Un etarra condenado por un asesinato estará en prisión más años que Del Río

La Razón
La RazónLa Razón

«No puede tener el mismo reproche penal quien comete un asesinato que quien comete 23». Esta frase corresponde al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón en la entrevista publicada por LA RAZÓN. Pues, lo que son las circunstancias, resulta que, por desgracia, así, ocurrirá en alguna que otra ocasión. Inés del Río Prada, condenada a 3.828 años por 24 asesinatos, ha cumplido 26 años y tres meses privada de libertad –13 meses de cárcel por cada víctima– y ya se pasea en libertad por Navarra. Su compañero de banda Juan Manuel Píriz López tiene condenas que suman 61 años de reclusión por un asesinato, tenencia ilícita de explosivos y pertenencia a banda armada. Lleva privado de libertad desde febrero de 1984, después de que en el año 2009 se le aplicase la «Parot». Es decir, permanecerá entre rejas al menos 29 años y ocho meses, y todo a expensas de que mañana decida el Pleno de la Sala Penal de la Audiencia Nacional si rechaza o no el recurso de súplica interpuesto por la aplicación de la mencionada doctrina, pues si se confirma no saldrá en libertad hasta febrero del próximo año.

Lo anterior quiere decir, sencillamente, que un condenado por un asesinato -por el que fue condenado a 39 años de prisión- va a pasar entre los muros de distintas cárceles más de tres años que la terrorista citada a quien se le condenó a casi cuatro siglos de cárcel y que, gracias al Tribunal de Estrasburgo, ha visto cómo se le excarcelaba el pasado lunes.

El viernes, la Audiencia Nacional estudiará igualmente el recurso de la etarra Josefa Ernaga Esnoz, condenada a más de 900 años de prisión por el brutal atentado cometido contra el Hipercor de Barcelona, en 1987, en el que murieron 21 civiles, cuatro de ellos niños, y otras 45 resultaron con heridas graves. Sin embargo, según las fuentes consultadas, esta terrorista no saldrá de prisión, ya que, aunque se anulase el acuerdo de aplicarle la «doctrina Parot», su libertad no está prevista hasta diciembre de 2014, mientras que se retrasaría hasta agosto de 2017 si se confirmase.

Sobre estos recurso, la Fiscalía solicitará que se rechacen, por lo que, de atenderse su petición, Píriz López se convertiría en el primer etarra que cumple de forma íntegra los 30 años de prisión, mientras que Ernaga Esnoz estaría al menos 26 años de privación de libertad.

En abril del pasado año, el Tribunal Supremo desestimó su recurso en el que solicitaba la práctica de una nueva liquidación de condena, en la que se computara el periodo de prisión preventiva.

La terrorista aludía a la doctrina del doble cómputo fijada en 2008 por el Tribunal Constitucional y denunciaba la vulneración de su derecho a la libertad y a la tutela judicial efectiva, al entender que la no aplicación efectiva del tiempo de prisión preventiva le había supuesto un «alargamiento de la pena de prisión ilegítimo».

Prisión preventiva del total

Sin embargo, el Supremo recordaba que el límite de 30 años no configura una nueva pena y, por lo tanto, los beneficios, las redenciones y los abonos de prisión se realizan sobre cada una de las penas y no sobre el máximo de cumplimiento previsto en la ley.

La sentencia, de la que fue ponente el magistrado Andrés Martínez Arrieta, insistía así en que la reducción derivada del tiempo de prisión preventiva no operará sobre el máximo de cumplimiento y respalda que el abono en cada condena no altera este límite, tal y como subrayaba el auto del juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez. Ernaga también condenada en 1989 por el atentado contra le Refineria de Empetrol en Tarragona a 15 años de cárcel, entre otros delitos.