Gente

El podcast de Corinna: una auténtica telenovela

El estreno coincidirá con la próxima vista en la Corte de Apelaciones de Londres donde se instruye el caso de la demanda que la alemana interpuso contra el Rey Juan Carlos por supuesto acoso

Corinna Larse / OK Diario
Corinna Larse / OK Diario FOTO: OK Diario OK Diario

Corinna Larsen se ha subido al carro de los podcast. Durante muchos años, prefirió estar en segundo plano. Pero parece que cada vez se encuentra más cómoda con la fama. Y al documental y al libro que prepara sobre su vida, suma ahora un proyecto de ocho capítulos en audios donde está dispuesta a contar su historia con el Rey Juan Carlos «como nunca antes se había contado». «Cuando lo llaman aventura o se refieren a mí como la amante no es que sea despectivo, es que no describe la profundidad de la relación. Nunca me había sentido tan vinculada a alguien como con el Rey de España. En mi corazón, él era mi esposo», relata ahora la empresaria alemana.

El primer episodio, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, estará disponible a partir del próximo 7 de noviembre de manera gratuita en las grandes plataformas. Sin embargo, el formato está muy alejado del que tienen otras «celebrities», como es el caso de Meghan Markle. Corinna no lleva en esta ocasión las riendas del guion. Su versión es tan solo una parte de la investigación realizada por Bradley Hope, finalista al Pulitzer. El que fuera periodista de «The Wall Street Journal» entrevistó a la amiga íntima del Rey durante un año. Pero en el podcast también se incluyen relatos de otras personas, como un ex agentes del FBI y hasta un comisario de policía encubierto. Algunas de ellas son críticas con la alemana, por lo que, quizá después de todo, no salga tan bien parada como ella pensaba.

«Venimos de ‘’The Wall Street Journal’'. Esto no ha sido ponerle un micrófono y emitir lo que ella dice sin más. Hemos contrastado una gran cantidad de material. Y entrevistado a personas que son críticas con ella. Corinna es un personaje complejo. Nadie es 100% víctima o 100% villano. No nos ponemos de parte de nadie, es el público quien tiene que sacar sus propias conclusiones», asegura el periodista a este diario. Hope asegura que se contactó con la Casa Real, pero no recibieron respuesta.

Don Juan Carlos y Corinna Zu Sayn, en mayo de 2006
Don Juan Carlos y Corinna Zu Sayn, en mayo de 2006 FOTO: La Razón (Custom Credit) GTRES

Su primer contacto

Todo se cuenta a modo de «telenovela» de manera totalmente intencionada. Es más, se elige como narradora de la versión española a la dominicana Laura Gómez (Blanca Flores en «Orange is the New Black»), que lo presenta como «la historia de un amor que hundió el linaje real de España» o el relato de «una exorbitante cantidad de dinero escondido que escandalizó a todo un país». En definitiva, telenovela pura y dura, donde no falta el tono sarcástico.

En el primer episodio, Corinna explica que se conocieron en febrero de 2004, en la finca del duque de Westminster, localizada en la cordillera de Sierra Morena, el coto de caza privado más grande de Europa. Fue allí cuando, según su versión, Juan Carlos muestra interés y le pide consejo sobre armas, campo que ella conoce a la perfección. Lo descubrió durante su primer matrimonio con el empresario británico Philip Adkins, con el que pasó su luna de miel en Botsuana y tuvo su primera hija. Tras su divorcio, contrajo matrimonio con Casimir, príncipe zu Sayn-Wittgenstein-Sayn, de la realeza alemana, con el que tuvo su segundo hijo. Ella dice que conserva su apellido porque quiere llamarse igual que su hijo. Con la primera hija parece que no le importaba eso tanto. Al fin y al cabo, Adkins no suena con tanto glamour.

La alemana revela que cuando Juan Carlos la llamaba a su oficina, dejaba los mensajes como «Señor Sumer» (en alusión a Su Majestad El Rey). Pretendía esconder su identidad, pero su voz era «tan genuina» que todo el mundo sabía de quién se trataba. Le llamaba diez veces cada día. Le mandaba flores todos los días. Y decenas de cartas. Muchas de ellas, las llevaban hasta Londres los pilotos de Iberia en carpetas. Hacían vida completamente de pareja en «La casita», un pabellón dentro del propio El Pardo, remodelado para la ocasión -supuestamente- con fondos reservados. Y las barbacoas en ambiente desenfadado que tanto disfrutaban, junto al hijo de ella, tenían lugar apenas a unos kilómetros de la casa donde vivía la Reina Sofía.

Aunque el podcast no es tan solo material de prensa rosa. Porque ya desde el primer capítulo se habla de facturas dudosas, como la de la lujosa luna de miel que Corinna organizó para Felipe y Letizia. Un pago fue destinado a Palacio. El otro, a la compañía Navilot SL, cuyo administrador único y accionista mayoritario era Josep Cusí, compañero de regatas y viejo amigo del hoy Rey Emérito. «No creía que tuviera ningún motivo para sospechar. Por aquel entonces, tanto el Rey Juan Carlos como Isabel II eran considerados héroes globales. Figuras sumamente respetadas», destaca Corinna. Por lo que el oyente se tiene que creer que ella no sabía nada de aquella empresa catalana.

Asegura que el Rey «era divertido, persistente pero gracioso. Uno de los mayores seductores de la realeza», pero luego dice que se transforma en un hombre «perturbador y despiadado». El estreno coincidirá con la próxima vista en la Corte de Apelaciones de Londres donde se instruye el caso de la demanda que Corinna interpuso contra él por supuesto acoso.