¿Cómo gestionar si lo perdemos todo en una final deportiva?

Los adolescentes deportistas a veces no saben gestionar un fracaso deportivo. Aprender a hacerlo forma parte del crecimiento personal

  • ¿Cómo gestionar si lo perdemos todo en una final deportiva?
Madrid.

Tiempo de lectura 8 min.

22 de mayo de 2018. 17:57h

Comentada
larazon.es.  Madrid. 23/5/2018

Niños y adolescentes deportistas que se juegan todo o nada a una sola carta, a un solo partido, en una final. Tal y como hará el Real Madrid en la final de la Champions. ¿Qué se puede hacer para enseñarles que el fracaso forma parte de la vida y que de ellos también se sacan interesantes y válidas experiencias que nos hacen crecer?

Bloqueo físico y mental, miedo al fracaso o miedo al fallo, los deportistas de élite, y muy especialmente los futbolistas, pueden experimentar momentos o situaciones de estrés y ansiedad cuando se ven desbordados ante una situación debido a la gran presión generada por un contexto muy concreto: el escenario de una gran final. En este tipo de pruebas y competiciones se genera una gran de ‘ruido mediático’ que pueden limitar sus posibilidades ya que no les permiten pensar con claridad y, por tanto, competir y obtener los resultados que desean.

En la mayoría de disciplinas deportivas el trabajo y esfuerzo constante son determinantes para obtener buenos resultados. No obstante, el reconocimiento público sólo viene acompañado de la victoria. Esto hace que los deportistas compitan con mucha tensión, tanto física como emocional. Se limita su claridad de ideas para solventar una coyuntura nueva mientras compiten y se produzca una pérdida del foco y, en consecuencia, de la concentración.

La coach deportiva, Mónica Pascual, se dedica a acompañar a deportistas y equipos que tienen un enorme potencial y trabajan cada día por superarse, concentrada en ayudar a los deportistas de alto rendimiento con el fin de que la mente sea un aliado y no un enemigo. "Existe miedo a no estar a la altura en esa competición o prueba final, a no dar el máximo, a entrar en un bucle de fallo o en un bucle de miedo al fallo, absorbidos por la presión del ambiente y de la cuenta atrás”. Ella más que nadie sabe que es el momento en el que deben confiar en sus posibilidades, su talento, ya que se han entrenado para ello.

Los deportistas saben que, pese al trabajo, el fracaso se juega en sólo unos minutos y eso genera estrés y miedo a no conseguir esa marca que se había propuesto, a perder patrocinadores, becas, promoción internacional, reconocimiento o sencillamente, a caer derrotado delante de tus aficionados. Sin embargo, “aquellos deportistas que dan un giro a ese enfoque, cambiando la perspectiva, retándose a que cada oportunidad por difícil que parezca se convierta en la oportunidad perfecta para aprender y superarse es lo que hará que el deportista se supere y aumente su rendimiento ya que no habrá nada que perder sino mucho que ganar valora Pascual.

La clave para superar estos momentos es la concentración, mantener el foco en el juego y las habilidades y competencias que te hacen único. Los deportistas que confíen, se conozcan a sí mismos y entiendan el contexto tendrán una ventaja competitiva frente a su rival.

Según la coach deportiva, Mónica Pascual, no hay fórmulas maestras que se apliquen a todos los deportistas para la gestión del estrés “Si el deportista se conoce, es capaz de identificar esos pensamientos que le hacen perder el foco y aprende a poner en valor todo el trabajo realizado durante la temporada, sabrán gestionar mejor el miedo a la derrota y la presión. Trabajar bajo presión es un privilegio, no un problema”, explica.

¿Cómo gestionar si lo perdemos todo en una final deportiva?

Kiev, todo o nada

26 de mayo, Kiev. Una temporada irregular en la que el Real Madrid apenas ha podido ser una sombra de su gran rival, el FC Barcelona. Sin embargo, a su alcance, está el éxito y el reconocimiento mundial, jugado eso sí en sólo 90 minutos. Sólo una carta.

El Real Madrid ha ganado las últimas 6 finales que ha jugado. Hay que destacar que en esas 6 temporadas sólo en una ganó la liga. Este hecho demuestra que en las otras 5 no fue el más regular, incluso en dos de las ocasiones obtuvo algunos de los peores resultados de su historia (4º en la temporada 97/98 y 5º en la del 99/00). Eso demuestra la gran mentalidad que tiene como equipo, ganando en los partidos realmente importantes. Han conseguido que la historia del equipo forme parte de la esencia de los jugadores, consiguiendo de esa forma una gran competitividad.

En el caso contrario, tenemos a la Juventus de Turín, que ha perdido 7 de las 9 finales que ha jugado.

Otro caso sería el Atlético de Madrid, que perdió dos finales de Champions League con el Real Madrid, mostrando su peor cara en la final después de hacer grandes partidos en rondas anteriores. Hoy sin embargo, esa tendencia se ha revertido, muy probablemente al trabajo realizado por su entrenador, el Cholo Simeone.

En deportes individuales sucede lo mismo. Todo el mundo conoce la mentalidad que tiene Rafa Nadal para afrontar los momentos decisivos. En el lado contrario tenemos al tenista australiano Nick Kygios, jugador con mucho talento pero incapaz de controlar su temperamento y que no ha conseguido ganar ningún torneo profesional a sus 23 años (Rafa Nadal ganó su primer Roland Garros a los 19). Es muy posible que en el momento que consiga conocerse mejor y aprenda a leer y afrontar las situaciones adversas, se convertirá en un ganador”, explica Mónica Pascual.

Una cita muy cercana, el Mundial de Rusia

La cercanía del próximo Campeonato del Mundo de Fútbol, el próximo mes de junio en Rusia, refuerza la vigencia de este asunto, por cuanto son cada vez más los expertos que señalan que ante la profesionalización de fútbol, y la cada vez mayor igualdad entre las selecciones, es el factor mental el que ayuda a inclinar la balanza entre una línea muy fina, el éxito y el fracaso.

Los grandes eventos futbolísticos se encuentran plagados de historias de equipos favoritos, con una gran calidad técnica, que acabaron siendo doblegados por selecciones teóricamente inferiores, que hicieron valer el factor emocional y alcanzaron la victoria, como Argentina, en el Mundial del 78, ante Holanda, o Italia, al final campeona del Mundo en la eliminatoria del Mundial de España, ante el Brasil de Sócrates.

El Campeonato del Mundo de Rusia, de este año, o los próximos Juegos Olímpicos de Tokio, en 2020, constituyen citas señaladas a fuego en la agenda de los deportistas de máximo nivel, tanto españoles como internacionales.

Mónica Pascual trabaja con algunos de ellos con estos desafíos en el horizonte. Desde 2016 se dedica a acompañar a deportistas profesionales que quieren aumentar su rendimiento deportivo, aprendiendo a trazar objetivos y metas bien definidos, a ser más conscientes de sus emociones y a mantener el foco mientras compiten para que aumenten su rendimiento, confianza, disfrute y tengan una ventaja competitiva frente a su rival.

Su filosofía es muy clara: "Durante estos dos años he tenido el privilegio de trabajar en trece disciplinas deportivas, y creo que lo que más necesitamos cuando queremos superarnos no son consejos, ni tácticas, ni trucos; lo que de verdad nos hace falta es conocernos y encontrar nuestra propia fórmula, la manera que a ti y sólo a ti te funciona. Aunque también necesitamos que nos acompañen por el camino, porque sí, se pasa mal, cuesta remontar cuando las cosas no salen como esperábamos. Y sí, hay muchos días en los que todo te sobrepasa, pero esto nos ha pasado a todos", valora.

La superación personal y profesional

La clave está en reconocer y entender lo que está pasando, en identificar la tensión que se instala en el deportista para después poder trabajarla desde diferentes perspectivas y metodologías. La presión social o mediática es una espada de Damocles a la que el deportista puede verse sometido y que deberá trabajar en mayor o menor medida en función de cómo le afecte a su rendimiento deportivo. "Hay deportistas que frente a esa presión externa se crecen mientras que para otros puede suponer una gran carga que les limite en sus actuaciones deportivas. Y tienen que aprender a gestionarlo".

Y con el Campeonato del Mundo a la vuelta de la esquina, un consejo final para todos los futbolistas que aspiran a participar: "Poner el foco en el trabajo a realizar, en la tarea que tienen encomendada para el colectivo y en todo lo que depende de ellos para superarse día a día y para convertirse en su mejor versión y, por tanto, en el mejor jugador para su equipo".

Mónica Pascual

El proyecto MakingTalentHappen (MTH), liderado por Mónica Pascual, ingeniera de formación y coach deportivo, nace en 2016, con la clara visión de ayudar a deportistas y equipos que, tienen un enorme potencial y luchan cada día por ser mejores, superarse y alcanzar la excelencia. De esta matriz se lanza el Programa Be Talent, un programa de preparación mental, personalizado, y diseñado para mejorar el factor competitivo de deportistas y equipos profesionales de alto rendimiento.

Gracias al Programa Be Talent ya son muchos los deportistas que han disparado sus marcas y están disfrutando de la competición sin miedos ni bloqueos: el atleta Guillermo Rojo, la tiradora Cristina Beltrán, la atleta paralímpica Sara Fernández Roldán, el nadador paralímpico Miguel Ángel Martínez Tajuelo, o las regatistas de 49er Patricia Suárez y María Alonso. Además, Mónica Pascual ha trabajado también con equipos profesionales como Selección Española Femenina de Rugby XV.

Con un modelo de trabajo orientado a reforzar las competencias, desarrollado de forma específica, y con un plan de seguimiento continuado. Fundamentado en un concepto: la cabeza tiene más fuerza que cualquier músculo, buscando el éxito a partir de la suma de tres variables clave, el talento, la preparación física y el entrenamiento mental.

Últimas noticias