¿Cómo actúan los métodos anticonceptivos hormonales en tu cuerpo?

Todos son susceptibles de tener riesgos secundarios

La mayoría de las mujeres controlan los hijos que desean tener pero ni todos los anticonceptivos son iguales, ni las consecuencias de su uso las mismas. Por eso es muy importante hablar con el ginecólogo para que éste sea quién recomiende cuál es mejor para cada mujer dependiendo de su estilo de vida.

La mayoría de las mujeres controlan los hijos que desean tener pero ni todos los anticonceptivos son iguales, ni las consecuencias de su uso las mismas. Por eso es muy importante hablar con el ginecólogo para que éste sea quién recomiende cuál es mejor para cada mujer dependiendo de su estilo de vida.

Hay varios tratamientos hormonales que actúan sobre el cuerpo de una mujer para evitar el embarazo:

-Las pastillas orales

-Parches

-Anillo vaginal: Contiene formas artificiales de las hormonas que normalmente se producen en los ovarios de la mujer: estrógeno y progestágeno. Éstas impiden que el ovario libere un óvulo durante su ciclo menstrual. El progestágeno, además, ayuda a evitar que los espermatozoides entren en el útero, haciendo que la mucosidad que existe en el cuello del útero se vuelva espesa.

Todos ellos contienen tanto estrógeno como un progestágeno, dos hormonas que funcionan de forma sincronizada para evitar la ovulación (así no se produce el óvulo), pero también porque adelgazan las paredes del útero y espesan las secreciones cervicales dificultando el paso de los espermatozoides en el semen durante las relaciones sexuales. DIUs hormonales: solo contienen un progestágeno y funcionan de la misma manera, previenen la ovulación y espesan la mucosa cervical, pero al no llevar estrógeno no llevan el mismos riesgo de trombosis asociado a los estrógenos. Se trata de un pequeño dispositivo de plástico que tiene forma de T y que se inserta en el útero. Es un método anticonceptivo de alta eficacia. Una vez que se implanta, no es necesario cambiarlo hasta pasados cinco años. No es necesario hacer ningún periodo de descanso y una vez es retirado, existe la posibilidad de embarazo de forma inmediata.

¿Pueden conllevar efectos secundarios a largo plazo (sequedad vaginal, etc.)?

Algunas pacientes pueden sufrir efectos secundarios, sobre todo en los primeros meses de uso, como las cefaleas, náuseas, tensión mamaria y spottings o pérdidas de sangre entre las reglas. Por otro lado, algunas pacientes pueden sufrir a largo plazo sequedad en los tejidos vulvovaginales. Aun así, en general, estos métodos son muy eficaces y muy bien tolerados por la mayor parte de las pacientes y llevan beneficios como reglas menos dolorosas y menos fuertes con menos sangrados, pueden mejorar la piel en pacientes con acné y permiten espaciar las reglas en casos puntuales. Raras veces los contraceptivos hormonales pueden provocar trombosis en las venas. La trombosis es la formación de un coágulo de sangre en el interior de una vena, que puede deberse a un problema de hipercoagulabilidad, lesiones de la pared del vaso o a un problema de éxtasis (estancamiento) de la sangre.

Existen dos tipos de trombosis: la flebotrombosis y la tromboflebitis. La primera consiste en la formación de un coágulo en el interior de la vena, sin inflamación pero con una gran capacidad de desprendimiento, dado que está poco unido a la pared del vaso. En el caso de la tromboflebitis, suele estar unido a la pared venosa.

¿En qué casos no se recomiendan?

En pacientes con factores de riesgo de trombosis, hipertensión, niveles altos de colesterol en la sangre, fumadores por encima de 35 años, pacientes con diabetes o migrañas.

¿Qué método anticonceptivo es más recomendable para la salud de la mujer?

El mejor método anticonceptivo para una mujer es el que tolere mejor, que permita un uso correcto y evite un embarazo no deseado. Esto dependerá de su estilo de vida, gusto personal, tolerancia y factores de riesgo.

La doctora Leila Catherine es ginecóloga de TOP DOCTORS.