Actualidad

Trucos para no engordar este verano

Comer mucha fruta y verdura así como alimentos frescos y de temporada es de las mejores opciones

El verano es tiempo de ponernos mucho en bikini y por eso solemos tener cuidado en no pasarnos con los kilos pero también es una época de mucha actividad social que hace que piquemos más de la cuenta o consumamos calorías vacías que están principalmente en el alcohol.

Publicidad

El verano es tiempo de ponernos mucho en bikini y por eso solemos tener cuidado en no pasarnos con los kilos pero también es una época de mucha actividad social que hace que piquemos más de la cuenta o consumamos calorías vacías que están principalmente en el alcohol. Por eso la nutricionista y coach Teresa María González Márquez, destaca para esta temporada 14 pasos muy importantes a seguir dentro de una rutina que permite a quienes los sigan mantener unos altos niveles de salud y evitar cualquier problema derivado de la climatología natural del verano. Es importante seguir fielmente estos consejos de nutrición.

El agua es la mejor opción para calmar la sed

Publicidad

Es un ingrediente clave para mantener el cuerpo fresco. Con altos niveles de humedad, el sudor no se evapora rápidamente. Esto evita que el cuerpo libere calor de manera eficiente. Por eso es necesario hidratarse y beber agua, incluso cuando no se tiene sed. Es importante aumentar la ingesta de agua independientemente de los niveles de actividad física.

Publicidad

Importante evitar las bebidas con cafeína o carbonatadas, las bebidas alcohólicas y las que tienen un alto contenido de azúcar. Todas estas bebidas contienen conservantes, colorantes y azúcares. Son de naturaleza ácida y actúan como diuréticos. Causan pérdida de líquidos a través de la orina.

Una ingesta excesiva de refrescos aumenta los niveles de fósforo en la sangre. Esto separa el calcio de los huesos y lo traslada a la sangre. Los refrescos contienen ácido fosfórico diluido, que daña el revestimiento interno del tracto digestivo y, por lo tanto, afecta sus funciones. Este desplazamiento de calcio de los huesos los hace porosos y quebradizos. También causa placa en los dientes, cálculos renales, artritis y espolón óseo.

Los refrescos también reducen los niveles de minerales en el cuerpo hasta tal punto que las enzimas no pueden funcionar bien, lo que resulta en indigestión.

Publicidad

No hay que beber líquidos muy fríos No ayudan realmente a refrescar en los veranos, aunque ofrecen la sensación de refrescar durante algún tiempo. Beber líquidos muy fríos cuando una persona está con calor puede provocar una ligera constricción de los vasos sanguíneos de la piel y disminuir la pérdida de calor, lo que no es aconsejable cuando se trata de enfriar.

Limitar toda actividad extenuante.

Comer comidas ligeras, nutritivas y no grasosas.

Reducir el consumo de verduras y frutas “calurosas”, como espinacas, rábano, pimientos picantes, cebollas, ajo, remolacha, piña, toronja y mangos maduros (si no se puede resistir a los mangos, es mejor sumergirlos toda la noche en agua).

Minimizar la ingesta de frutos secos. Aumentar la ingesta de fruta fresca.

Importante usar semillas de tulsi en las bebidas, lo cual tiene un efecto muy refrescante en el cuerpo. La albahaca más popularmente conocida como Tulsi ha sido utilizada durante miles de años en Ayurveda por sus diversas propiedades curativas. Incluso las personas sanas pueden masticar 12 hojas de albahaca, dos veces al día, para prevenir el estrés. Purifica la sangre y ayuda a prevenir varios elementos comunes. Dolores de cabeza: La albahaca es una buena medicina para el dolor de cabeza.

Es interesante incluir muchas frutas y verduras en forma de ensaladas y zumos frescos, preferiblemente sin azúcar, en su dieta.

Beba zumo de limón, agua de coco y leche desnatada, para reponer los líquidos que se pierden con el sudor.

No olvidar evitar los alimentos azucarados, especialmente la miel y la melaza, y mantener los azúcares naturales disponibles en las frutas y verduras.

Minimizar la ingesta de alimentos calientes, picantes y extremadamente salados. El cuerpo retiene la sal en la forma orgánica que se encuentra en las frutas y verduras; mientras tanto, la sal inorgánica es digerida y necesita ser arrojada fuera del cuerpo. Y es por eso que es tan necesario beber agua.

Reducir el consumo de comidas con alimentos fritos, como vadas, samosas, patatas fritas, bhajias, farsans, etc. La grasa tiene un efecto térmico.

Mantener buenos niveles de higiene

Dado que el calor sofocante del verano aumenta con cada grado de aumento en el mercurio, al enraizarnos en el suministro de alimentos saludables de la naturaleza, se puede experimentar el florecimiento de la salud y vitalidad.