal Montoro, actual ministro de Hacienda y Administraciones Públicas en funciones.

En un perfil bajo desde antes de las elecciones de diciembre, el desgaste sobrevenido por la gestión de la crisis económica, y esa actitud de limitar su presencia pública, han desatado las especulaciones sobre si era un signo de que Montoro está de salida.

Pero la impresión interna, dentro del propio Gobierno en funciones, es justo la contraria. Montoro está llevando el peso de hacer frente a las consecuencias económicas de la interinidad política desde hace diez meses y también del trabajo en las previsiones presupuestarias para 2017 y de la nueva senda de déficit que exige Bruselas.

En cuanto a Luis de Guindos, actual ministro de Economía en funciones, en la cúpula popular tampoco confirman su salida pese a los guiños que éste hizo en el pasado a la decisión de no repetir y pese a los daños que dejó el «caso Soria».

A falta de que Rajoy hable, las dudas sobre la continuidad en el nuevo Gobierno apuntan a García Margallo. En el caso de Jorge Fernández , el titular de Interior podrá decidir sobre su futuro dada la estrecha relación con el presidente. Los cambios no serían en ningún caso el precio de una negociación de pactos, precisan en Moncloa. El líder popular tiene también que cubrir el vacío dejado en Industria por José Manuel Soria, obligado a dimitir por sus contradicciones en las explicaciones sobre su actividad en paraísos fiscales, y en Fomento, después de que Ana Pastor asumiese la Presidencia del Congreso. Por eso, en la cúpula popular se preguntan si Rafael Catalá puede acabar en Fomento, en vez de en Justicia. Y está abierta la especulación sobre la proyección al alza de la titular de Agricultura en funciones, Isabel García Tejerina.

Íñigo Méndez de Vigo tiene margen para continuar en Educación, y Rajoy dispone de otro hueco en Sanidad para introducir aire nuevo en su Gabinete sin renunciar a seguir sosteniéndose en las mismas esencias. En cualquier caso, las quinielas de los más próximos se decantan a favor de que líder popular jugará con el núcleo de las piezas con las que ya cuenta, una transición «estable» para administrar una etapa en la que deberá negociar cada uno de sus proyectos para poder sacarlos adelante.

El presidente del Gobierno en funciones no anticipa sus decisiones, ni siquiera suele dar muchas pistas a sus colaboradores más próximos sobre por dónde van a ir sus tiros, aunque sí pide opiniones y papeles. La consigna para esta nueva etapa es ajustar y «cambiar, respetando las estructuras». También hay una fecha marcada en el calendario del partido: enero de 2017. En cuanto se constituya el nuevo Gobierno, Rajoy convocará el Congreso Nacional del PP y en la dirección popular anticipan que trabajan con la hipótesis de que se celebre después de las vacaciones de Navidad.

En ese congreso, el cambio más relevante que esperan en las filas populares es el que afecta a la Secretaría General. María Dolores de Cospedal podría entrar en el Gobierno a cambio de que deje paso en el partido. Ya hubo un intento después de las elecciones autonómicas y municipales de 2015, cuando Rajoy tuvo que hacer ajustes «in extremis» en su equipo en Génova para coger oxígeno ante el mal resultado de su formación en las urnas y la dolorosa pérdida de poder territorial. Cospedal resistió la presión, pero en el día a día ha ido cediendo peso en la dirección del PP mientras que lo ganaba el vicesecretario de Organización, Fernando Martínez Maíllo. En el partido incluso se habla de él como su posible sustituto, pero en el círculo de Rajoy en Moncloa lo dejan más abierto. «Hay piezas que ajustar y el encaje final depende de varios factores. Es posible que Rajoy recupere de alguna manera en Madrid a Alfonso Alonso, por poner sólo un ejemplo», explican en medios populares.

Alonso dejó la cartera de Sanidad para asumir la candidatura a la Lendakaritza, después de haber sido una pieza clave en el primer Gobierno de Rajoy.

Rajoy afronta una semana clave en el desbloqueo político que vive España y en la conformación del nuevo Ejecutivo con una agenda plagada de actividades en todos los frentes. El presidente arranca hoy con el Comité de Dirección del PP, donde se analizarán los movimientos necesarios para conformar Gobierno. Además, se verá por partida doble con Su Majestad el Rey Felipe VI. El martes, en Aranjuez, durante la reunión anual del Patronato del Instituto Cervantes, y el miércoles, durante la celebración de la Fiesta Nacional y la posterior recepción en el Palacio Real. El jueves, recibirá a la primera ministra británica, Theresa May, para tratar la compleja salida de Reino Unido de la UE y su repercusión en las estrechas relaciones bilaterales que mantienen ambos países.