¿Es una buena época la primavera para retirar el pañal?

En realidad la mejor época es la que el bebé marque pero en primavera y verano hace más calor y es más cómodo si hay escapes involuntarios

A partir de los dos años, los bebés empiezan a controlar sus esfínteres y están preparados para aprender a ir al baño. Los expertos aconsejan olvidarse de los métodos “exprés” y retirar el pañal al ritmo que marque el pequeño.

Es una de las cosas más difíciles a las que los padres nos enfrentamos en la fase bebé-niño hasta dos años: retirar el pañal. Con cada hijo es diferente y no hay normas exactas si bien es verdad que sobre los dos años comienzan a dejar de usar pañales durante el día, la noche es otro cantar. Es más, algunos padres se agobian cuando se acercan los 3 si no lo han logrado porque la escuela infantil donde irá ese niño, exige ese cumplimiento.

En primer lugar y más importante es tener en cuenta que controlar los esfínteres es un proceso de maduración que varía según el niño y que lograrlo lleva su tiempo. No hay que agobiarse ni muchísimo menos castigar o emplear métodos conductistas para lograrlo y sí, por ejemplo, retos y juegos para acostumbrar al no ya tan bebé. Empezar con pocas horas y en casa sin pañal, llevarlo al baño cada dos horas, preguntarle si lo notamos cruzando las piernas etc...y, sobre todo reforzando cada logro y animando con frases tipo “no pasa nada, seguro que la próxima vez lo consigues”. El motivo de usar la llegada del buen tiempo es, simplemente, porque si hay escapes y estamos fuera de casa, al no hacer frío, el niño no se sentirá tan incómodo. Aunque lo más aconsejable es llevar en esta etapa de transición una muda: ropa interior, camiseta y pantalón o vestido extra.

Pero... ¿cómo asegurarse de que la Operación Pañal sea un éxito y consiga su objetivo? Bebitus nos aporta algunos consejos prácticos.

En primer lugar, conviene recordar que no existe una edad para quitar el pañal. Los niños empiezan a controlar los esfínteres a partir de los dos años y la mayoría de los padres retiran el pañal antes de que empiecen la escuela. Sin embargo, para tener éxito conviene fijarse en las señales de que el bebé está preparado: moja con menos frecuencia el pañal, muestra curiosidad por el baño, dice que le molesta el pañal, etc.

En segundo lugar, lo más recomendable es olvidarse de métodos “exprés” para dejar el pañal y prepararse para un aprendizaje progresivo. El control de los esfínteres es un hábito que debe aprenderse, al igual que los bebés aprenden a comer, a caminar, etc. Es importante no convertir la retirada del pañal en una obligación ni un soborno, sino abordarla como lo que es: un proceso natural por el que pasan todos los niños y niñas.

En este esfuerzo, hay algunos accesorios que ayudan a quitar el pañal. El principal es el orinal, que conviene que sea lo más sencillo posible, con colores y formas llamativos para atraer al bebé y pensado para usar a ras de suelo; los reductores y escalones para el baño son más incómodos y deben usarse en una segunda etapa. También conviene recurrir a libros que aborden el tema con naturalidad y en la etapa de transición pueden ser útiles los pañales tipo “pull-up”, que el bebé puede subirse y bajarse solo.

Tal y como explica Mª Jesús Parcero, Category Manager de Bebitus: Aunque existe un gran abanico de productos relacionados con la retirada del pañal, los padres y madres suelen preferir los más clásicos como el orinal de toda la vida, algún cuento infantil sobre el tema y sobre todo mucha paciencia, para que este proceso no se convierta en un agobio”.

Finalmente, una vez lograda la retirada del pañal durante el día, es el momento de empezar a quitar el pañal por la noche. Este proceso suele ser más largo porque el control nocturno de los esfínteres requiere más tiempo y el niño o niña puede seguir mojando la cama hasta los cinco años sin que considere como enuresis nocturna.