Francia abre una fase de desarme de las milicias en República Centroafricana

Francia anunció hoy la apertura a partir de mañana de una nueva fase en su intervención en la República Centroafricana, con el desarme de las milicias a las que se responsabiliza de la violencia que ha causado unos 400 muertos desde el jueves.

Ese desarme "empieza mañana por la mañana", una vez que se han desplegado y que han empezado a patrullar por la República Centroafricana unos 1.600 soldados franceses, una cifra que ya no aumentará, explicó el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian en una entrevista radiotelevisada por las cadenas RTL y LCI.

"El periodo de impunidad ha terminado", subrayó Le Drian, antes de señalar que se ha pedido a las fuerzas del presidente de transición, Michel Djotodia, que se queden en sus cuarteles y que el trato que recibirán será el mismo que las otras milicias: "si no deponen las armas, utilizaremos la fuerza".

Justificó este paso porque "hay una confusión de grupos y la única solución es el desarme"y advirtió de que esta tarea "va a durar"aunque se negó a fijar una fecha precisa.

A su juicio, las fuerzas presentes serán suficientes porque -insistió- los franceses actúan de forma coordinada con los otros países africanos implicados en la misión internacional en la República Centroafricana, la MISCA, que ahora son unos 3.000 hombres y que se han comprometido a subir su número hasta 6.000.

El objetivo de esta intervención francesa, que se activó el jueves en virtud de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU adoptada ese día por unanimidad, es "restablecer la seguridad, que sea posible la ayuda humanitaria (...) y que la MISCA pueda desplegarse normalmente", según el titular francés de Defensa.

Posteriormente, se abrirá "un proceso de transición"para que "pueda haber elecciones durante 2014", pero negó que sea Francia la que decida cómo se va a llevar a cabo y que Djotodia tenga que dejar el poder.

A ese respecto, recordó que fueron los jefes de Estado de los países de la región, los que en reuniones previas habían determinado que el presidente centroafricano, que llegó al puesto tras derrocar en un golpe de Estado en marzo a su predecesor, François Bozizé, se mantendría solo durante la transición.

Horas antes, en otra entrevista a la televisión "France 3", el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, cifró en 394 el número de muertos por las violencias protagonizadas por las milicias en la República Centroafricana.

Fabius hizo hincapié en que la calma había vuelto a la capital, Bangui, con las patrullas de las tropas francesas, cuyo objetivo es "devolver la seguridad".

"Si no hubiéramos intervenido, los muertos habrían sido miles", aseguró el jefe de la diplomacia francesa, quien coincidió en que posteriormente se trata de "preparar la transición política porque no hay autoridad"en el país.

Fabius reiteró que el propósito de Francia es mantener a sus fuerzas desplegadas en la República Centroafricana un máximo de seis meses, aunque puntualizó que la duración total de la misión, con la participación de fuerzas africanas, se prolongará más tiempo.

En cuanto a las razones de la intervención, Fabius dijo que "lo que pasó es que la oposición civil comenzó a ser una oposición religiosa y ese es el peligro".

Preguntado sobre el interés de Francia en esta operación, Le Drian negó que sean sus recursos, ya que se trata de "un país muy pobre", sino "nuestra seguridad", además de la urgencia humanitaria.

A ese respecto, alertó del riesgo de que la República Centroafricana se convirtiera en "pasto para el terrorismo".

En cualquier caso, el ministro francés de Defensa quiso subrayar que la situación es muy distinta de la de Mali, donde Francia intervino militarmente a comienzos de año para desalojar a los yihadistas que controlaban el norte del país y que amenazaban con hacerlo con la totalidad.

En Mali siguen 3.000 soldados franceses -la mitad de los que hubo en el momento culminante de la operación- y después de la segunda vuelta de las legislativas "van a pasar a 1.000"que estarán dedicados a la lucha antiterrorista, avanzó.