Loewe presenta su colección “in a box”

Jonathan Anderson viste al hombre con mangas globo, prendas de punto elaboradas con líneas curvas y tejidos extremos

Propuesta de Loewe para hombre Primavera-Verano 2021
Propuesta de Loewe para hombre Primavera-Verano 2021LoeweLoewe

Para su colección Primavera-Verano 2021, Jonathan Anderson ha recreado un flujo tranquilo de suaves texturas, con volúmenes que se deslizan, elevan y rebotan en una yuxtaposición de cortes y texturas trazadas en torno a las curvas.

La abstracción juega con la funcionalidad. Destacan las mangas globo, botones torcidos, cintas laterales que engalanan las prendas más allá de los dobladillos; correas y cordones colgantes, aros, recortes; prendas de punto elaboradas con líneas curvas, tops circulares, tejidos extremos que ensalzan la artesanía; atuendos que se desplazan para revelar otro ángulo o curva o, incluso, manchas del teñido shibori que adoptan patrones curvilíneos.

Estas son algunas de sus piezas más destacadas:

Top circular de tres capas en lana/cashmere
Top circular de tres capas en lana/cashmereLoeweLoewe
Gabardina de algodón con mangas tipo capa.
Gabardina de algodón con mangas tipo capa.LoeweLoewe
Capa de gasa de algodón con teñido shibori japonés. Pantalones de lana con perneras de cordones.
Capa de gasa de algodón con teñido shibori japonés. Pantalones de lana con perneras de cordones.LoeweLoewe

“Show in a box”

La firma presentó ayer su colección en un nuevo formato que ha llamado show-in-a-box, dentro de una clásica caja archivadora con separadores internos. El exterior y la textura de lienzo reproducen los de las Publications LOEWE. Los separadores guardan y dividen los contenidos, convirtiendo todo el proceso creativo en una experiencia sensorial –desde las inspiraciones iniciales al escenario del desfile–.

La idea de este show-in-a-box, con dirección creativa a cargo de Jonathan Anderson y M/M (Paris), es una respuesta a los tiempos singulares que estamos viviendo, marcados por la pandemia y sus consecuencias en el mundo de la moda, sobre todo con la imposibilidad de celebrar un desfile de moda presencial.

Inspirado en la obra Museo Portátil de Marcel Duchamp, el propio desfile se presenta metido en una caja para que sea portátil pero no pierda la singularidad de un evento a tiempo real, involucrando a los espectadores en una interacción única. Los contenidos estratificados de esta cápsula del tiempo invitan al público a involucrarse activamente. El tacto –radicalmente suprimido debido a la imposibilidad de un encuentro fuera de la pantalla– resulta especialmente relevante en el proyecto.