Scalpers, la marca de moda que se rebela contra los políticos

La firma Scalpers protagoniza esta semana su propia «invasión» con el objetivo de conseguir que los políticos españoles mejoren su imagen

Campaña publicitaria de la firma Scalpers frente al Congreso de los Diputados
Campaña publicitaria de la firma Scalpers frente al Congreso de los DiputadosMónica VizcaínoScalpers

A la mañana siguiente de que un grupo de exaltados tomara el Capitolio de Washington D.C. para intentar detener la confirmación de Joe Biden como nuevo presidente de los Estados Unidos, la firma sevillana Scalpers plantaba a unos «embajadores» elegantemente vestidos delante de las puertas del Congreso de los Diputados para retar a sus señorías a un cambio de estilo: «La verdad es que pensé que era una pena no encontrar un disfraz de Buffalo Bill en Amazon», asegura entre risas Borja Vázquez, presidente de la firma. «Fue una coincidencia que, obviamente, no teníamos planeada. Ni eso ni la nevada que nos ha fastidiado parte de la campaña publicitaria, pero las rebajas comenzaron el 7 de enero y esto era una acción de marketing de guerrilla con la que buscábamos repercusión». Y claramente la han conseguido.

La iniciativa con la que la firma quería comunicar su inicio de rebajas era sencilla y arriesgada: plantarse delante del Congreso de los Diputados, además de frente a las sedes del PSOE y del Partido Popular, para animar a los diputados a consumir su marca con la idea de mejorar su aspecto: «Está claro que no podemos ayudarles a mejorar su imagen moral, pero creo que podemos aportarles nuestro granito de arena para que sí mejoren su aspecto físico», explica irónico Vázquez. «Y no hablamos tanto de elegancia, sino de mantener una buena presencia. Eso es un signo de respeto hacia tu interlocutor y creo que eso debería ser una norma básica entre nuestros políticos y me da la impresión de que no está ocurriendo».

Como punto de partida de toda esta polémica campaña han tomado como base los datos del CIS que afirman que la imagen de los políticos, sobre todo tras la gestión de la pandemia, está por los suelos. La cuestión quizá está en cómo valoramos la información del Centro de Investigaciones Sociológicas que no vive justo ahora su mejor momento: «No sé si les creo o no, pero al final es una institución oficial que emite informes que en teoría reflejan el sentir de la mayoría de los españoles», confiesa el CEO de Scalpers. «Nosotros nos limitamos a darle un poco más de audiencia y de conocimiento».

Y también buscan una solución: les ofrecen a los políticos un 10% más de descuento en sus rebajas… y no solo a ellos, también a sus allegados: «Aunque no tenemos claro quién puede ser un allegado», contesta con sorna un Vázquez que sabe que esta campaña tiene un riesgo que han decidido asumir. «Las marcas de moda a la hora de comunicar suelen ser más neutras, pero en nuestro caso creemos que no tenemos que ser solo un nombre de moda, sino que debemos hablar de temas que interesan a nuestros consumidores. Queremos estar muy presentes en su vida, y lo hacemos con ironía, sin ánimo de ofender o herir sensibilidades», asegura el empresario.

BORJA VAZQUEZ Y ALFONSO VIVANCOS, DE LA FIRMA SCALPERS FOTO: SCALPERS La Razón

La firma española nació hace más de diez años de un grupo formado por Borja Vázquez, Alfonso Vivancos y Rafael Medina. La presencia del duque de Feria, de hecho, fue decisiva para la gran popularidad que obtuvo la firma en un periodo muy breve de tiempo. Rápidamente triunfó entre empresarios y niños bien… Vamos, lo que algunos podrían considerar la derecha: «Esa idea es culpa de los estereotipos. La marca nació dirigida a un sector de la población que utilizaba traje y chaqueta con corbata y hay gente que considera que eso es de derechas. Yo, sinceramente, no creo que hayamos sido de derechas nunca», confiesa Borja Vázquez. «Estábamos dirigidos a un público de perfil más alto, pero la firma ha evolucionado a un concepto más abierto en el que cabe cualquier tipo de ideología y de economía». Pablo Casado, presidente del Partido Popularl, es un cliente habitual de la firma, como él mismo ha confesado en varias ocasiones. Pero hay más: «Tenemos clientes que son políticos en activo, como el presidente del PP andaluz Juanma Moreno Bonilla, y también retirados, como el ex ministro José Bono, por eso digo que no tenemos una tendencia muy definida», explica. Del Rey Felipe VI no opina: «El Rey se salva, esta campaña va dirigida a los políticos», sentencia.

Un año difícil para la moda

Con esta campaña la firma, además, intentará levantar los números del último año. 2020 no ha sido un periodo fácil para el sector textil y la pandemia la han sufrido también en Scalpers: «Ha sido probablemente el año más difícil de nuestra corta historia», recuerda. «El nuestro y el de todas las compañías que se dedican a esto. Por supuesto pensamos que 2021 tiene que ser un año de esperanza y de vuelta a la ilusión, a las ganas de disfrutar de la vida y, por qué no, preocuparnos por nuestra imagen, que nos ayudará a disfrutar todo más».